Amérique du Sud

Ecuador – y la ola de asesinatos del FMI

0

Peter Koenig, 13 octubre 2019

Durante casi 40 años, el FMI ha manipulado y abusado su control sobre la economía occidental a través del sistema monetario occidental basado en el dólar y ha destruido brutalmente una nación tras otra, matando así a cientos de miles de personas. Indirectamente, por supuesto, ya que el FMI no utilizaría pistolas ni bombas tradicionales, sino instrumentos financieros letales: matan de hambre, por estrangulamiento económico, evitan que los equipos médicos y los medicamentos indispensables ingresen a un país, incluso evitando que se importen alimentos o importándolos a precios horrendos, que solo los ricos pueden pagar.

La última víctima de este horrible plan del FMI es Ecuador. Para empezar, se debe saber que desde enero de 2000, la economía de Ecuador está 100% dolarizada, felicitaciones al FMI (igualmente completamente controlado por el Tesoro de los Estados Unidos, por la fuerza de un veto absoluto). Los otros dos países latinoamericanos totalmente dolarizados son El Salvador y Panamá.

El Wall Street Journal declaró recientemente que Ecuador “tiene la desgracia de ser un productor de petróleo con una economía ‘dolarizada’ que utiliza la moneda estadounidense como moneda de curso legal”. El diario agregó: “la apreciación del dólar estadounidense frente a otras monedas ha disminuido las exportaciones netas de productos no petroleros de Ecuador, lo que, junto con la volatilidad de los precios del petróleo, está limitando el potencial de crecimiento económico del país “.

A partir de mediados de la década de 1990, que culminó alrededor de 1998, Ecuador sufrió una grave crisis económica, como resultado de las calamidades climáticas y las manipulaciones corporativas y bancarias de los precios del petróleo en los Estados Unidos (la gasolina es el principal producto de exportación de Ecuador), lo que resultó en quiebras bancarias masivas e hiperinflación. La economía de Ecuador en ese momento se había semi-dolarizado, como la de la mayoría de los países latinoamericanos, es decir, Perú, Colombia, Chile, Brasil, y así sucesivamente.

La “crisis” fue una gran oportunidad para que Estados Unidos, a través del FMI, tomara el control total de la economía ecuatoriana (gasolina), dolarizándola al 100%. El FMI propagó la misma receta para Ecuador como lo hizo diez años antes para Argentina, a saber, la dolarización total de la economía para combatir la inflación y lograr la estabilidad económica y el crecimiento. En enero de 2000, el entonces presidente Jorge Jamil Mahuad Witt, del “Partido de la Democracia Popular”, o la Unión Demócrata Cristiana Ecuatoriana (equivalente al CDU alemán), declaró el dólar estadounidense como la moneda oficial de Ecuador, reemplazando a su propia moneda, el Sucre

Adoptar la moneda de otro país es un absurdo y sólo puede traer fracaso. Y así sucedió, casi hasta el día de hoy, 10 años después de que Argentina fuera forzada por los mismos villanos liderados por Estados Unidos a revaluar su peso a la par con el dólar estadounidense, sin fluctuaciones permitidas. La misma razón (“crisis económica”, hiperinflación), el mismo propósito: controlar las riquezas del país: el fracaso absoluto resultó como fué preprogramado. ¿Es que Ecuador no aprendió de la experiencia argentina y convirtió su moneda a dólares estadounidenses en el mismo momento en que la economía argentina colapsaba debido a la dolarización? – Eso no sólo es un fraude, sino un fraude planificado.

Los bienes y servicios ecuatorianos cotizados en dólares se volvieron inasequibles para los locales y poco competitivos para las exportaciones. Esto condujo a disturbios sociales, lo que resultó en un popular “golpe”. El presidente Mahuad fue eliminado, tuvo que huir del país y fue reemplazado por Gustavo Noboa, del mismo partido de la CDU (2000 – 2003). Desde entonces, el dólar siguió siendo controvertido entre la población ecuatoriana. El intento silencioso del presidente Rafael Correa de regresar al Sucre fue respondido por un intento de golpe policial organizado por la CIA el 30 de septiembre de 2010.

