South America

Fé Ortodoxa: Acerca del trabajo misionario.

0

Articulo Original: Oriental Review

Autor: Padre Andrei Tkachev

Un sacerdote fué invitado a una escuela para hablar con los niños. Mientras caminaba por el pasillo hacia el auditorio, el director le dice al sacerdote: “Dígales que se porten bien, dígales que no fumen durante los descansos, que no intercambien sms durante las lecciones, que no escriban palabras sucias en las paredes con marcadores”. . “

Un sacerdote fué invitado a hablar en el ejército. Mientras caminaba por el patio de ejercicios hasta la sala de reuniones, el oficial le dice al sacerdote: “Dígales que cumplan las órdenes de sus comandantes sin murmurar, que tengan cuidado con sus armas, dígales que no se escabuyan a la aldea para buscar alcohol ilegal” , diles a los soldados mayores que no molesten a los más jóvenes “.

Los padres traen a sus hijos a la confesión. Les dicen: “Asegúrate de decirle a Batiushka que no escuchas a tu madre y a tu padre”. Luego le dicen al sacerdote: “Repréndalo por ser tan travieso, dígale que coma lo que le dan, dígale que no discuta con nosotros, que nos escuche”.

No importa a dónde vaya el sacerdote o quién lo traiga, todos quieren que la obediencia aumente en el mundo. Nadie parece preocuparse por el aumento de la oración y el conocimiento de Dios. Principalmente, dános obediencia. Arquímedes necesitaba una palanca y un pivote para mover el mundo. Los jefes y comandantes de todo tipo parecen ver en los sacerdotes una palanca para girar los cerebros de sus subordinados en la dirección de la obediencia. Esto no está bien.

La gente a menudo critica a la Iglesia prerrevolucionaria en Rusia por haber estardo demasiado ligada al régimen monárquico, diciendo que la Iglesia se convirtió en uno de los principales apoyos del régimen. Dicen que la Iglesia sufrió tan cruelmente después de la revolución porque el régimen que apoyaba y respaldaba había caído. Quizás haya algo de verdad en esto, pero hoy en día quieren lo mismo: el apoyo y el respaldo de la Iglesia. La gente no está buscando la Iglesia en la Iglesia, sino más bien ciertas funciones que están lejos de ser básicas. Todo gobierno puede tener la tentación de tener una relación de consumo con la Iglesia de su país. “Ayúdanos a luchar contra la drogadicción, dile a la gente que no se rebele, ayuda a los pobres a vivir con paciencia hasta que mueran y no te atrevas a decirnos qué hacer”.

Los dueños de esclavos eran misioneros clarividentes demoníacos. Conscientemente bautizaron a sus esclavos para que el tío Tom viviera humildemente en su cabaña de paja componiendo sus “espirituales”, y que tomara su cuchillo solo con el propósito de cortar las frutas en el momento de la cosecha. Quizás la Iglesia rusa prerrevolucionaria realmente tuvo la culpa, pero no olvidemos que cada Iglesia en cualquier país cristiano está bajo la misma amenaza.

Dios debe ser amado no por lo que da. Dios debe ser amado como Dios, y no como un patrocinador. Los mejores hijos de Israel antes de la venida de Cristo entendieron que la Torá debe leerse y estudiarse no “por”, sino “por el bien de” la dulzura de la Torá misma.

Conocemos las palabras de Cristo en los Evangelios: tendré misericordia y no sacrificio (Mt. 9:13). Estas palabras se citan del libro del profeta Oseas, y continúan: porque deseaba misericordia y no sacrificio; y el conocimiento de Dios más que holocaustos (Oseas 6: 6). El conocimiento de Dios es un recuerdo de Él, que se esfuerza por transfomarse por el estudio incesante y la práctica de su palabra, y el cumplimiento de sus mandamientos. La obediencia de los más jóvenes a los mayores y la subordinación a los responsables, la misericordia, la justicia y la fidelidad en el matrimonio, todos estos son solo los frutos de conocer a Dios. No podemos buscar los frutos sin primero cultivar y regar las raíces. Cuando los pecados aumentan, el Señor está listo para juzgar a los habitantes de la tierra, porque no hay verdad, ni misericordia, ni conocimiento de Dios en la tierra (Oseas 4: 1).

