Amérique du Sud

Michael Hudson habla sobre el FMI y el Banco Mundial: Socios en el atraso

0

por Guns and Butter. En Naked Capitalism, posteado por Ives Smith. Traducido por Leonardo Del Grosso para Comunidad Saker Latinoamérica

Aquí Ives. Consigue una taza de café. Esta entrevista con Michael Hudson sobre el rol del FMI y el Banco Mundial tiene muchos detalles jugosos.
De Guns and Butter, producido por Bonnie Faulkner, Yarrow Mahko y Tony Rango. Visítelos en gunsandbutter.org para escuchar programas anteriores, comentar programas o unirse a su lista de correo electrónico para recibir un boletín que incluye programas recientes y actualizaciones. Envíeles un correo electrónico a faulkner@gunsandbutter.org. Sígalos en Twitter en #gandbradio

Esto es Guns and Butter, 26 de junio de 2019. [* Versión editada y anotada].

El propósito de una conquista militar es tomar el control de las economías extranjeras, tomar el control de sus tierras e imponer tributos. El genio del Banco Mundial fue reconocer que no es necesario ocupar un país para imponer tributos o para apoderarse de su industria, agricultura y tierra. En lugar de balas, utiliza maniobras financieras. Mientras otros países jueguen un juego económico artificial que la diplomacia de los Estados Unidos puede controlar, hoy las finanzas pueden lograr lo que solía requerir bombardeos y pérdidas de vidas de soldados.

Soy Bonnie Faulkner. Hoy en Guns and Butter: Dr. Michael Hudson. El programa de hoy: El FMI y el Banco Mundial: Socios en el atraso. El Dr. Hudson es un economista e historiador de las finanzas. Es presidente del Instituto para el Estudio de Tendencias Económicas a Largo Plazo, analista financiero de Wall Street y profesor distinguido de investigación de economía en la Universidad de Missouri, Kansas City. Sus libros más recientes incluyen “… y perdónales sus deudas: préstamos, ejecuciones hipotecarias y redención de la financiación desde la Edad de Bronce al Año Jubilar“; “Matar al anfitrión: cómo los parásitos financieros y la deuda destruyen la economía global“, y “J es por ‘Junk Economics’ (‘Economía Basura’): una guía de realidad en una era de engaño“. También es autor de “Comercio, Desarrollo y Deuda Externa“, entre muchos otros libros.

Regresamos hoy a una discusión del seminal libro de 1972 del Dr. Hudson, “Súper Imperialismo: La estrategia económica del imperio estadounidense“, una crítica de cómo Estados Unidos explotó las economías extranjeras a través del FMI y el Banco Mundial, con un énfasis especial en el imperialismo de los alimentos.

Bonnie Faulkner : Michael Hudson, bienvenido de nuevo.

Michael Hudson : Es bueno estar de vuelta, Bonnie.

Bonnie Faulkner: En su trabajo seminal de 1972, “Superimperialismo: la estrategia económica del imperio estadounidense“, usted escribe: “Los préstamos para el desarrollo del Banco Mundial han sido disfuncionales desde el principio”. ¿Cuándo se creó el Banco Mundial y por quién?

Michael Hudson: Fue creado básicamente por los Estados Unidos en 1944, junto con su institución hermana, el Fondo Monetario Internacional (FMI). Su propósito era crear un orden internacional tal como un embudo para hacer a otros países económicamente dependientes de los Estados Unidos. Para asegurar que ningún otro país o grupo de países, ni siquiera el resto del mundo, pueda oponerse al dictado de la política de los Estados Unidos. Los diplomáticos estadounidenses insistieron en la capacidad de vetar cualquier acción del Banco Mundial o del FMI. El objetivo de este poder de veto era asegurar que cualquier política, en palabras de Donald Trump, pusiera a Estados Unidos en primer lugar. “Tenemos que ganar y ellos tienen que perder”.
El Banco Mundial se creó desde el principio como una rama del ejército, del Departamento de Defensa. John J. McCloy (Subsecretario de Guerra, 1941-45), fue el primer presidente a tiempo completo. Más tarde se convirtió en presidente de Chase Manhattan Bank (1953-60). McNamara fue Secretario de Defensa (1961-68), Paul Wolfowitz fue Secretario Adjunto y Subsecretario de Defensa (1989-2005) y Robert Zoellick fue Secretario de Estado Adjunto. Así que creo que puedes ver al Banco Mundial como el zapato suave de la diplomacia estadounidense.

Bonnie Faulkner: ¿Cuál es la diferencia entre el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, el FMI? ¿Hay alguna diferencia?