En 2017, la CIA / NED (National Endowment for Democracy) y el Departamento de Estado de EE. UU. iniciaron el llamado cambio de régimen “suave”. Instaron (muy probablemente obligaron) a Rafael Correa a abstenerse de postularse nuevamente para presidente, como la gran mayoría de los ecuatorianos le pidieron que hiciera. Esto habría requerido una enmienda constitucional que probablemente habría sido fácilmente aceptada por el Parlamento. En cambio, hicieron que Correa respaldara a su ex vicepresidente (2007-2013) Lenin Moreno, que participaba en la misma plataforma de Correa, la alianza socialista PAIS. Por lo tanto, se esperaba que continuara en la línea de Correa, con las mismas políticas socioeconómicas.

Menos de un año después, Moreno cambió de rumbo, se convirtió en un traidor directo a su país y a las personas que votaron por él. Convirtió la economía ecuatoriana a la doctrina neoliberal: privatizando todo, robando el dinero de los sectores sociales, privando a las personas del trabajo, reduciendo drásticamente los servicios sociales y convertiendo una economía excedente de enormes ganancias sociales en una de pobreza y miseria.

El presidente Correa dejó al país una deuda modesta de alrededor del 40% del PIB al final de su presidencia en 2017. Una relación deuda / PIB que no significaría un problema en ninguna parte del mundo. Compare esto con la deuda de los EE. UU. respecto al PIB: 105% en términos actuales y aproximadamente 700% en términos de obligaciones no satisfechas (valor presente neto del total de obligaciones pendientes). No había absolutamente ninguna razón para pedir ayuda al FMI. El FMI, el brazo largo del Tesoro de los Estados Unidos, “compró” su camino hacia el Ecuador neoliberal de Moreno, coincidiendo con el desalojo de Julian Assange de la embajada ecuatoriana en Londres.

El préstamo del FMI de US $ 4,2 mil millones aumenta la relación deuda / PIB en un 4% y trae a cambio la miseria social y la agitación, y eso, como de costumbre, a un costo inimaginable, para los economistas neoliberales son meras “externalidades”. Fue prácticamente un “regalo” de los Estados Unidos por la traición de Moreno, por haber acercado a Assange a la custodia estadounidense. Lo que la mayoría de la gente desconoce es que, al mismo tiempo, Moreno perdonó US $ 4.5 mil millones en multas, intereses y otras cuotas a grandes corporaciones y oligarcas, lo que descapitalizó el tesoro del país. El monto de las obligaciones fiscales corporativas canceladas es casi equivalente al préstamo del FMI, lo que lleva a grandes sectores de la población ecuatoriana a una mayor miseria.

Además, bajo pretextos erróneos, permitió a Moreno aplicar políticas neoliberales, todas aquellas que generalmente se presentan como condiciones draconianas con los préstamos del FMI y que eventualmente benefician solo a una pequeña élite en el país, pero permiten que los bancos y las corporaciones occidentales ordeñen aún más el sistema social de los países.

Según un informe del Centro de Investigación Económica y Política (CEPR), un laboratorio de ideas en materia económica en Washington en 2017, la economía ecuatoriana funcionaba bastante bien bajo el liderazgo de 10 años de Rafael Correa (2007 – 2017). El país había mejorado significativamente sus indicadores clave: el crecimiento promedio anual del PIB era de 1.5% (0.6% promedio de los últimos 26 años); la tasa de pobreza disminuyó en un 38%, la pobreza extrema en un 47%, un múltiplo de la reducción de la pobreza en los diez años anteriores, gracias a un crecimiento distributivo horizontal; la desigualdad (coeficiente de Gini) cayó sustancialmente, de 0.55 a 0.47; el gobierno duplicó el gasto social de 4.3% en 2006 a 8.6% en 2016; triplicó el gasto en educación del 0.7% al 2.1% con un aumento correspondiente en la matrícula escolar; aumentó las inversiones públicas del 4% del PIB en 2006 al 10% en 2016.

Ahora, Moreno está en el proceso de revertir estos logros. Solo seis meses después de contratar los préstamos del FMI, ya ha tenido mucho éxito. La protesta pública se puede escuchar internacionalmente. Quito es asediada por decenas de miles de manifestantes, que aumentan constantemente a medida que un gran número, de las decenas de miles, de indígenas que vienen de la región amazónica de Ecuador y los Andes a Quito para expresar su descontento con su presidente traidor. La tiranía del gobierno es rampante. Moreno declaró un estado de emergencia de 60 días, con toque de queda y un país militarizado. Como consecuencia, Moreno trasladó la Administración del Gobierno a Guayaquil y ordenó una de las represiones policiales y militares más severas que Ecuador haya conocido, resultando en diez días al menos 7 personas asesinadas, alrededor de 600 heridos y alrededor de 1,000 personas arrestadas.

