Amérique du Sud

¿El secuestro como herramienta del arte imperialista de gobernar?

0
[Esta columna fue escrita para la Revista Unz]

Nada tiene de nuevo que los imperios tomen rehenes y los usen para presionar a cualquier grupo rebelde a quien necesite hacerle recordar “quién es el jefe”. El reciente arresto en Italia de Alexander Korshunov, quien es director de desarrollo de negocios de la United Engine Corporation (UEC) de Rusia, no es sorprendente, y es el último de una larga serie de secuestros. Además, como ya mencioné lejanmente en 2017, ese tipo de delincuencia no es una señal de fortaleza sino, de hecho, una señal de debilidad. ¿Recuerdas las palabras inmortales de Michael Ledeen acerca de cómo “” Cada diez años más o menos, Estados Unidos necesita recoger un pequeño país de mierda y tirarlo contra la pared, solo para mostrarle al mundo que estamos hablando en serio “? Bueno, se podría decir que esta última serie de secuestros es indicativa de la misma mentalidad y objetivo, sólo que en una escala mucho más pequeña e individual. Y, finalmente, no se trata sólo de Rusia, todos sabemos lo que pasó con el secuestro del CFO de Huawei, Meng Wanzhou por las autoridades canadienses.

Por cierto, algunos se preguntarán cómo puedo hablar de “secuestro” cuando, en realidad, se trata de arrestos legales realizados por las autoridades legítimas de los países en los que se realizaron estos arrestos. ¡Sencillo! Como mencioné la semana pasada, las palabras son importantes y hablar de un “arresto” en este caso sugiere erróneamente que:

1) se cometió algún delito (cuando en realidad hay CERO evidencia de eso, de ahí la excusa de “conspiración” para hacer algo ilegal )
2) que este delito fue investigado y que las autoridades han reunido suficiente evidencia para justificar un arresto y
3) que el acusado tendrá un juicio justo.

Nada de eso se aplica a los casos de Viktor Bout, Konstantin Iaroshenko, Marina Butina o, para el caso, Meng Wanzhou o Wang Weijing. La verdad es que estos llamados “arrestos” son simples secuestros, el objetivo es tomar rehenes con el objetivo de:
1) tratar de obligar a Rusia (y China) a ceder ante las demandas de los Estados Unidos o
2) tratar de devolver el golpe a Rusia (y China) luego de una humillante retirada por la Administración de los Estados Unidos (esta fue también la verdadera razón detrás de la incautación civilizada de los edificios de las sedes diplomáticas rusas en los Estados Unidos).

Esto no se diferencia de lo que la Gestapo y las SS solían hacer durante la Segunda Guerra Mundial, a sus secuestros la máquina de propaganda estatal de entonces también les llamaba “arrestos”. Por cierto, los bolcheviques también hicieron lo mismo durante la guerra civil, pero a escala mucho mayor. En realidad, tanto en el caso de las autoridades nazis como en el caso de los Estados Unidos imperiales, tan pronto como una persona es arrestada, es sometida a confinamiento solitario y otras formas de tortura psicológica (¿Manning o Assange, alguien se acuerda?) Esto con el fin de hacer que se quiebre al menos para mostrar a Rusia y China que EE. UU., siendo el Hegemón Mundial, que puede apoderarse de cualquier persona en el mundo, ya sea por un equipo de secuestro de la CIA o mediante el uso de las autoridades policiales coloniales locales (también conocidas como fuerzas policiales locales).

A los políticos estadounidenses les encanta “enviar mensajes” y los funcionarios estadounidenses utilizan esta metáfora a diario en todo tipo de circunstancias. Aquí el mensaje es simple: podemos hacer lo que nos de la gana, ¡y no hay nada que puedan hacer al respecto!

¿Pero es esa última afirmación realmente cierta?