Michael Hudson: Sí, la hay. El Banco Mundial supuestamente debía hacer préstamos para lo que ellos llaman desarrollo internacional. “Desarrollo” fue su eufemismo para la dependencia de las exportaciones y finanzas estadounidesnes. Esta dependencia conllevó atraso en la agricultura -oponerse a la reforma agraria, a la agricultura familiar para producir cultivos alimentarios domésticos, y también al atraso monetario a través de de basar su sistema monetario en el dólar.
Se suponía que el Banco Mundial proporcionaría préstamos para infraestructura para que otros países se endeudaran para pagar a las firmas de ingeniería estadounidenses, para aumentar sus sectores de exportación y sus sectores de agricultura mediante inversión pública en caminos y desarrollo portuario para importaciones y exportaciones. Esencialmente, el Banco financió inversiones a largo plazo en el sector del comercio exterior, de manera que fue una continuación natural del colonialismo europeo.
En 1941, por ejemplo, CLR James escribió un artículo sobre “El imperialismo en África” ​​señalando el fiasco de la inversión ferroviaria europea en África: “Los ferrocarriles deben estar al servicio de áreas industriales florecientes o regiones agrícolas densamente pobladas, o deben abrir nuevas tierras a lo largo de las cuales una población próspera se desarrolla y proporciona tráfico a los ferrocarriles. Excepto en las regiones mineras de Sudáfrica, todas estas condiciones están ausentes. Sin embargo, los ferrocarriles eran necesarios para el beneficio de los inversores europeos y de la industria pesada”. Por eso, James explicó que “solo los gobiernos pueden permitirse operar con ellos”, mientras se les carga con grandes obligaciones de intereses. [1] Lo que se “desarrolló” fue el sector de exportación de minas y plantaciones de África, no sus economías domésticas. El Banco Mundial siguió sin reparos
este patrón de préstamos de “desarrollo”.
El FMI estaba a cargo de los préstamos a corto plazo en moneda extranjera. Su objetivo era evitar que los países impongan controles de capital para proteger su balanza de pagos. Muchos países tenían un tipo de cambio dual: uno para el comercio de bienes y servicios, el otro para los movimientos de capital. La función del FMI y el Banco Mundial era esencialmente hacer de otros países deudores en dólares, no en sus propias monedas, y asegurarse de que si no podían pagar sus deudas denominadas en dólares, tenían que imponer austeridad a la economía nacional -mientras subvenciona sus sectores de importación y exportación y protege contra pérdidas a los inversionistas extranjeros, acreedores y oligarquías de clientes.
El FMI desarrolló un modelo de economía basura que simula que cualquier país puede pagar cualquier cantidad de deuda a los acreedores si simplemente empobrece su fuerza de trabajo lo suficiente. Entonces, cuando los países no pudieron pagar su servicio de la deuda, el FMI les dice que aumenten sus tasas de interés para provocar una depresión -austeridad- y que rompan los sindicatos. Eso se eufemizado como “racionalización de los mercados laborales”. La racionalización consiste esencialmente en inhabilitar a los sindicatos y al sector público. El objetivo -y efecto- es evitar que los países sigan esencialmente la línea de desarrollo que ha hecho ricos a los Estados Unidos -mediante subsidios públicos y protección de la agricultura nacional, subsidios públicos y protección de la industria y un sector gubernamental activo que promueve la democracia del New Deal. El FMI estaba esencialmente promoviendo y obligando a otros países a equilibrar sus déficits comerciales a través de permitir que los inversionistas estadounidenses y otros adquieran el control de sus alturas de comando, principalmente sus monopolios de infraestructura, y a través de subsidiar su fuga de capitales.

Bonnie Faulkner: Ahora, Michael, cuando comenzaste a hablar sobre el FMI y los controles monetarios, mencionaste que había dos tipos de cambio de moneda en los países. ¿A qué te referías?

Michael Hudson: Cuando fui a trabajar a Wall Street en los ’60, fui economista de la balanza de pagos de Chase Manhattan, y usábamos las estadísticas financieras internacionales mensuales del FMI todos los meses. En la parte superior de las estadísticas de cada país estarían las cifras del tipo de cambio. Muchos países tenían dos tasas: una para bienes y servicios, que era establecida normalmente por el mercado, y luego un tipo de cambio diferente que se manejaba para los movimientos de capital. Eso fue porque los países estaban tratando de evitar la fuga de capitales. No querían que sus clases ricas o inversionistas extranjeros huyeran con su propias riquezas en moneda -una amenaza siempre presente en América Latina.
El FMI y el Banco Mundial respaldaron a las clases cosmopolitas, a los ricos. En lugar de permitir que los países controlen sus salidas de capital y eviten la fuga de capitales, el trabajo del FMI es proteger a los más ricos, los del Uno Por Ciento, y a los inversores extranjeros, de los problemas de la balanza de pagos. El Banco Mundial y la diplomacia estadounidense han conducido a los países a una crisis monetaria crónica. El FMI le permite a su electorado rico mover su dinero fuera del país sin tener pérdidas cambiarias. Realiza préstamos para respaldar la fuga de capitales de las monedas nacionales al dólar u a otras monedas fuertes. El FMI llama a esto un programa de “estabilización”. Nunca es eficaz para ayudar a la economía deudora a pagar las deudas externas del crecimiento. En cambio, después de que el capital de la fuga se haya ido y la moneda se derrumbe, el FMI utiliza la depreciación de la moneda y los remates de la infraestructura pública y otros activos a los inversores extranjeros. Los especuladores de Wall Street han vendido la moneda local para hacer un asesinato, al estilo George-Soros.
Cuando la moneda del país deudor colapsa, las deudas que tienen estos países latinoamericanos están en dólares, y ahora tienen que pagar mucho más en su propia moneda para aguantar y pagar estas deudas. Estamos hablando de enormes tasas de penalización en moneda nacional para que estos países paguen deudas en moneda extranjera -básicamente para financiar una política de no desarrollo y para subsidiar la fuga de capitales cuando esa política “falla” en lograr su objetivo de pretendido crecimiento.
Todas las hiperinflaciones de América Latina -Chile temprano, como Alemania después de la Primera Guerra Mundial- provienen de intentar pagar deudas externas más allá de la capacidad de pago. La moneda local se lanza al mercado de divisas por dólares, lo que reduce el tipo de cambio. Eso aumenta los precios de importación, elevando un precio paraguas para los productos domésticos.
Un fondo monetario internacional realmente funcional y progresista que trataría de ayudar a los países a desarrollarse diría: “De acuerdo, los bancos y nosotros (el FMI) hemos otorgado préstamos basura que el país no puede pagar. Y el Banco Mundial le ha dado malos consejos, distorsionando su desarrollo doméstico para atender a clientes extranjeros en lugar de su propio crecimiento. Así que vamos a reducir el valor nominal de los préstamos para poder pagarlos”. Eso es lo que sucedió en 1931, cuando el mundo finalmente detuvo los pagos de reparación de guerra alemanes y las deudas entre Aliados y Estados Unidos derivados de la Primera Guerra Mundial.
En cambio, el FMI dice exactamente lo contrario: actúa para evitar cualquier movimiento de otros países hacia que el volumen de la deuda esté dentro de la capacidad de pago. Utiliza el apalancamiento de la deuda como una forma de controlar la línea de flotación monetaria de los países deudores derrotados financieramente. Entonces, si esos países hacen algo que los diplomáticos de los Estados Unidos no aprueban, puede tirar del tapón financieramente, alentando una corrida en su moneda si actúan independientemente de los Estados Unidos en lugar de permanecer en la línea de flotación. Este control por parte del sistema financiero de los Estados Unidos y su diplomacia ha sido incorporado al sistema mundial por el FMI y el Banco Mundial, que dicen ser internacionales en lugar de una expresión del nacionalismo específicamente estadounidense de la Nueva Guerra Fría.

