South America

SP — LARRY ROMANOFF — Campos de prisioneros de guerra en América — June 01, 2020

0

Campos de prisioneros de guerra en América

Por Larry Romanoff

1 de junio de 2020

ENGLISH  ESPAÑOL 

Esta historia tiene todos los requisitos para calificarla de teoría de la conspiración, y puede que no tenga sentido para usted sin tener algunos antecedentes del contexto.

Antes de que los EE.UU. entraran en la Primera Guerra Mundial, se desató durante años una enorme campaña propagandística anti-alemana por la Comisión de Creel, encabezada por Walter Lippman y Edward Bernays, este último sobrino de Sigmund Freud. (1) (2) La literatura pública atacó todo lo alemán en América, incluyendo escuelas e iglesias. En muchas escuelas se prohibió enseñar el idioma alemán a los “americanos puros”, y se instó a los administradores a despedir a “todos los maestros desleales”, es decir, a todos los alemanes. Los nombres de innumerables pueblos y ciudades fueron cambiados para eliminar su origen alemán: Berlín, Iowa, se convirtió en Lincoln, Iowa. Los alimentos y nombres de alimentos alemanes fueron purgados de los restaurantes; el sauerkraut se convirtió en “col de la libertad”, los perros salchicha se convirtieron en “perros de la libertad”, y los pastores alemanes se convirtieron en “alsacianos”.

Se ordenó a todas las orquestas americanas que eliminaran de sus interpretaciones cualquier música de compositores clásicos alemanes, como Beethoven, Bach y Mozart. Las bibliotecas públicas eliminaron y (la mayoría de las veces) quemaron todos los libros de autores, filósofos e historiadores alemanes. En algunos estados, el uso del idioma alemán estaba prohibido en público y por teléfono. Los profesores alemanes fueron despedidos de sus universidades, a los periódicos locales en lengua alemana o de propiedad alemana se les negaron los ingresos por publicidad, se les acosó constantemente y a menudo se les obligó a cerrar. Los patrióticos Boy Scouts of America contribuyeron al esfuerzo quemando regularmente paquetes de periódicos alemanes que estaban a la venta, y los alemanes eran insultados y escupidos regularmente por otros ciudadanos. Los alemanes fueron obligados a unirse en reuniones públicas y a denunciar a Alemania y a sus líderes, fueron obligados a comprar bonos de guerra y a declarar públicamente su lealtad a la bandera de los Estados Unidos.

A medida que la retórica alcanzaba niveles peligrosos, la histeria y la violencia anti-alemana aumentaban proporcionalmente. Muchos alemanes fueron sacados por la fuerza de sus casas, a menudo arrancados de sus camas durante la noche, sacados a la calle y desnudados, golpeados y azotados, y luego obligados a arrodillarse y besar la bandera americana. Muchos fueron alquitranados y emplumados, y luego obligados a dejar sus ciudades o sus pueblos. Algunos fueron linchados en los árboles. Sacerdotes y pastores eran arrastrados de sus iglesias y golpeados por dar sermones en alemán.

German prisoners of war in the United States - Wikipedia

Distribución de los principales Campos de Concentración en todos los Estados Unidos, 1944. (Foto del Ejército de los EE.UU.)

Los editores de los periódicos gritaban que todos los alemanes eran espías que envenenaban los suministros de agua de los Estados Unidos o infectaban los envíos médicos de los hospitales, y que la mayoría “deberían ser sacados al amanecer y fusilados por traición”. Los congresistas recomendaron colgar o ejecutar de alguna otra manera a todos los alemanes de América, los gobernadores de los estados instaron al uso de pelotones de fusilamiento para eliminar “el elemento desleal” de todo el estado. El Secretario de Marina, Josephus Daniels, declaró que los americanos “pondrían el temor de Dios en los corazones” de esa gente. La mayoría de los estadounidenses son conscientes de que, durante la histeria nacional de la Segunda Guerra Mundial, el gobierno de los EE.UU. obligó a más de 100.000 japoneses nacidos en los EE.UU. a entrar en campos de concentración, pero la historia ha borrado el hecho de que muchos más alemanes fueron internados en campos de concentración en los EE.UU., antes y durante la Primera Guerra, y en todos los casos se les confiscaron todos sus bienes.