Las protestas están dirigidas contra el infame Decreto 883 del Gobierno, que dicta importantes reformas sociales, incluido un aumento en los precios del combustible en más del 100%, que se refleja directamente en el transporte público, así como en los precios de los alimentos; privatización de los servicios públicos, provocando despidos incontables, incluidos unos 23,000 empleados del gobierno; un aumento en los impuestos al valor agregado, todo parte del llamado “paquetazo”, impuesto por el FMI. Los manifestantes le gritaron a Moreno, “Fuera asesino, fuera”. ¡Fuera, asesino, salga! – ¿Tendrán éxito?

Las armas del FMI son deuda innecesariamente impuesta, privatización forzada de servicios sociales y activos públicos como ferrocarriles, carreteras y, lo peor de todo, servicios de salud, educación, suministro de agua y alcantarillado. El desempleo aumenta, la pobreza extrema se dispara, las tarifas de los servicios públicos (agua, electricidad, transporte) aumentan, a menudo exponencialmente, privando a las personas de mudarse cerca del trabajo o buscar un nuevo empleo en otro lugar. Las enfermedades que de otro modo podrían haber sido curables, como los cánceres, bajo el nuevo régimen carecen de medicamentos. Los pacientes mueren prematuramente. La depresión provoca un rápido aumento de las tasas de suicidio, como lo ha observado la revista médica británica Lancet en muchos países oprimidos por el FMI, pero especialmente en Grecia.

Los objetivos son principalmente aquellas naciones que no quieren doblegarse al dictado de Washington, y aún más aquellas con recursos naturales codiciados por los occidentales, o países que se encuentran en ubicaciones geográficas estratégicas, donde la OTAN quiere establecerse u obtener un punto de apoyo más fuerte, es decir, Grecia. El FMI a menudo recibe ayuda del Banco Mundial. El primero proporciona, o más bien coacciona, a un país “con deudas” para que acepte los llamados paquetes de rescate, miles de millones de dólares en préstamos, a tasas de interés exorbitantes de “alto riesgo”, con condiciones mortales.

El último, el BM, generalmente vendría con préstamos, también llamados eufemísticamente “cheques en blanco”, para ser desembolsados ​​contra una matriz de condiciones cumplidas, de reformas económicas, privatizaciones. Nuevamente, todo generalmente resulta en despidos masivos del gobierno, desempleo, pobreza. De hecho, tanto el enfoque del FMI como el del Banco Mundial son similares y a menudo se superponen: imponen un “ajuste estructural” (ahora disfrazado con diferentes nombres), para robar los recursos y la soberanía de un país, al hacerlos dependientes de las instituciones financieras que pretenden para ayudarlos.

Los tres casos más recientes y flagrantes de interferencia del FMI fueron Grecia, Ucrania y Argentina. Grecia fue doblemente destruida, una vez por sus hermanos y hermanas de la no Unión Europea que los chantajeó para quedarse con el euro, en lugar de salir de él y convertirse a su moneda local y recuperar la soberanía financiera.

Ucrania, posiblemente el país más rico en términos de recursos nacionales y con un enorme potencial agrícola debido a su suelo fértil, se le “cambió de régimen” por un golpe sangriento, la masacre de Maidan en febrero de 2014, instigado y planeado por la CIA, la UE y OTAN y llevado a cabo a través de la mismísima embajada de los Estados Unidos en Kiev. Todo esto fue planificación a largo plazo. ¿Recuerda que Victoria Nuland se jactó de que Estados Unidos ha gastado más de 5 mil millones de dólares en los últimos cinco años para lograr un cambio de régimen y convertir a Ucrania en un país completamente democrático y prepararlo para ingresar a la Unión Europea?