Bonnie Faulkner: ¿Cómo contribuyen los tipos de cambio a la fuga de capitales?

Michael Hudson: No es el tipo de cambio lo que contribuye. Supongamos que usted es un millonario y ve que su país no puede equilibrar su comercio con los patrones de producción existentes. El dinero que el gobierno tiene bajo control es pesos, escudos, cruzeiros o alguna otra moneda, no dólares o euros. Usted ve que su moneda se deprecia en relación con el dólar, por lo que desea sacar su dinero del país para preservar su poder adquisitivo.
Esto ha sido institucionalizado durante mucho tiempo. Para 1990, por ejemplo, los países latinoamericanos habían incumplido tanto a raíz de los incumplimientos de México en 1982 que fui contratado por Scudder Stevens para ayudar a lanzar un Fondo de Bonos del Tercer Mundo (llamado “fondo soberano de alto rendimiento”). En ese momento, Argentina y Brasil tenían un déficit tan grave de la balanza de pagos que debían pagar el 45 por ciento anual de intereses, en dólares, sobre su deuda en dólares. México, pagaba 22.5 por ciento sobre sus tesobonos.

Los vendedores de Scudders fueron a los Estados Unidos e intentaron vender acciones en el fondo propuesto, pero ningún estadounidense lo compraría, a pesar de los enormes rendimientos. Enviaron a sus vendedores a Europa y tuvieron una reacción similar. Habían perdido sus camisas en los bonos del Tercer Mundo y no podían ver cómo podían pagar estos países.
Merrill Lynch fue el suscriptor del fondo. Su oficina en Brasil y en Argentina demostró ser mucho más exitosa en la venta de inversiones en el fondo offshore de Scudder, establecido en las Indias Occidentales Holandesas. Era un fondo offshore, por lo que los estadounidenses no podían comprarlo. Pero las familias ricas brasileñas y argentinas cercanas al banco central y el presidente se convirtieron en los principales compradores. Nos dimos cuenta de que estaban comprando estos fondos porque sabían que su gobierno efectivamente iba a pagar los cargos de interés estipulados. En efecto, los bonos se los debían, en última instancia, a sí mismos. Así que los brasileños y otros latinoamericanos compraron estos bonos en dólares yanquis como un vehículo para sacar su dinero de su moneda local blanda (que bajaba), para comprar bonos denominados en duros dólares.

Bonnie Faulkner: Si las familias ricas de estos países compraron estos bonos denominados en dólares, sabiendo que iban a ser pagados, ¿quién los iba a pagar? ¿El país que había ido a la quiebra?

Michael Hudson: Bueno, los países no pagan; los contribuyentes pagan, y al final, los trabajadores pagan. El FMI ciertamente no quiere hacer pagar a sus ricos clientes oligárquicos. Quiere exprimir la mena del excedente económico de la fuerza laboral. Por lo tanto, se les dice a los países que la forma en que pueden pagar su enormemente creciente deuda denominada en dólares es rebajar aún más los salarios.
La depreciación de la moneda es una forma efectiva de hacerlo, porque lo que se devalúa es básicamente el salario de los trabajadores. Otros elementos de las exportaciones tienen un precio mundial común: energía, materias primas, bienes de capital y crédito bajo el sistema monetario internacional centrado en el dólar, que el FMI busca mantener como una camisa de fuerza financiera.
De acuerdo con los modelos ideológicos del FMI, no hay límite en cuanto a la reducción de los salarios como para que la fuerza de trabajo sea competitiva en la producción de exportaciones. El FMI y el Banco Mundial, por lo tanto, utilizan las economías basuras para pretender que la vía para pagar las deudas contraídas con los acreedores e inversionistas más adinerados es a través de reducir los salarios e imponer regresivos impuestos indirectos, a través de imponer impuestos especiales sobre los artículos de primera necesidad que la fuerza de trabajo demanda, desde alimentos hasta energía y servicios básicos suministrados por infraestructura pública.

Bonnie Faulkner: ¿Entonces está diciendo que los trabajadores, en última instancia, tienen que pagar estos bonos basura?

Michael Hudson: Ese es el objetivo básico del FMI. Yo discuto sus falacias en mi Desarrollo Comercial y Deuda Externa, que es el volumen académico hermano de Super Imperialismo. Estos dos libros muestran que el Banco Mundial y el FMI fueron brutalmente anti-trabajadores desde el primer momento, trabajando con élites domésticas cuyas fortunas están vinculadas con y son leales a los Estados Unidos.

Bonnie Faulkner: Con respecto a estos bonos basura, ¿quién era o qué entidad …

Michael Hudson: No eran bonos basura. Fueron llamados así porque eran bonos de alto interés, pero no eran realmente basura porque en realidad fueron pagados. Todos pensaron que eran basura porque ningún estadounidense habría pagado el 45 por ciento de interés. Cualquier país que realmente fuera autosuficiente y promoviera su propio interés económico habría dicho: “Ustedes los bancos y el FMI han hecho préstamos incobrables, y los han hecho bajo falsas pretensiones: una teoría del comercio que impone austeridad en lugar de llevar a la prosperidad. No vamos a pagar”. Ellos habrían aprovechado la fuga de capital de sus elites compradoras y decir que estos bonos en dólares eran una estafa por parte de la clase dominante corrupta.
Lo mismo sucedió en Grecia hace unos años, cuando casi toda la deuda externa de Grecia fue tomada en beneficio de los millonarios griegos que tenían su dinero en Suiza. Los detalles fueron publicados en la “Lista de Legarde”. Pero el FMI dijo, en efecto, que su lealtad era para los millonarios griegos que tienen su dinero en Suiza. El FMI podría haber incautado este dinero para pagar a los tenedores de bonos. En cambio, hizo pagar a la economía griega. Encontró que valía la pena arruinar la economía griega, forzar la emigración y barrer con la industria griega para que los bancos franceses y alemanes tenedores de bonos no tuvieran que sufrir pérdidas. Eso es lo que hace al FMI una institución tan despiadada.