Bueno, para responder a esto, debemos analizar las opciones básicas disponibles para Rusia (esto también se aplica a China, pero aquí quiero centrarme en el lado ruso del problema). Supongo que la lista básica de opciones es bastante sencilla:

Francamente, en el caso de los EE. UU., las primeras dos opciones son inútiles: los líderes anglosionistas han renunciado desde hace mucho tiempo a cualquier esperanza de no ser odiados y despreciados por el 99% de la humanidad y han abandonado cualquier pretensión de legalidad, sin importarles la moralidad: les importa un bledo lo que piensa la gente. Su principal preocupación es ocultar su inmensa debilidad, pero no pueden hacerlo, una y otra vez. Verdaderamente, cuando los aspirantes a “imperios” ni siquiera pueden subyugar a un país extremadamente debilitado como Venezuela, no hay mucho que puedan hacer para aumentar su credibilidad. En todo caso, este matón no es más que la evidencia de una debilidad alucinante del Imperio.

Pero esa debilidad de ninguna manera implica que Rusia y China tengan buenas opciones. Lamentablemente, no las tienen.

Rusia puede emplear varios tipos de sanciones, que van desde el pequeño acoso burocrático de representaciones, diplomáticos, hombres de negocios y similares de Estados Unidos hasta represalias económicas y políticas. Pero no nos engañemos, es muy poco lo que Rusia puede hacer para herir gravemente a Estados Unidos con tales represalias. Muchos abogarían por represalias de la misma especie, pero eso plantea un doble problema para el Kremlin:

  • Una vez que un país ha tomado el camino de la fuerza bruta ilegal, no hay vuelta atrás. Los ejemplos de EE. UU., Israel o, para el caso, Ucrania muestran que una vez que el vandalismo primitivo se convierte en parte del arsenal político, siempre se será un delincuente y todos se darán cuenta de esto (si acaso se llegue a tener el coraje de declararlo abiertamente, es un problema completamente diferente).
  • La realidad es que los estándares dobles y triples se han convertido durante mucho tiempo en la característica clave esencial de todos los sistemas ideológicos occidentales, desde el papado hasta el capitalismo moderno. El Kremlin comprende perfectamente que en el Imperio anglo-sionista “algunos son más iguales que otros” y lo que le está “permitido” al Hegemón Mundial está categóricamente prohibido para todos los demás. Por lo tanto, si Rusia toma represalias de la misma especie, habrá una explosión de protestas histéricas no del conglomerado corporativo y estatal de los medios zio-occidentales, sino también de la prensa “liberal” quinta columnista rusa.

Y como en efecto, a diferencia de los EE. UU., Rusia sí tiene medios de comunicación vibrantes, diversos y pluralistas, cada vez que Putin invita a una conferencia de prensa (especialmente de varias horas de duración), él sabe que se le harán preguntas difíciles y desagradables. Pero como él, a diferencia de la mayoría de los líderes occidentales, puede responderlas inteligentemente, no les teme. En cuanto a Dmitrii Peskov y Maria Zakharova, lo han escuchado todo miles de millones de veces durante los últimos años, incluidas a menudo “preguntas” (acusaciones, realmente) ridículamente sesgadas, mal informadas y absolutamente ridículas de los cuerpos de prensa-prostituta occidentales en Rusia.

De tal manera que sí, Rusia podría, en teoría, tomar represalias arrestando a ciudadanos estadounidenses en Rusia (u organizando provocaciones al estilo de la Guerra Fría) o secuestrándolos en el extranjero (Rusia tiene fuerzas especiales capacitadas para este tipo de operación). Pero es poco probable que esto produzca resultados significativos y crearía una pesadilla de relaciones públicas para el Kremlin.

La verdad es que en la mayoría de estos casos siempre llegamos a la dicotomía fundamental: por un lado, tenemos un estado canalla enloquecido de arrogancia imperial, la arrogancia y la ignorancia grosera (por ejemplo, EE. UU. Y / o Israel), mientras que por el otro tenemos estados que intentan mantener un orden internacional civilizado (Rusia, China, Irán, etc.). Esta es, por necesidad lógica, una lucha desigual en la que los delincuentes casi siempre tendrán la ventaja.