Todos los profetas hablan del Mesías, incluso si no siempre vemos esto o lo entendemos. Todos los profetas verdaderamente con una verdad en la boca y un corazón dicen: Entonces lo sabremos, si seguimos tratando de conocer al SEÑOR: su salida está preparada como la mañana; y vendrá a nosotros como la lluvia, como la lluvia tardía y anterior sobre la tierra (Oseas 6: 3). No necesitamos pensar que este ferviente clamor es dirigido solo a las personas del Antiguo Testamento. No necesitamos pensar que nosotros, los del Nuevo Testamento, que creemos en Cristo, no tenemos nada más que saber, y podemos contentarnos con leer el Credo. Todos los que saben que Dios existe están obligados a adquirir conocimiento del Señor, a buscarlo desde temprano en la mañana hasta tarde en la noche. Además, los hijos del Evangelio deberían estar aún más inflamados de sed de gracia que los hijos de la Ley. Las palabras de Isaías y Oseas deberían estar más cerca de nosotros que de los contemporáneos de los profetas.

La historia del mundo cristiano es la historia de las dramáticas interrelaciones entre Dios y su nuevo pueblo. El Señor eligió y levantó a personas desconocidas hasta ahora que estaban sentadas en la oscuridad histórica. El Señor se les dio a sí mismo, y fue bueno para ellos, siempre que él fuera su principal riqueza. Cuando quisieron hacer de su Gracia su propiedad privada, o comenzaron a jactarse de sus dones como si se los hubieran ganado, Él apartó su rostro de ellos. También podría enojarse con las personas que prestaban excesiva atención al arte religioso (talla de piedra, oro de la iglesia, hermosos cantos, teología complicada) y se olvidaban de Dios como el Centro, el corazón, la Fuente. Se encantaron con los rayos y olvidaron al sol, por decirlo brevemente. Esto no era conocimiento de Dios, sino un engaño cultural florido que creció en el lugar donde una vez estuvo el conocimiento de Dios. Entonces se cumplieron las palabras del profeta: Mi pueblo es destruido por falta de conocimiento: porque ha rechazado el conocimiento, yo también te rechazaré, para que no seas mi sacerdote (Oseas 4: 6).

Todo esto le sucedió a los judíos, pero no solo a ellos. Estos procesos se ven simplemente en su historia como en una matriz. Más tarde, los mismos procesos se repitieron muchas veces en la historia de varias naciones que habían llegado a conocer a Dios.

Un sacerdote invitado a una escuela o unidad del ejército ya es una mejora. Tampoco hay nada malo en pedirle que influya en los subordinados con el objetivo de mejorar su disciplina. Dejemos que lo pidan. Pero, sin embargo, que el sacerdote sea consciente que su deber primordial es hablar con la gente acerca de Dios. La mejora en la disciplina será un subproducto del brillante conocimiento del Señor Jesucristo. Y es tarea principal del sacerdote transmitir este brillante conocimiento, Porque los labios del sacerdote deben mantener el conocimiento, y deben traer la ley en su boca: porque él es el mensajero del SEÑOR de los ejércitos (Mal. 2: 7).

Un sabio misionero dijo: “Cuando hables con un hereje, no hables contra él, sino por encima de él”. No logramos nada hablando en contra de ellos, porque, aunque solo sea por instinto de supervivencia, una persona discutirá, se defenderá y no estará de acuerdo. Pero si en lo más profundo de nuestra conciencia eclesiástica somos ricos en lo que los que se han separado de la Iglesia no poseen y no pueden poseer, entonces deberíamos poder mostrarles alturas en las que aún no han pensado; deberíamos mostrarles un tesoro que aún no han visto.

Es lo mismo con los oyentes comunes. Poco beneficio se saca de los comandos de regurgitación que comienzan con “no”: “No jurar, no fumar, no pecar, no ofender”. Somos directores de coro. No podemos decir: “No desafines”. Tenemos que mostrar un tono puro. Junto con las palabras “no” también debe estar el llamado positivo a conocer la verdad, y la verdad te hará libre (Jn. 8:32). Busca a Dios, y tu alma vivirá (Sal. 68:37).

En otras palabras, “Vamos a Él, y no a Sus dones; a él mismo, y no a sus cualidades; ascendamos hacia arriba y dejemos de extendernos en un plano”.

QNavy
QNavy is a pool a 3 former Navy Officers, U.S. Navy & French Navy, who served proudly their countries, specialized in conflict analysis as per their respective skills & experience on Special Ops. #NavyVetUnited

China Still Killing Prisoners in Horrifying Organ Trade

Previous article

PT — COVID-19: Guia de Sobrevivência

Next article

You may also like

Comments

Comments are closed.