Con todo esto y mucho más, América era un semillero de odio para toda la población alemana. Después de la Segunda Guerra Mundial, Alemania fue ampliamente acusada de usar propaganda contra los judíos, mientras que nuestros libros de historia han resaltado la masiva e indeciblemente malvada tormenta de propaganda de odio en América contra los alemanes, antes y durante la Segunda Guerra Mundial. Hubo miles de carteles y artículos que contenían descripciones espeluznantes de falsas atrocidades, artículos de periódicos, caricaturas y mucho más, pero el registro histórico de ese tapiz de años de mentiras y odio ha sido bastante bien enterrado. Es posible encontrar copias en Internet de muchos carteles de tiempos de guerra, pero esa colección ha sido bien blanqueada con prácticamente todas las producciones genuinamente malignas y sucias aparentemente perdidas para la historia. La narrativa actual de los libros de historia descartaba todo esto como “un uso innovador de las artes gráficas para fomentar el patriotismo”, pero lo que se estaba fomentando era el odio y no el patriotismo.

La propaganda incitó un intenso odio hacia todo lo alemán, para facilitar la entrada de EE.UU. en la Primera Guerra Mundial. No fue diferente durante la Segunda Guerra Mundial, y la campaña de propaganda y de odio no se limitó a los EE.UU. En 1940, el gobierno del Reino Unido inició lo que llamó una “campaña de indignación”, con el objetivo declarado de “inculcar el odio personal contra el pueblo alemán y contra Alemania”, las autoridades se alegraron de que el 6% inicial de la población británica que “odiaba a Alemania” aumentara a más del 50% al final de la campaña. Las ondas de radio estaban llenas de descripciones de la “crueldad y negrura del alma alemana”. Había artículos en los periódicos británicos que abogaban por el “exterminio sistemático de toda la nación alemana” que se llevaría a cabo tras el fin de la guerra. Así, después de la victoria sobre Alemania, cada persona de extracción alemana sería ejecutada y la nación de Alemania desaparecería para siempre. (3)

No era sólo en los EE.UU. y en el Reino Unido donde se propagaba este odio hacia los alemanes. Los alemanes en todas las naciones fueron retratados vehementemente como la encarnación del mal, esta naturaleza provenía simplemente del hecho de ser de origen alemán. En países de todo el mundo, los medios de comunicación difundieron el mismo mensaje de odio contra Alemania y los alemanes. En Brasil, las manifestaciones y disturbios anti-alemanes arrasaron el país, destruyendo empresas alemanas y asaltando y matando a alemanes. En casi todas las naciones, la prensa en lengua alemana y el uso del idioma alemán desaparecieron completamente durante la guerra por miedo a las represalias, al igual que todas las escuelas y la mayoría de las empresas alemanas. Ninguna se reabrió.

En todo el mundo, al igual que en los Estados Unidos, la falsa propaganda de la guerra se utilizó durante ambas guerras mundiales para incitar a poblaciones enteras a un odio irracional hacia todo lo alemán, incluso hasta el punto de que los poderosos medios de comunicación recomendaron que toda la raza alemana fuera exterminada después de la guerra. El público americano en particular estaba tan lleno de odio hacia las cosas alemanas durante la Segunda Guerra Mundial como lo estaba durante la Primera Guerra Mundial; en ambas ocasiones hasta el punto de que hubo un movimiento significativo para exterminar a todos los descendientes de alemanes en los Estados Unidos.

Fue en este contexto en el que Eisenhower dijo eso tan famoso, “Dios, cómo odio a los alemanes”, y fue en ese contexto en el que 12 millones de alemanes murieron en los campos de concentración americanos en Alemania DESPUÉS de la guerra. Como descubrió James Bacque, los americanos mataron a entre 8 y 12 millones de alemanes en campos de concentración americanos en Alemania. Tal vez dos millones fueron ejecutados, y el resto murieron de hambre, siendo una ofensa muy grave incluso intentar llevar comida a los prisioneros. (4) (5) (6)

Los EE.UU. fueron un semillero de odio hacia todo lo alemán durante la Segunda Guerra Mundial, así como durante la primera. Alemania y los alemanes habían sido tan vilipendiados en los EE.UU. durante décadas que la mayoría de los americanos poseían un miedo y un odio instintivo hacia ellos. Esos recuerdos tan fervientemente inculcados por la máquina de propaganda no se disiparon rápidamente, sino que perduraron durante muchos años, tanto que incluso después de la guerra era realmente peligroso para un americano decir algo positivo o elogioso hacia Alemania o del pueblo alemán. Cualquiera que expresara incluso tolerancia o simpatía por los alemanes era muy probable que acabase en prisión. Lo anterior forma el contexto para lo que sigue. Ahora podemos avanzar rápidamente hacia el final de la Segunda Guerra Mundial y los campos de concentración americanos en Alemania.