[Barra lateral: aquí quiero abordar una falacia lógica que escucho regularmente en Occidente: cuando un sistema político demuestra ser más fuerte o más capaz de sobrevivir que otro, esto supuestamente demuestra que el estado más fuerte también es de alguna manera “superior”. Este es el argumento utilizado por quienes afirman que la Unión Soviética “perdió la Guerra Fría” y que “el capitalismo ha demostrado ser mucho más sostenible / eficiente que el comunismo”. Esto no tiene sentido, al menos por dos razones: primero, la URSS no “perdió” la Guerra Fría: el PCUS y la Nomenklatura gobernante soviética decidieron romper la URSS (¡en contra de la voluntad del pueblo!) Y, segundo, el hecho es que la Unión Soviética estaba malgastando su riqueza en todo el planeta, mientras que Estados Unidos ha estado robando a ciegas por todo el planeta. ¿Cómo se puede comparar a ambos? Finalmente, me permito esta metáfora para aclarar mi punto: si encerramos a un ser humano y a una hiena en una pequeña celda vacía para ver quién sobrevivirá, podemos estar bastante seguros de que la hiena matará de manera inmediata y muy “efectiva” al humano y se lo comerá. ¿Esa “victoria” demuestra de alguna manera la “superioridad” de la hiena? ¡Por supuesto no! Por un lado, el capitalismo implica un crecimiento infinito en un entorno finito, que es exactamente lo que hace un tumor maligno para mantenerse con vida, lo cual evidentemente no es sostenible. Entonces, ¿vamos a comparar un sistema político, el comunismo, que no se basa en el crecimiento y que, por lo tanto, es sostenible, y que extendió su riqueza en todo el planeta con uno basado en el “robo de carreteras” (internacional)? por asi decirlo, tómado del propio Paul Craig Roberts, quien recientemente declaró inequívocamente que “el capitalismo estadounidense se basa en el saqueo“). Sí, el sistema soviético estaba fundamentalmente podrido, profundamente disfuncional e ineficaz (¡solo imbéciles o ignorantes lo negarían!), Pero no fue de ninguna manera “derrotado” por Occidente ni el capitalismo es “mejor” o “superior” (lo que sea que eso signifique) al comunismo (más sobre esto aquí si estás interesado).]

Por todas estas razones, realmente no hay mucho que Rusia (o China) puedan hacer para mejorar esta situación, aparte de publicar una advertencia oficial al pueblo ruso advirtiendole que si viajan al extranjero deben tener en cuenta que “las agencias de inteligencia de EE. UU. continúan su cacería de rusos alrededor del mundo“. También hicieron pública la lista de países que tienen tratados de extradición con los Estados Unidos: Australia, Austria, Albania, Antigua y Barbuda, Argentina, Bahamas, Barbados, Belice, Bélgica, Bulgaria, Bolivia, Brasil, Reino Unido, Hungría, Canadá, Colombia , Congo, Costa Rica, Cuba, República Dominicana, Dinamarca, República Dominicana, Egipto, Dominica, Grecia, Guyana, Haití, Guatemala, Alemania, Honduras, Grecia, Israel, India, Jordania, Irak, Irlanda, Islandia, Italia, Kenia, Letonia, Lesotho, Liberia, Lituania, Venezuela, Zambia, Zimbabwe, Liechtenstein, Luxemburgo, Malawi, Malasia, Malta, Mauricio, Islas Marshall, México, Micronesia, Mónaco, Myanmar, Nauru, Nigeria, Países Bajos, Nicaragua, Nueva Zelanda, Noruega, Pakistán, Palau, Panamá, Papua Nueva Guinea, Paraguay, Perú, Polonia, Portugal, Rumania, El Salvador, San Marino, Suazilandia, Seychelles, San Vicente y las Granadinas, Santa Lucía, Singapur, Eslovaquia, Eslovenia, Islas Salomón, Surinam, Sierra Leona, Tailandia, Tanzania, Tonga, Trini papá y Tobago, Tuvalu, Turquía, Uruguay, Filipinas, Finlandia, Francia, República Checa, Chile, Suiza, Suecia, Sri Lanka, Ecuador, Estonia, Sudáfrica, Corea del Sur, Jamaica y Japón.