Bonnie Faulkner: Entonces, estos préstamos a países extranjeros que eran considerados como bonos basura no eran realmente basura, porque iban a ser pagados. ¿Qué grupo fue el que elevó estas tasas de interés al 45 por ciento?

Michael Hudson: El mercado lo hizo. Los bancos, corredores de bolsa y otros inversores estadounidenses observaron la balanza de pagos de estos países y no pudieron ver ninguna vía razonable para que ellos pudieron pagar sus deudas, por lo que no iban a comprar sus bonos. Ningún país sujeto a la política democrática habría pagado deudas en estas condiciones. Pero la diplomacia del FMI, Estados Unidos y la Eurozona, ignoraron la elección democrática.
Los inversionistas no creían que el FMI y el Banco Mundial tuvieran un control tan grande sobre los países latinoamericanos, asiáticos y africanos al punto tal de que podrían hacer que los países actuaran en interés de los Estados Unidos y el capital financiero cosmopolita, en lugar de hacerlo en su propio interés nacional. No creían que los países cometieran suicidio financiero solo para pagar a sus ricos del Uno por Ciento.
Estaban equivocados, por supuesto. Los países estarían bastante dispuestos a cometer un suicidio económico si sus gobiernos fueran dictaduras apoyadas por los Estados Unidos. Es por eso que la CIA tiene equipos de asesinatos y apoya activamente a estos países para evitar que cualquier partido llegue al poder con la pretensión de actuar en su interés nacional en lugar de en beneficio de una división mundial de trabajo y producción alineados a lo que los planificadores de los EEUU quieren para el mundo. Bajo la bandera de lo que ellos llaman un mercado libre, usted tiene al Banco Mundial y al FMI comprometidos en la planificación central de una política claramente anti-trabajo. En lugar de llamarlos bonos del Tercer Mundo o bonos basura, deberías llamarlos bonos anti-trabajo, porque se han convertido en una palanca para imponer la austeridad en todo el mundo. laboral

Bonnie Faulkner: Bueno, eso tiene mucho sentido, Michael, y responde muchas de las preguntas que te he formulado. ¿Qué hay de Puerto Rico con depreciación de sus deudas? Pensé que tales deudas no podían ser depreciadas.

Michael Hudson: Eso es lo que todos dijeron, pero los bonos se cotizaban a aproximadamente 45 centavos por dólar, por el riesgo de que no se les pague. El Wall Street Journal informó el 17 de junio que los proveedores y acreedores no asegurados de Puerto Rico solo obtendrían nueve centavos por dólar. Los tenedores de bonos garantizados obtendrían tal vez 65 centavos por dólar.
Los términos se están depreciendo porque es obvio que Puerto Rico no puede pagar y que tratar de hacerlo está impulsando a la población a mudarse de Puerto Rico a los Estados Unidos. Si no quiere que los puertorriqueños actúen de la misma manera que lo hicieron los griegos y dejaron Grecia cuando su industria y su economía se cerraron, entonces tendrá que proporcionar estabilidad o de lo contrario tendrá la mitad de Puerto Rico viviendo en Florida.

Bonnie Falkner: ¿Quién hizo la quita de la deuda de Puerto Rico?

Michael Hudson: Se nombró un comité, y calculó cuánto puede pagar Puerto Rico de sus impuestos. Puerto Rico es una dependencia de los Estados Unidos, es decir, una colonia económica de los Estados Unidos. No tiene autosuficiencia doméstica. Es la antítesis de la democracia, por lo que nunca ha estado a cargo de su propia política económica y esencialmente tiene que hacer lo que los Estados Unidos le pide que haga. Hubo una reacción después del huracán y el insuficiente apoyo de los Estados Unidos para proteger la isla y los enormes despilfarro y corrupción involucrados en la ayuda de los Estados Unidos. La respuesta de los Estados Unidos fue simplemente: “Te ganamos como dios manda en la guerra hispanoamericana y eres un país ocupado, y te mantendremos así”. Obviamente, esto está causando un resentimiento político.

Bonnie Faulkner: Ya ha tocado este tema, pero ¿por qué el Banco Mundial ha sido encabezado tradicionalmente por un secretario de defensa de los Estados Unidos?

Michael Hudson: Su trabajo es hacer en la esfera financiera lo que, en el pasado, fue hecho por la fuerza militar. El propósito de una conquista militar es tomar el control de las economías extranjeras, tomar el control de sus tierras e imponer tributos. El genio del Banco Mundial fue reconocer que no es necesario ocupar un país para imponer tributos o para apoderarse de su industria, agricultura y tierra. En lugar de balas, utiliza maniobras financieras. Mientras otros países jueguen un juego económico artificial que la diplomacia de los Estados Unidos puede controlar, las finanzas pueden lograr hoy lo que solía requerir bombardeos y la pérdida de vidas de soldados.
En este caso la pérdida de vidas ocurre en los países deudores. El crecimiento de la población se reduce, los suicidios aumentan. El Banco Mundial se involucra en una guerra económica que es tan destructiva como la guerra militar. Al final del período de Yeltsin, el presidente ruso, Putin, dijo que el neoliberalismo estadounidense destruyó a más población de Rusia que la Segunda Guerra Mundial. Tal neoliberalismo, que básicamente es la doctrina de la supremacía estadounidense y la dependencia extranjera, es la política del Banco Mundial y el FMI.

Bonnie Faulkner: ¿Por qué la política del Banco Mundial desde su inicio ha sido otorgar préstamos a los países para que dediquen sus tierras a cultivos para la exportación en lugar de dar prioridad a la propia alimentación? Y si este es el caso, ¿por qué los países quieren estos préstamos?