Campos de concentración en América

En este contexto, el ejército estadounidense estableció alrededor de 700 campos de concentración para alemanes en los Estados Unidos, prisiones que albergaban a casi 500.000 de los llamados “prisioneros de guerra” alemanes, que fueron enviados por la fuerza desde los campos de concentración de Alemania a los Estados Unidos durante las últimas etapas y también después de terminada la guerra. Las razones oficiales dadas para esta empresa fueron variadas y conflictivas. La afirmación original del gobierno afirmaba que había insuficiencia de alimentos en Alemania, por lo que el ejército de EE.UU. envió a estos prisioneros a América para alimentarlos mejor. Una afirmación posterior fue que no quedaba suficiente espacio en Alemania para más campos de concentración americanos, por lo que estos civiles fueron reubicados en los EE.UU. Otra fue que los prisioneros cubrían la necesidad del país de mano de obra agrícola extra. (7) (8)

Este tema ha recibido comprensiblemente poca atención de los medios de comunicación de los EE.UU., y las páginas en los libros de historia están en su mayoría en blanco. Mi primera impresión al leer los pocos artículos que existen fue, dado el comentario y el contexto más o menos uniforme, que se había seguido una plantilla oficial, aunque no he podido localizarla. Wikipedia afirma que “La cobertura periodística de los campos y el conocimiento público [de los mismos] se limitaron intencionadamente hasta el final de la guerra, en parte para cumplir con la Convención de Ginebra”. Tal vez, pero no conozco ninguna estipulación en ninguna convención, ni de Ginebra ni de otro tipo, que prohíba el conocimiento público de los campos de concentración. Comencemos echando un breve vistazo a las vidas de estos prisioneros alemanes mientras estaban acampados en los EE.UU.

Varios de los artículos publicados presentan lo que se supone son citas de cartas escritas por prisioneros alemanes a sus familias, cartas aparentemente enviadas a Alemania. Del número de septiembre de 2009 de la revista Atlantic, (de una carta supuestamente enviada a Alemania en 1944): “En general, nuestra vida aquí es muy ordenada. Dormimos en camas con mantas blancas y comemos con cuchillos y tenedores. Hasta ahora, nos han tratado excelentemente”. Otra cita en el Atlantic: “Estoy realmente en una jaula dorada.” Y otra: “Cuando fui tomado prisionero visualicé una vida de horror, pero esto es bastante diferente.”

El artículo del Atlantic nos dice: “Los prisioneros de guerra se vieron abrumados por las excelentes condiciones de los campos y la abundancia de comida y de otros artículos”, además de afirmar de la existencia de “innumerables cartas” de americanos resentidos por el hecho de que “haya prisioneros alemanes aquí que viven mejor que nosotros”. El profesor de historia de Texas A&M, Arnold Krammer, nos dice que “los prisioneros de guerra alemanes fueron tratados muy bien… se les daba vino y cerveza en cada comida”. Wikipedia nos dice, “Muchos prisioneros encontraron que sus condiciones de vida como prisioneros eran mejores que como civiles en Alemania”, y que algunos prisioneros fueron enviados a algún campo donde “cada uno tenía su propio bungalow con jardín”. También según Wikipedia, recibían vino en todas sus comidas, tenían comidas especiales para el día de Acción de Gracias y Navidad, y de hecho recibían demasiada comida: “Incapaces de comer toda su comida, los prisioneros al principio quemaban los restos de comida temiendo que sus raciones fueran reducidas”. (9)

Loren Horton confirma que los prisioneros alemanes “recibían más artículos racionados -como cigarrillos- que los civiles de la zona”, y que muchos americanos creían que “los prisioneros tenían más lujos que el ciudadano medio”. Wikipedia afirma además que “grupos de prisioneros reunían sus cupones de cerveza diarios para beber varios turnos a la vez. También recibían dos paquetes de cigarrillos al día y frecuentemente carne”, señalando, al igual que otros, que la carne y los cigarrillos estaban fuertemente racionados en ese momento, y no estaban disponibles para la mayoría de los civiles estadounidenses. Wikipedia nos dice además que para estos prisioneros alemanes, “su buen trato comenzó con las sustanciosas comidas que se servían a bordo (de los barcos que los transportaban a los EE.UU.)”, y que al llegar a América se sorprendían de viajar con inusual comodidad en “elegantes y cómodos trenes de pasajeros” que los llevaban a sus campos de prisioneros.