El MoFA (Ministerio de Asuntos Extranjeros, por sus siglas en inglés, ndt) concluyó advirtiendo que “el Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia insta a todos los ciudadanos rusos que planean viajes al extranjero a sopesar cuidadosamente todos los riesgos, especialmente si hay razones para asumir la posibilidad de que los organismos de aplicación de la ley estadounidenses presenten demandas contra ellos“.

Todo riesgo por cuenta del comprador del boleto de avión, ¿verdad?

Conclusión: empeorará mucho antes de mejorar

Primero, debemos recordar siempre que los secuestros son solo la última manifestación de un patrón general de delincuencia de los Estados Unidos. La actitud es generalizada, y los ciudadanos estadounidenses no están libres de este clima de delincuencia. Otro buen ejemplo son los sobornos directos ofrecidos a los capitanes de barcos de Irán, para que naveguen sus crudos transportistas a algún lugar donde EE. UU. literalmente pueda piratear al transportista. Recuerda la sorprendente confesión del propio Pompeo: “mentimos, engañamos, robamos …”. ¿Te recuerda la gloria del experimento estadounidense?

Usted no?

Entonces aquí hay un repaso rápido:

Casi puede reescribirse y completarse así: mentimos, engañamos, robamos, secuestramos, sobornamos, extorsionamos, pirateamos, amenazamos y luego les decimos a todos lo excepcionalmente moralmente superiores que somos.

Sin embargo, se ha cruzado un cierto límite. Es como si su propia creencia en su propia superioridad moral se hubiera invertido en la medida en que su propia superioridad moral es tan grande y tan segura, que les es permitida cualquier pequeño acto de delincuencia. Esto no cambiará a corto plazo e incluso el viajero más inocente debe tener conocimiento de esto. Es por eso que los chinos ahora se preguntan abiertamente si enviar estudiantes chinos a los Estados Unidos es una buena idea después de todo.

Entonces, lo primero que tenemos que aceptar es que este patrón de matanza no se detendrá, en todo caso, se expandirá.

En segundo lugar, también debemos darnos cuenta de que no hay buenas opciones para los rusos o los chinos. De hecho, esto es normal: los actores civilizados a menudo se ven “desarmados”, por así decirlo, por matones, sociópatas y delincuentes. Con el tiempo, sin embargo, la delincuencia siempre es contraproducente porque está inevitablemente vinculada a la alucinación de la impunidad. En cuanto a los estados civilizados, si bien es cierto que se encuentran en una desventaja fundamental cuando se enfrentan a matones incivilizados, finalmente, con el tiempo prevalecen aunque solo sea porque todos siempre terminan hartos y disgustados con los matones. Finalmente, si bien la delincuencia puede parecer atractiva para las personas con inclinaciones sociópatas, la mayoría de los seres humanos necesitan un ideal más elevado que el consumo desenfrenado para inspirarlos. El comunismo tenía (y diría, todavía tiene) esta habilidad. El capitalismo no.

Sin embargo, en el futuro previsible, solo podemos esperar más de lo mismo. Gracias a los incesantes esfuerzos de Obama y Trump, el imperio se derrumba aún más rápido de lo normal y podemos esperar que la secuencia actual de derrotas humillantes para los EE. UU. (Y, por supuesto, ¡Israel, que tiene que lamer sus propias heridas humillantes!) continuará y que los EE. UU. (¡y, por supuesto, Israel!) tendrán que encontrar más objetivos pequeños (ya sean secuestros a ciudadanos rusos o edificios vacíos en Siria) para secuestrar o destruir y sentirse poderosos nuevamente.

Esto es repugnante, asqueroso y simplemente estúpido.

Pero no hay nada que Rusia (o China) puedan hacer para detenerlos, al menos no en el futuro previsible.

El saker

QNavy

QAnon Rally After Show

Previous article

In One Simple Statement The Patriots Just Countered The Recession Push, Brilliant- Episode 1967a

Next article

You may also like

Comments

Comments are closed.