Michael Hudson: Una constante de la política exterior estadounidense es hacer que otros países dependan de las exportaciones de granos y de las exportaciones de alimentos estadounidenses. El objetivo es apuntalar el superávit comercial de la agricultura de Estados Unidos. Entonces, lo primero que ha hecho el Banco Mundial es no hacer ningún préstamo en moneda doméstica para ayudar a los productores de alimentos. Sus préstamos han llevado a los países clientes a producir cultivos tropicales de exportación, principalmente plantaciones que no se pueden cultivar en los Estados Unidos. Centrarse en los cultivos de exportación hace que los países clientes se vuelvan dependientes de los agricultores estadounidenses -y de las sanciones políticas.
En la década de 1950, justo después de la revolución china, los Estados Unidos intentaron impedir que China tuviera éxito mediante la imposición de controles de exportación de granos para hacer morir de hambre a China a través de sanciones a las exportaciones. Canadá fue el país que rompió estos controles de exportación y ayudó a alimentar a China.
La idea es que si puede hacer que otros países exporten cultivos de plantación, el exceso de oferta hará bajar los precios del cacao y otros productos tropicales, y no se alimentarán ellos mismos. Entonces, en lugar de respaldar las granjas familiares como lo hace la política agrícola estadounidense, el Banco Mundial respaldó la agricultura de plantación. En Chile, que tiene el mayor suministro natural de fertilizantes del mundo a partir de sus depósitos de guano, exporta guano en lugar de usarlo en el país. También tiene la distribución de la tierra más desigual, impidiendo que produzca sus propios cultivos de cereales o alimentos. Depende completamente de los Estados Unidos para esto, y paga mediante la exportación de cobre, guano y otros recursos naturales.
La idea es crear interdependencia -unilateral dependencia de la economía de los Estados Unidos. Los Estados Unidos siempre han procurado ser autosuficientes en sus propios aspectos esenciales, de modo que ningún otro país pueda desconectar nuestra economía y decir: “Vamos a matarte de hambre al no alimentarte”. Los estadounidenses pueden alimentarse por sí mismos. Otros países no pueden decir: “Vamos a dejarte congelar en la oscuridad al no enviarte petróleo”, porque Estados Unidos es independiente en energía. Pero Estados Unidos puede usar el control del petróleo para hacer que otros países se congelen en la oscuridad, y puede matar de hambre a otros países a través de las sanciones a la exportación de alimentos.
Entonces, la idea es dar a los Estados Unidos el control de las interconexiones clave de otras economías, sin permitir que ningún país controle algo que es vital para el funcionamiento de la economía estadounidense.
Hay un doble estándar aquí. Estados Unidos le dice a otros países: “No hagas lo que nosotros hacemos. Haz lo que decimos”. La única forma en que puede imponer esto es interfiriendo en la política de estos países, ya que ha interferido en América Latina, siempre empujando el ala derecha. Por ejemplo, cuando el Departamento de Estado de Hillary derrocó al reformador de Honduras que quería emprender una reforma agraria y alimentar a los hondureños, ella dijo: “Esta persona tiene que irse”. Es por eso que hay tantos hondureños tratando de ingresar a los Estados Unidos ahora, porque no pueden vivir en su propio país.
El efecto de los golpes estadounidenses es el mismo en Siria e Irak. Obligan a un éxodo de personas que ya no pueden ganarse la vida bajo las brutales dictaduras apoyadas por los Estados Unidos para imponer este sistema de dependencia internacional.

Bonnie Faulkner: Entonces, cuando le pregunté por qué los países querrían estos préstamos, supongo que está diciendo que no los querrían, y por eso los Estados Unidos consideran necesario controlarlos políticamente.

Michael Hudson: Esa es una forma concisa de decirlo, Bonnie.

Bonnie Faulkner: ¿Por qué los préstamos del Banco Mundial son solo en moneda extranjera, no en la moneda nacional del país al que se está prestando?

Michael Hudson: Ese es un buen punto. Un principio básico debería ser evitar préstamos en una moneda extranjera. Un país siempre puede pagar los préstamos en su propia moneda, pero no hay forma de que pueda imprimir dólares o euros para pagar préstamos denominados en estas monedas extranjeras.
Haciendo central al dólar se obliga a otros países a interactuar con el sistema bancario estadounidense. Entonces, si un país decide seguir su propio camino, como lo hizo Irán en 1953, cuando quiso apropiarse de su petróleo de British Petroleum (o Anglo Iranian Oil, como se le llamaba entonces), Estados Unidos puede interferir y derrocarlo. La idea es poder utilizar las interconexiones del sistema bancario para evitar que se realicen pagos.
Después de que Estados Unidos instaló la dictadura del Sha, fueron derrocados por Jomeini, e Irán había acumulado una deuda en dólares estadounidenses bajo el Sha. Tenía muchos dólares. Creo que Chase Manhattan era su agente pagador. Entonces, cuando venció el pago de su deuda trimestral o anual, Irán le pidió al Chase que utilizara sus cuentas y pagara a los tenedores de bonos. Pero Chase recibió órdenes del Departamento de Estado o del Departamento de Defensa, no se cuál, y se negó a pagar. Cuando no se realizó el pago, Estados Unidos y sus aliados afirmaron que Irán estaba en default. Ellos exigieron que se pagara la totalidad de la deuda, según el acuerdo firmado por el gobierno títere del Sha. Estados Unidos simplemente agarró los depósitos que Irán tenía en los Estados Unidos. Este es el dinero que finalmente se devolvió a Irán sin intereses en virtud del acuerdo de 2016.
Estados Unidos fue capaz de agarrar todas las divisas de Irán solo por la interferencia de los bancos. La CIA se jactó de que puede hacer lo mismo con Rusia. Si Rusia hace algo que no les gusta a los diplomáticos estadounidenses, los EEUU pueden usar el sistema de pago bancario SWIFT para excluir a Rusia de él, por lo que los bancos rusos y el pueblo y la industria rusos no podrán realizar pagos entre sí.
Esto llevó a Rusia a crear su propio sistema de transferencia bancaria, y está llevando a China, Rusia, India y Pakistán a elaborar planes para desdolarizar.

Bonnie Faulkner: Iba a preguntarle, ¿por qué los préstamos en la moneda nacional de un país serían preferibles al país que obtiene un préstamo en una moneda extranjera? Supongo que ha explicado que si obtuvieran un préstamo en una moneda nacional, podrían pagarlo.

Michael Hudson: Sí.

Bonnie Faulkner: Considerando que un préstamo en una moneda extranjera los paralizaría.