Alguien llamado John Ray Skates escribió un artículo afirmando que “Los generales de alto rango tenían viviendas especiales, [mientras que] los oficiales de menor rango tenían que contentarse con pequeños apartamentos”, algunos oficiales no sólo tenían una casa privada, sino que también estaban provistos de coche y conductor. También nos dice que al menos algunos oficiales iban a menudo a los cines porque eran “el único lugar con aire acondicionado en la ciudad”. Skates nos dice además que estos campos de prisioneros “tenían la mayoría de las instalaciones y servicios que se pueden encontrar en una pequeña ciudad -dentistas, médicos, bibliotecas, películas, instalaciones educativas-. Y no sólo instalaciones educativas. Horton nos dice que “los prisioneros formaban sus propias orquestas”, y que “fue construido por los prisioneros un pesebre enorme en la época de Navidad”, que “pagaban los materiales con sus créditos de 80 centavos por día”. ¡Tenían más de 8.000 dólares!” Incluso tenían equipos deportivos e imprimían sus propios periódicos. Wikipedia nos dice que “nadie podía aburrirse” como prisionero, ya que esos prisioneros alemanes “tenían frecuentes actuaciones teatrales y musicales a las que asistían cientos e incluso miles” de personas, incluyendo a toda la ciudadanía local y a todos sus guardias americanos, y que las películas se mostraban cuatro veces a la semana. (10)

Según la revista Smithsonian, los prisioneros le hablaron a un hombre de un trato tan excelente que su única queja era la falta de suficientes chicas. (11) Pero luego los hombres de muchos campos celebraban “recepciones sociales” con chicas americanas locales, siendo esta “fraternización no autorizada entre mujeres americanas y prisioneros alemanes” tan común que a menudo era un problema. Aparentemente esto no era tan malo, porque de esa manera muchos soldados alemanes conocían a sus futuras esposas. Parte del problema parece haber sido el atractivo natural de los hombres alemanes, al menos para las mujeres americanas. El artículo de la revista Atlantic afirmaba que esos hombres eran a menudo descritos como “magníficos especímenes físicos, físicamente supremos, tipos musculosos”, y “finos especímenes de hombría física”.

Además, los “típicos americanos” describieron a esos prisioneros alemanes como “el mejor grupo de chicos que jamás hayamos visto”, “uniformemente pulcros, excesivamente educados, espléndidamente disciplinados, esos jóvenes son -francamente- difíciles de no gustarte”. El Atlantic también nos dice que los “americanos agradecidos” (no se sabe por qué estaban agradecidos), “a menudo mostraban su aprecio invitando a los prisioneros alemanes a restaurantes e incluso a sus casas para cenar”. Esos sentimientos cálidos aparentemente prevalecieron hasta tal punto que el Inspector General escribió que los americanos eran demasiado “propensos a ser demasiado amigables y solícitos con el bienestar del prisionero”. Todos los artículos afirman que los prisioneros eran más o menos libres de ir y venir a su antojo y, aunque algunos intentaron escapar, eso nunca fue una preocupación, ya que los campos de prisioneros tenían poca o ninguna seguridad para permitir a los alemanes salir del campo para sus trabajos diarios.

Un tal Ronald H. Bailey nos informa de que los alemanes se adaptaron maravillosamente a la vida en la prisión, donde los “guardias se maravillaban de los cambios” en los hombres, manteniendo sus instalaciones tan limpias, y donde “los prisioneros parecían de buen humor”. Pasaban horas creando grandes y bien cuidadas camas de flores”. Wikipedia nos dice que los alemanes estaban “encantados de ser capturados” por los americanos, y declaró que Krammer informó que “aún no he conocido a un prisionero alemán que no me diga que fue el mejor tiempo de sus vidas”. Krammer afirma que los alemanes dejaron los EE.UU. “con sentimientos positivos sobre el país”, y los hombres afirmaban, “Todos estábamos positivamente impresionados por los EE.UU. … Todos fuimos conquistados por las relaciones amistosas con los EE.UU. “