Los aliados occidentales pusieron un gobierno nazi en Kiev, crearon una “guerra civil” con la parte oriental de Rusia alineada con Rusia, el Donbass. Miles de personas fueron asesinadas, millones huyeron del país, principalmente a Rusia, la deuda del país se fue a las nubes y, en su momento, el FMI aprobó en diciembre de 2018 un Acuerdo Stand-By de 14 meses para Ucrania, con un desembolso inmediato de US $ 1.4 mil millones. Esto está totalmente en contra de la propia Constitución del FMI, ya que no permite préstamos a un país en guerra o conflicto. Ucrania fue una “excepción”, dictada por los Estados Unidos. La culpa del fiasco ucraniano en constante cambio y escalada se le dió Rusia.

Otra víctima del FMI es Argentina. En diciembre de 2015, a través de elecciones fraudulentas, Washington puso a un secuaz neoliberal en la Presidencia, Mauricio Macri. Llevó a cabo reformas económicas y laborales por decreto y en los primeros 12 meses en el cargo, aumentó el desempleo y la pobreza de alrededor del 12% que heredó de su predecesora, Christine Kirchner, a más del 30%.

A los 15 años de los gobiernos de Kirchner, Argentina se recuperó en gran medida del colapso de 2000/2001/2002, acumulando una reserva saludable. No había necesidad de llamar al FMI al rescate, excepto si era una condición previa para que Macri se convirtiera en presidente. En septiembre de 2018, Argentina contrató del FMI el préstamo más grande jamás otorgado por el FMI de 57.100 millones de dólares, que se desembolsará durante un período de tres años, hundiendo a Argentina en una situación de deuda casi irrecuperable.

Las Organizaciones de Bretton Woods, el Banco Mundial y el FMI, fueron creadas en 1944 precisamente por esa razón, para esclavizar al mundo, particularmente a los países ricos en recursos. El propósito de estas llamadas instituciones financieras internacionales, previó un poder de veto absoluto a los Estados Unidos, lo que significa que están haciendo la licitación del Tesoro de los Estados Unidos. Fueron creados bajo la Carta de las Naciones Unidas por un buen disfraz, y van a trabajar mano a mano con el sistema monetario fiduciario creado en 1913 por la Ley de la Reserva Federal. El pretexto era monitorear las monedas occidentales “convertibles” que se suscribieron al estándar de oro también recientemente modificado (1 onza troy [31.1 gramos] de oro = US $ 35), también establecido durante la Conferencia de Bretton Woods en 1944.

Ambas organizaciones comenzaron a prestar dinero, el Fondo Marshall, administrado por el Banco Mundial en la década de 1950, para la guerra devastada en Europa, avanzando gradualmente hacia el desarrollo económico de los países del “Tercer Mundo” y, finalmente, en la década de 1980 mostrando sus cabezas malvadas al introducir el doctrinas neoliberales del Consenso de Washington a nivel mundial. Es un milagro cómo logran arrojar tanta miseria, literalmente sin oposición durante los últimos 30 a 40 años, en todo el mundo. ¿Por qué no se los detiene y desmantela? – La ONU tiene 193 miembros; solo una pequeña proporción de ellos se beneficia de los delitos financieros del FMI-BM. ¿Por qué la gran mayoría, también víctimas potenciales, permanecen en silencio?

Peter Koenig es economista y analista geopolítico. También es especialista en recursos hídricos y medioambientales. Trabajó durante más de 30 años con el Banco Mundial y la Organización Mundial de la Salud en todo el mundo en los ámbitos del medio ambiente y el agua. Da conferencias en universidades de los Estados Unidos, Europa y América del Sur. Escribe regularmente para Global Research; ICH; RT; Sputnik; PressTV; El siglo 21; Greanville Post; TeleSUR; The Saker Blog, New Eastern Outlook (NEO); y otros sitios de internet. Es autor de Implosion, un thriller económico sobre guerra, destrucción ambiental y avaricia corporativa, ficción basada en hechos y en 30 años de experiencia del Banco Mundial en todo el mundo. ¡También es coautor de The World Order and Revolution! – Ensayos de la resistencia.
Peter Koenig es investigador asociado del Centro de Investigación sobre Globalización.

QNavy

Benjamin Fulford Report (Excerpt): “Historic Changes Unfold” — October 14, 2019

Previous article

Standards in Sexuality Education by World Health Organization

Next article

You may also like

Comments

Comments are closed.