Michael Hudson: Sí. No puede crear el dinero, especialmente si tiene un déficit en la balanza de pagos y si la política exterior de EEUU lo obliga a tener un déficit al hacer que alguien como George Soros haga una corrida en su moneda. Mire la crisis de Asia en 1997. Los fondos de Wall Street apuestan contra monedas extranjeras, lo que las empuja hacia abajo, y luego usaron el dinero para comprar industria barata en Corea y otros países asiáticos. Esto también se hizo al rublo ruso. El único país que evitó esto fue Malasia, bajo Mohamed Mahathir, mediante el uso de controles de capital. Malasia es una lección objetiva sobre cómo prevenir un vuelo de moneda.
Pero para América Latina y otros países, gran parte de su deuda externa está en manos de su propia clase dominante. A pesar de que está denominado en dólares, los estadounidenses no poseen la mayor parte de esta deuda. Es su propia clase dominante. El FMI y el Banco Mundial dictan la política tributaria a América Latina -no gravar impuestos a la riqueza y trasladar la carga los trabajadores. Cleptocracias clientes toman su dinero y corren, moviéndolo al extranjero a áreas de moneda fuerte como los Estados Unidos, o al menos manteniéndolo en dólares en centros bancarios extraterritoriales en lugar de reinvertirlo para ayudar al país a ponerse al día para ser independiente en la agricultura, energía, finanzas y otros sectores.

Bonnie Faulkner : Usted dice que: “Si bien el proteccionismo agrícola de los EEUU fue incorporado al sistema global de posguerra en sus inicios, el proteccionismo extranjero es para ser cortado de raíz”. ¿Cómo fue incorporado el proteccionismo agrícola de los EEUU en el sistema global de posguerra?

Michael Hudson: Bajo la Ley de Ajuste Agrícola de Franklin Roosevelt de 1933 se promovieron precios sostén de los cultivos para que los agricultores pudieran ganar lo suficiente como para invertir en equipos y semillas. El Departamento de Agricultura fue un departamento maravilloso para estimular nuevas variedades de semillas, servicios de extensión agrícola, comercialización y servicios bancarios. Proporcionó apoyo público para que la productividad en la agricultura estadounidense desde la década de 1930 hasta la década de los 50 fuera mayor, durante un período prolongado, que la de cualquier otro sector en la historia.
Pero al dar forma a las reglas de la Organización Mundial del Comercio, los Estados Unidos dijeron que todos los países tenían que promover el libre comercio y no podían tener apoyo gubernamental, excepto los países que ya lo tenían. Somos el único país que lo tuvo. Eso es lo que se llama “grandfathering” (dispensa). Los estadounidenses dijeron: “Ya tenemos este programa en los libros, por lo que podemos mantenerlo. Pero ningún otro país puede tener éxito en la agricultura en la forma como nosotros lo hemos hecho. Debe mantener su agricultura atrasada, a excepción de los cultivos de plantación y los cultivos que no podemos cultivar en los Estados Unidos”. Eso es lo que es tan malo acerca del plan de desarrollo del Banco Mundial.

Bonnie Faulkner: De acuerdo con su libro: “La moneda nacional es necesaria para brindar precios sostén y servicios de extensión agrícola, tal como lo que ha hecho tan productiva a la agricultura de los EEUU”. ¿Por qué no se pueden subsidiar los costos de infraestructura para mantener baja la estructura general de costos de la economía si los préstamos del FMI se hacen en moneda extranjera?

Michael Hudson: Si usted es un agricultor en Brasil, Argentina o Chile, está haciendo negocios en moneda nacional. No ayuda si alguien le da dólares, porque sus gastos están en moneda nacional. Por lo tanto, si el Banco Mundial y el FMI pueden evitar que los países brinden apoyo en moneda nacional, eso significa que no pueden brindar precios sostén o proveer servicios de mercadotecnia gubernamentales para su agricultura.
Estados Unidos es una economía mixta. Nuestro gobierno siempre ha subsidiado la formación de capital en agricultura e industria, pero insiste en que otros países son socialistas o comunistas si hacen lo que los Estados Unidos están haciendo y usan a su gobierno para apoyar la economía. Así que es un doble estándar. Nadie llama a Estados Unidos un país socialista por apoyar a sus agricultores, pero otros países se llaman socialistas y son derrocados si intentan una reforma agraria o intentan alimentarse ellos mismos.
De esto se trata la Teología de la Liberación de la Iglesia Católica. Respaldaron la reforma agraria y la autosuficiencia agrícola en alimentos, y se dieron cuenta de que si van a apoyar el crecimiento de la población, tienen que apoyar los medios para alimentarla. Es por eso que Estados Unidos enfocó sus equipos de asesinatos en Guatemala y Centroamérica en sacerdotes y monjas que tratan de promover la autosuficiencia doméstica.

Bonnie Faulkner: Si un país obtiene un préstamo del FMI, obviamente lo hará en dólares. ¿Por qué no pueden tomar los dólares y convertirlos en moneda nacional para respaldar los costos de infraestructura local?

Michael Hudson: No necesitas un préstamo en dólares para hacer eso. Ahora estaban entrando a la Teoría Monetaria Moderna (MMT). Cualquier país puede crear su propia moneda. No hay razón para pedir prestado en dólares para crear su propia moneda. Puede imprimirla usted mismo o crearla en sus computadoras.

Bonnie Faulkner: Bueno, exactamente. Entonces, ¿por qué estos países simplemente no imprimen su propia moneda nacional?

Michael Hudson: Sus líderes no desean ser asesinados. Más inmediatamente, si nos fijamos en la gente a cargo de los bancos centrales extranjeros, casi toda ha sido educada en los Estados Unidos y, en esencia, se le ha lavado el cerebro. Es la mentalidad de los banqueros centrales extranjeros. Las personas que son promovidas son aquellas que se sienten personalmente leales a los Estados Unidos, porque de esa manera es como ellos trepan. Esencialmente, son oportunistas que trabajan en contra de los intereses de su propio país. Usted no tendrá banqueros centrales socialistas mientras los bancos centrales estén dominados por el Fondo Monetario Internacional y el Banco de Pagos Internacionales.

Bonnie Faulkner: Volvemos al punto principal: el control es por medios políticos, y ellos controlan la política y la estructura de poder en estos países para que no se rebelen.