Parece que el maravilloso trato de los americanos “desbarató inadvertidamente” cualquier sentimiento nazi y creó medio millón de “Pequeños Embajadores” para América. Esto fue cierto, en parte, porque los alemanes se dieron cuenta de que la “propaganda rabiosa y antiamericana” que habían recibido, “no encajaba con lo que veían en América”. Pero, y mucho más importante, “todos los prisioneros de guerra alemanes aprendieron con el ejemplo cómo era la democracia a diario y de forma personal”. Krammer nos dice además que debido a estos y otros factores, “miles de personas regresaron a Alemania con un inglés fluido y “teniendo un nuevo amor y respeto por los Estados Unidos”, habiendo formado “décadas de amistad con el enemigo”. Skates nos dice que en los años posteriores a la guerra, muchos prisioneros alemanes regresaron a los EE.UU. con el propósito de ver los campos en los que vivieron de jóvenes, y quedaron todos “tristes” al saber que todos los campos habían sido derribados después de la guerra. Nos dice que esos hombres son ya “muy viejos”, pero que aún así regresan a los EE.UU. “para recordar su experiencia” como prisioneros. (12)

Incluso tenemos aparentemente pruebas documentadas de todo esto. En 2001 y 2002, un equipo de investigación de un grupo llamado TRACES afirma haber filmado más de 75 horas de entrevistas a ex prisioneros alemanes o a sus familiares, y aparentemente han visto copias de cheques emitidos por el ejército de EE.UU. y pagaderos a los prisioneros alemanes que regresaban a casa, y parece que Krammer ha escrito varios libros sobre el tema. No sólo eso, sino que el gobierno de los Estados Unidos celebró una especie de acto conmemorativo en 2004, para “saludar a los cientos de miles de prisioneros de guerra alemanes llevados a los campos de los Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial”.

Esta es una buena historia, pero hay algunas grietas en la armadura.

Ninguna de las declaraciones oficiales establece una razón para encarcelar a civiles alemanes en los EE.UU. durante años después del final de la guerra. Sugerir que Alemania no tenía espacio para más prisiones es una tontería ridícula, ya que el ejército de los EE.UU. simplemente los estableció en campos abiertos cercados, sin ningún tipo de escudo ni de protección. La afirmación sobre la escasez de alimentos es cierta, pero eso se debió a que los americanos se negaron a permitir la exportación de alimentos a la Alemania de la posguerra, siendo el objetivo declarado el de matar de hambre a Alemania, y Eisenhower ordenó la ejecución inmediata de cualquiera que intentara pasar de contrabando alimentos a los prisioneros. Si Eisenhower estaba matando de hambre deliberadamente a millones de personas en Alemania, y es indiscutible que lo estaba haciendo, ¿por qué querría traerlos a los EE.UU. para “alimentarlos mejor”?

¿Qué razón podría tener el gobierno de EE.UU. para incurrir en el gasto de transportar a medio millón de alemanes a través del Atlántico, y luego alimentarlos y alojarlos durante años? ¿Por qué no simplemente dejarlos morir como los demás? El General Eisenhower, el mismo hombre que no tuvo ningún reparo en decirle al país, “Dios, cómo odio a los alemanes”, y que había organizado y supervisado el exterminio de más de 12 millones de ellos, ahora se había mudado de los campos de batalla a la Casa Blanca, y construyó 700 “jaulas doradas” para esas mismas personas, con raciones, privilegios y novias que aparentemente superaban con creces lo disponible para los americanos comunes. ¿De qué manera tiene sentido esta historia?

La versión oficial es que el último envío de prisioneros alemanes salió de los EE.UU. el 22 de julio de 1946, que los hombres fueron devueltos a Alemania, pero no he podido encontrar ninguna confirmación de que esos prisioneros hayan salido realmente de los EE.UU. Ciertamente es posible que existan registros oficiales y públicos que yo no he descubierto, pero la exportación de medio millón de prisioneros en un corto espacio de tiempo, desde sólo dos o tres posibles lugares de la costa este de los EE.UU., es más que nada un acontecimiento público, ya que habría requerido al menos de 100 a 150 barcos, sin embargo no he podido localizar ninguna evidencia en los medios de comunicación ni otra evidencia pública de esto. Los únicos hechos reales que pude descubrir fueron breves historias sobre campos que fueron vaciados en medio de la noche, a los locales se les dijo que los prisioneros habían sido “trasladados”, y que no hicieran preguntas.