Michael Hudson: Eso es correcto. Cuando tienes una teoría económica disfuncional que es destructiva en lugar de productiva, esto nunca es un accidente. Siempre es un resultado de la economía basura y la economía de dependencia que se patrocina. Hablé con gente del Tesoro de los Estados Unidos y les pregunté por qué todos terminan siguiendo a los Estados Unidos. Los funcionarios del Tesoro me han dicho: “Simplemente los compramos. Lo hacen por el dinero”. Así que no es necesario matarlos. Todo lo que necesitas hacer es encontrar gente lo suficientemente corrupta y lo suficientemente oportunista para ver dónde está el dinero, y los compras.

Bonnie Faulkner: Usted escribe que “siguiendo los consejos de EEUU los países se han abierto al chantaje de alimentos”. ¿Qué es el chantaje de alimentos?

Michael Hudson: Si sigue una política exterior que no nos gusta, por ejemplo, si comercia con Irán, que estamos tratando de destruir para obtener su petróleo, le impondremos sanciones financieras. No te venderemos comida, y puedes morir de hambre. Y debido a que ha seguido los consejos del Banco Mundial y no ha cultivado su propia comida, se morirá de hambre porque depende de nosotros, de los Estados Unidos y de nuestros aliados del Mundo Libre. Canadá ya no seguirá su propia política independientemente de los Estados Unidos, como lo hizo con China en la década de 1950 cuando vendió grano. Europa también está en línea con la política estadounidense.

Bonnie Faulkner: Usted escribe que: “Los administradores del Banco Mundial exigen que los beneficiarios de préstamos sigan una política de dependencia económica sobre todo con los Estados Unidos como proveedor de alimentos”. ¿Se hizo esto para apoyar la agricultura de los Estados Unidos? Obviamente si, pero ¿hubo otras razones también?

Michael Hudson: Ciertamente, el lobby agrícola fue crítico en todo esto, y no estoy seguro en qué punto se volvió completamente consciente. Conocía a algunos de los planificadores del Banco Mundial y no tenían ninguna anticipación de que esta dependencia fuera el resultado. Creían en la economía basura de libre comercio que se enseña en los departamentos de economía de las escuelas y por la cual se otorgan premios Nobel.
Cuando tratamos con planificadores económicos, tratamos con personas con visión de túnel. Se mantuvieron en la disciplina a pesar de su irrealidad porque su manera de pensar, de abstracto, tiene sentido. Hay algo autista en la mayoría de los economistas, por lo que los franceses tuvieron su lugar económico no autista durante muchos años. En la práctica, la mentalidad es que cada país debe producir lo que es mejor -sin darse cuenta de que las naciones también deben ser autosuficientes en lo esencial, porque estamos en un mundo real de guerra económica y militar.

Bonnie Faulkner: ¿Por qué el Banco Mundial prefiere perpetrar la pobreza mundial en lugar de una capacidad adecuada allende las fronteras para alimentar a los pueblos de los países en desarrollo?

Michael Hudson: La pobreza mundial es vista como una solución, no como un problema. El Banco Mundial piensa que la pobreza es fuerza de trabajo de bajo precio, lo que crea una ventaja competitiva para los países que producen bienes que requieren mucha fuerza de trabajo. De modo que la pobreza y la austeridad para el Banco Mundial y el FMI es una solución económica que está incorporada en sus modelos. Yo discuto esto en mi libro Comercio, Desarrollo y Deuda Externa. La pobreza es para ellos la solución, porque significa fuerza de trabajo de bajo precio, y eso significa mayores ganancias para las compañías adquiridas por inversionistas estadounidenses, británicos y europeos. Entonces, la pobreza es parte de la guerra de clases: ganancias contra pobreza.

Bonnie Faulkner: En general, ¿qué es el imperialismo alimentario de los Estados Unidos? ¿Cómo lo caracterizarías?

Michael Hudson: Su objetivo es hacer que Estados Unidos se convierta en productor de alimentos esenciales y que otros países producen cultivos de plantaciones no esenciales, al tiempo que siguen dependiendo de los Estados Unidos en granos, frijoles de soja y cultivos alimentarios básicos.

Bonnie Faulkner: ¿Los préstamos del Banco Mundial alientan la reforma agraria en las antiguas colonias?

Michael Hudson: No. Si hay una reforma agraria, la CIA envía sus equipos de asesinatos y usted tiene un asesinato en masa, como ocurrió en Guatemala, Ecuador, América Central y Colombia. El Banco Mundial está absolutamente comprometido contra la reforma agraria. Cuando el Plan Forgash para un Banco Mundial para la Aceleración Económica fue propuesto en la década de 1950 para enfatizar la reforma agraria y préstamos en moneda local, un economista de Chase Manhattan a quien se presentó el plan advirtió que todos los países que tenían una reforma agraria resultaron ser anti-estadounidenses. Eso mató cualquier alternativa al Banco Mundial.

Bonnie Faulkner: ¿Insiste el Banco Mundial en que los gobiernos clientes privaticen su dominio público? Si es así, ¿por qué y cuál es el efecto?

Michael Hudson: De hecho, insiste en la privatización, pretendiendo que esto es eficiente. Pero lo que privatiza son los monopolios naturales -el sistema eléctrico, el sistema de agua y otras necesidades básicas. Los extranjeros toman el control, lo que esencialmente financian con deuda externa, construyen la deuda externa que acumulan en la estructura de costos y aumentan el costo de vida y hacen negocio en estos países, lo que los paraliza económicamente. El efecto es evitar que compitan con los Estados Unidos y sus aliados europeos.

Bonnie Faulkner: ¿Diría usted entonces que es principalmente a Estados Unidos a quien se ha ayudado, no a las economías extranjeras que toman préstamos del Banco Mundial?

Michael Hudson: Es por eso que Estados Unidos es el único país con poder de veto en el FMI y el Banco Mundial -para asegurarse de que lo que acaba de describir es exactamente lo que sucede.

Bonnie Faulkner: ¿Por qué los programas del Banco Mundial aceleran la explotación de yacimientos minerales para el uso de otras naciones?