Reconociendo la dificultad de probar que algo no sucedió, dirigí mi atención a la búsqueda de pruebas de que los alemanes sí llegaron a Alemania, como afirma la versión estadounidense, pero no pude encontrar ni una pizca de evidencia de que tal traslado se produjese. Ni Alemania ni la Cruz Roja (que habría estado involucrada en todos esos traslados) parecen tener ningún registro de ningún traslado de personal de los EE.UU. después de la guerra. Y como James Bacque señaló, los puertos alemanes habían sido bombardeados hasta los escombros y no habrían podido aceptar tales traslados. Además, en mis conversaciones con Bacque, él afirmó que había examinado todos los registros militares y movimientos de tropas y no había visto ningún traslado de alemanes desde los EE.UU. a ningún otro lugar.

La revista Atlantic contradijo la versión oficial y afirmó que en su lugar fueron entregados al Reino Unido y a Francia, por lo que habrían estado años de castigo a trabajos forzados que casi con seguridad terminaría en la muerte, afirmando que para los prisioneros, esto era un “comercio de esclavos moderno a la mayor escala” (no es una forma agradable de tratar al “mejor grupo de chicos que hayas visto”). Pero de la detallada investigación de James Bacque y de otras fuentes de información, no parece haber ningún registro de prisioneros que llegaran de los EE.UU. a ningún lugar del Reino Unido o de Europa después de la guerra. Además, de todos mis contactos mediáticos, históricos, universitarios y de otro tipo, en Alemania sólo una persona conocía la existencia de los campos de concentración de alemanes en los EE.UU. No pude encontrar a nadie que tuviera conocimiento del medio millón de alemanes que llegaron de los EE.UU. después de la guerra, y no hay absolutamente ningún registro ni evidencia de tal traslado.

Epílogo

El ejército estadounidense, dirigido por el General Eisenhower, estableció enormes campos de concentración en toda Alemania, algunos de ellos con más de un millón de soldados y civiles en cada uno, y ejecutó o mató de hambre a unos 12 millones, y la mayoría de las muertes ocurrieron mucho después de que la guerra hubiera terminado. Eisenhower había prohibido que se entregaran alimentos a los campos, dando órdenes de disparar y matar a cualquiera que intentara pasar alimentos de contrabando a los prisioneros. Coincidentemente, el ejército estadounidense transportó a los Estados Unidos a unos 500.000 soldados alemanes (de esos mismos campos) para ser internados en campos de concentración, donde se unirían a un gran número de germano-americanos y sus familias que fueron encarcelados y cuyos bienes fueron confiscados, también por el pecado de ser alemanes. Todo esto se hizo bajo el mando de Eisenhower que, como se ha señalado anteriormente, ahora se había mudado a la Casa Blanca.

Pero ahora sucede algo extraño. Esos mismos alemanes que vivían bajo el mismo ojo vigilante de Eisenhower y aún en la atmósfera de un odio aparentemente ilimitado hacia los alemanes, estaban ahora de repente viviendo “en una jaula dorada”, en bungalows privados, con coches y conductores, con “recepciones sociales” con chicas americanas locales, con toda la cerveza que pudieran beber y con películas al menos cuatro días a la semana. En lugar de trabajar y morir de hambre, tenían tanta comida que la quemaban por miedo a que les redujeran las raciones. Y en lugar de ser maltratados, tenían “más lujos que el ciudadano americano medio”, especialmente para los artículos que estaban fuertemente racionados. Esos maravillosos “especímenes físicos” retozaban con las chicas americanas y conocían a sus futuras esposas, amados por todos los americanos mientras descubrían las bendiciones de la democracia. Tenían sus propias orquestas y hacían actuaciones a las que asistían “miles de personas”, mientras que toda la música, compositores y autores alemanes estaban prohibidos por el gobierno de los EEUU en todas las demás partes del país. E imprimían sus propios periódicos en alemán mientras que los libros y periódicos alemanes también estaban prohibidos en todos los EE.UU.

Cada parte de la versión oficial pide a gritos ser desacreditada. No tengo todos los hechos, pero de un odio alimentado continuamente entre la población americana desde al menos 1914, y compartido por el Presidente y los militares, no se esperaría que se prestara a mantener a los alemanes en una jaula dorada. Aproximadamente 500.000 alemanes fueron enviados efectivamente a los EE.UU., pero no puedo encontrar ningún registro de que hayan salido y no hay registros de que hayan llegado a ningún otro lugar. A los alemanes-americanos se les confiscaron sus bienes y fueron encarcelados en esos mismos campos con sus familias, y a ninguno se le permitía salir, sin embargo nuestros especímenes físicos alemanes eran aparentemente libres de ir y venir a su antojo, a menudo para cenar en las casas de los queridos americanos, y acumulando bienes sustanciales en el ínterin.

Yo señalaría que el “pequeño grupo” de prisioneros que acumularon “8.000 dólares” en efectivo tendría que ser ficticio, ya que el ingreso anual medio de los estadounidenses en ese momento era sólo de unos 1.400 dólares. Además, los germano-americanos internados en esos campos no estaban siendo pagados mientras sus bienes eran confiscados, y los que estaban en los campos de concentración en Alemania ciertamente no estaban siendo pagados, así que ¿por qué se les daba a estos hombres salarios diarios siendo prisioneros? Además, ¿por qué el Atlantic contradiría la versión oficial sobre su regreso a Alemania, afirmando en cambio que fueron enviados a Francia para hacer trabajos forzados como esclavos hasta la muerte y, si ese fuera el caso, cómo podrían regresar a los EE.UU. para llenarse de alegría al ver sus antiguas prisiones?

Como ha sido documentado por varias fuentes, en 1943, el ejército estadounidense inició un “programa de reeducación formal” para los prisioneros alemanes, dirigido por profesores universitarios, psicólogos y psiquiatras, así como por aquellos que más tarde formarían la CIA. Wikipedia nos dice que “el programa se mantuvo en secreto porque probablemente violaba la prohibición de la Convención de Ginebra de exponer a los prisioneros a la propaganda”. Necesitarás estudiar el Proyecto MK-ULTRA de la CIA para tener una apreciación adecuada de esto. Parece razonable concluir que estos reeducados alemanes no considerarían su tiempo en América como “el mejor tiempo de sus vidas”, y también es probable que esos “finos especímenes de hombría física” fueron introducidos a algo más que a las maravillas de la democracia.

Sólo puedo especular en este punto pero sin una documentación oficial sustancial -y creíble-, ni con cobertura de los medios de comunicación sobre el envío de casi 500.000 hombres desde un puerto americano, soy reacio a aceptar las afirmaciones de que esos hombres realmente salieran de los EE.UU.. Y con la falta de pruebas de los registros militares oficiales y de la Cruz Roja Internacional, es inútil asumir que llegasen a cualquier otro lugar.

Hay otros dos elementos que parecen ser parte necesaria de este rompecabezas. Primero, los eventos descritos arriba coinciden perfectamente en el tiempo con el explosivo interés del ejército de los EE.UU. en la experimentación humana. Los lectores pueden estar al tanto de Shiro Ishii y de su Unidad 731 en Harbin, China, donde su grupo realizó los más horribles experimentos humanos imaginables, incluyendo vivisecciones en vivo. (13) (14) Pocos parecen saber que la razón por la que no hubo juicios por crímenes de guerra contra los japoneses es que el General Douglas MacArthur hizo el trato con Ishii de que todos ellos serían inmunes a la persecución si todos los documentos y registros sobre los experimentos humanos eran entregados a los EE.UU., e Ishii y toda su tropa de miles de soldados serían reubicados en América. Esto es lo que sucedió, a los japoneses se les dieron nuevas identidades y fueron alojados en bases militares de los EE.UU., y el mismo Ishii fue profesor y supervisor de investigación biológica en la Universidad de Maryland hasta su muerte décadas más tarde. En segundo lugar, estas actividades coinciden perfectamente con la creación del horrendo programa MK-ULTRA de la CIA, que no era más que “experimentación humana” del peor tipo imaginable. (15) No hay espacio para insistir más aquí en estos dos aspectos.

Cuando sumamos la matanza de unos 12 millones de alemanes en los campos de concentración americanos después de la guerra, luego lo de Shiro Ishii y su tropa de la Unidad 731, el repentino y vasto interés del ejército americano en la experimentación humana, y el proyecto MK-ULTRA de la CIA, y añadimos el intenso odio a los alemanes en toda América, alimentado casi continuamente durante más de 30 años, con políticos prominentes pidiendo la ejecución de todos los alemanes de los EE.UU., esta es la atmósfera y el ambiente en el que los 500.000 prisioneros alemanes fueron trasladados por la fuerza a los EE.UU., y son sus “jaulas doradas” las que tan a menudo misteriosamente fueron vaciadas durante la noche. También está la cuestión de los germano-americanos internados en los mismos campos. Su internamiento está documentado, y se ha hecho la suposición natural de que todos fueron liberados en algún momento, pero no he visto ninguna evidencia que corrobore esta suposición y, dado el sentimiento existente de que todos los de origen alemán del país debían ser ejecutados, se nos podría perdonar por preguntarnos sobre su bienestar.