Micheal Hudson: La mayoría de los préstamos del Banco Mundial son para transporte, carreteras, desarrollo portuario y otra infraestructura necesaria para exportar minerales y cultivos de plantación. El Banco Mundial no otorga préstamos para proyectos que ayuden al país a desarrollarse en su propia moneda. Al hacer solo préstamos en moneda extranjera, en dólares o tal vez en euros ahora, el Banco Mundial dice que sus clientes tienen que pagar generando moneda extranjera. La única forma en que pueden reembolsar los dólares gastados en las empresas de ingeniería estadounidenses que han construido su infraestructura es exportando -para ganar suficientes dólares para pagar el dinero que el Banco Mundial o el FMI han prestado.
De esto se trata el libro de John Perkins sobre ser un sicario económico del Banco Mundial. Se dio cuenta de que su trabajo era hacer que los países pidieran préstamos en dólares para construir enormes proyectos que solo podían ser pagados por el país que más exportaba -lo que requería romper sus sindicatos y bajar los salarios para que así pueda ser competitivo en la carrera hacia el fondo que el Banco Mundial y el FMI alientan.

Bonnie Faulkner: También señala en “Súper Imperialismo” que los recursos minerales representan activos en disminución, por lo que estos países que están exportando recursos minerales se están agotando, mientras que los países importadores no lo están.

Michael Hudson: Eso es correcto. Acabarán como Canadá. El resultado final será un gran agujero en el suelo. Ha desenterrado todos sus minerales, y al final tiene un agujero en el suelo y gran parte de los desechos y la contaminación -la escoria de la minería y lo que Marx llamó los excrementos de la producción.
Esto no es un desarrollo sustentable. El Banco Mundial solo promueve la búsqueda de los Estados Unidos del desarrollo sostenible. Así que, naturalmente, ellos llaman su “Desarrollo”, pero se centran en los Estados Unidos, no en los países clientes del Banco Mundial.

Bonnie Faulkner: Cuando se publicó originalmente “Super Imperialismo: la estrategia económica del imperio estadounidense” en 1972, ¿cómo se recibió?

Michael Hudson: Muy positivamente. Permitió que mi carrera despegara. Un mes después recibí una llamada telefónica de alguien del Banco de Montreal que me dijo que acababan de ganar $ 240 millones con el último párrafo de mi libro. Me preguntaron cuánto costaría que subiera y diera una conferencia. Comencé a dar clases una vez al mes a $ 3,500 por día, moviéndome hasta $ 6,500 por día, y me convertí en el economista por día más pagado en Wall Street durante unos años.
Fui contratado inmediatamente por el Instituto Hudson para explicar “Super Imperialismo” al Departamento de Defensa. Herman Kahn dijo que mostré cómo el imperialismo de los Estados Unidos daba vueltas alrededor del imperialismo europeo. Le dieron al Instituto una subvención de $ 85,000 para que yo fuera a la Casa Blanca en Washington para explicar cómo funcionaba el imperialismo estadounidense. Los estadounidenses lo usaron como un libro de-cómo-hacerlo.

Los socialistas, de quienes esperaba una respuesta, decidieron hablar de otros temas que no sean económicos. Entonces, para mi sorpresa, se convirtió en un libro de-cómo-hacerlo para los imperialistas. Fue traducido por, creo, el sobrino del emperador de Japón al japonés. Luego me escribió que Estados Unidos se oponía a que el libro se tradujera al japonés. Más tarde fue traducido. Fue recibido muy positivamente en China, donde creo que ha vendido más copias que en cualquier otro país. Se tradujo al español y, más recientemente, se tradujo al alemán, y los funcionarios alemanes me pidieron que viniera a hablar con ellos. Así que el libro ha sido aceptado en todo el mundo como una explicación de cómo funciona el sistema.

Bonnie Faulkner: Para terminar, ¿realmente cree que los funcionarios del gobierno de los Estados Unidos y otros no han entendido cómo funcionaba su propio sistema?

Michael Hudson: Muchos podrían no haber entendido en 1944 que esta sería la consecuencia. Pero cuando pasaron 50 años, tenías una organización llamada “cincuenta años es suficiente”. Y para ese momento todos deberían haber comprendido. Cuando Joe Stiglitz se convirtió en el principal economista del Banco Mundial, no había excusa para no entender cómo funcionaba el sistema. Se sorprendió al descubrir que, de hecho, no funcionaba como se decía, y renunció. Pero debería haber sabido desde el principio de qué se trataba. Si no entendió cómo fue hasta que realmente comenzó a trabajar allí, usted puede entender lo difícil que es para la mayoría de los académicos entender el vocabulario de la economía basura, la perorata del libre comercio y los mercados libres para entender cuán explotador y destructivo es el sistema.

Bonnie Faulkner: Michael Hudson, muchas gracias.

Michael Hudson: Siempre es bueno estar aquí, Bonnie. Me alegra que hagas preguntas como estas.

He estado hablando con el Dr. Michael Hudson. El programa de hoy ha sido: el FMI y el Banco Mundial: Socios en el atraso. El Dr. Hudson es un economista e historiador de las finanzas. Es presidente del Instituto para el Estudio de Tendencias Económicas de Largo Plazo, analista financiero de Wall Street y Profesor Distinguido de Investigación de Economía en la Universidad de Missouri, Kansas City. Su libro de 1972, “Super Imperialism: The Economic Strategy of American Empire“, una crítica de cómo Estados Unidos explotó las economías extranjeras a través del FMI y el Banco Mundial, el tema de la emisión de hoy, se publica en formato PDF en su sitio web en michael-hudson.com. También es autor de “Comercio, Desarrollo y Deuda Externa“, que es el volumen académico hermano de Super Imperialismo. El Dr. Hudson actúa como asesor económico de gobiernos de todo el mundo en materia de derecho fiscal y financiero. Visite su sitio web en michael-hudson.com.

Notas

[1] C.L.R. James y marxismo revolucionario: Escritos seleccionados, 1939-49 (Chicago: Haymarket Books, 1994), pp. 133f.

QNavy

L’intelligence de l’univers, la conscience et la sagesse des peuples

Previous article

Sensitive Deep Sea Fiber Optic Network Attacked?

Next article

You may also like

Comments

Comments are closed.