Me encuentro saliendo de esta historia con un sentimiento inquebrantable de que este es un capítulo muy negro de la historia americana, que ha sido celosamente enterrado y cuyo entierro está siendo protegido por gente poderosa y por mitología inventada. Hasta la fecha, no puedo probar ni refutar de manera concluyente la tesis de que los 500.000 prisioneros alemanes encarcelados en los EE.UU. fuesen utilizados como sujetos en la amplia gama de experimentos humanos que se realizaron en ese momento. Sin embargo, por lo que sé, negar todas las pruebas circunstanciales sería una tarea desalentadora. Y, a riesgo de sonar estúpidamente loco, si parece un pato, camina como un pato, y hace ruidos como un pato, probablemente sea un pato.

Notas

(1) Propaganda: Edward Bernays: 9789563100921: Amazon.com; https://www.amazon.com/Propaganda-Edward-Bernays/dp/9563100921

(2) Propaganda de la Primera Guerra Mundial: El Informe Bryce, Edward Bernays; www.revisionist.net/hysteria/cpi-propaganda.html

(3) Los trucos psicológicos utilizados para ayudar a ganar la Segunda Guerra Mundial – BBC; http://www.bbc.com/culture/story/20161021-the-psychological-tricks-used-to-help-win-world-war-two

(4) James Bacque – Autor de best-sellers; https://www.jamesbacque.com

(5) Los sionistas de Wikipedia atacan al honesto historiador James Bacque; https://rense.com/general73/wiki.htm

(6) Otras pérdidas de James Bacque – Archivo de Internet; https://archive.org/details/OtherLosses_201608

(7) Prisioneros de guerra alemanes en los Estados Unidos – https://en.wikipedia.org/wiki/German_prisoners_of_war_in_the_United_States

(8) Lista de campos de prisioneros de guerra de la Segunda Guerra Mundial en los Estados Unidos: https://military.wikia.org/wiki/List_of_World_War_II_prisoner-of-war_camps_in_the_United_States

(9) Prisioneros de guerra nazis en América; https://www.amazon.com/Nazi-Prisoners-America-Arnold-Krammer/product-reviews/0812885619

10) Un extracto de un artículo de John Ray Skates; www.newsouthernview.com/pages/nsv_shm_pows_camp_clinton.html

(11) Los prisioneros de guerra alemanes en el frente doméstico americano; https://www.smithsonianmag.com/history/german-pows-on-the-american-homefront-141009996/

(12) Preservar los campos de prisioneros de guerra de la Segunda Guerra Mundial de Estados Unidos; https://www.saturdayeveningpost.com/2018/04

(11) Puro Demonio: El médico japonés de la guerra no tuvo en cuenta el sufrimiento humano; https://www.medicalbag.com/home/features/despicable-doctors/pure-evil-wartime-japanese-doctor-had-no-regard-for-human-suffering/

(12) [PDF] General Ishii Shiro: Su legado es el del genio y el loco; https://dc.etsu.edu/cgi/viewcontent.cgi?article=2167&context=etd

(13) MKULTRA – RationalWiki; https://rationalwiki.org/wiki/MKULTRA

 *

Nota para los lectores: por favor, reenvíen este artículo a sus listas de correo electrónico, enlaces en su blog, foros de internet, etc.

*

Larry Romanoff es un consultor de gestión y empresario jubilado. Ha ocupado cargos ejecutivos de alto nivel en empresas de consultoría internacionales y ha sido propietario de un negocio de importación y exportación internacional. Ha sido profesor visitante en la Universidad Fudan de Shanghai, presentando estudios de casos en asuntos internacionales a las clases superiores del EMBA. El Sr. Romanoff vive en Shanghai y actualmente está escribiendo una serie de diez libros relacionados generalmente con China y Occidente. Se puede contactar con él en 2186604556@qq.com.

Es un colaborador frecuente de Global Research.

La fuente original de este artículo es de Moon of Shanghai

Copyright © Larry Romanoff, Moon of Shanghai, 2020

Traductor: PACO

QNavy
QNavy is a pool a 3 former Navy Officers, U.S. Navy & French Navy, who served proudly their countries, specialized in conflict analysis as per their respective skills & experience on Special Ops. #NavyVetUnited

Pascot parle des municipales de 2020 sur RT France

Previous article

The Insurrection Continues!!!

Next article

You may also like

Comments

Comments are closed.