Amérique du Sud

¿Podría Bielorrusia convertirse en la próxima Siria?

0

por The Saker. En The Vineyard of The Saker. Traducción de Leonardo Del Grosso

De acuerdo, lo admito, el título es bastante hiperbólico 🙂 Pero esto es lo que estoy tratando de decir: hay indicios de que Rusia está interviniendo en la crisis bielorrusa (¡finalmente!).

Primero y principal, podemos ver un cambio verdaderamente radical en las políticas de Lukashenko: si su instinto inicial fue desencadenar una represión brutal tanto contra los alborotadores violentos como contra los manifestantes pacíficos, ahora ha dado un giro de 180 grados y el resultado es bastante sorprendente: el domingo hubo grandes manifestaciones anti-Lukashenko, pero ni una sola persona fue detenida. Ni una. Aún más sorprendente es esto: el canal Nexta Telagram, administrado por polacos (que es el medio principal utilizado por el Imperio para derrocar a Lukashenko) inicialmente convocó a una protesta pacífica, pero al final del día se hizo un llamado para tratar de tomar el control el edificio presidencial principal. Cuando los alborotadores (en este momento estamos lidiando con un intento ilegal y violento de derrocar al estado, así que no llamo manifestantes a estas personas) llegaron al edificio y se encontraron con un verdadero “muro” de policías antidisturbios completamente equipados: esta vista (realmente aterradora) fue suficiente para detener a los alborotadores que se quedaron un rato y luego tuvieron que irse.

En segundo lugar, Lukashenko hizo algo bastante extraño, pero que tiene mucho sentido en el contexto bielorruso: se vistió con equipo de combate completo, agarró un AKSU-74 de asalto, vistió a su hijo (¡de 15 años!) también con equipo de combate completo (casco incluido) y voló en su helicóptero sobre Minsk y luego aterrizó en el edificio presidencial. Luego caminaron hacia la policía antidisturbios, donde Lukashenko les agradeció calurosamente y lo que resultó en que toda la fuerza policial lo ovacionara de pie. Para la mayoría de nosotros este comportamiento puede parecer bastante extravagante, si no completamente tonto. Pero en el contexto de la crisis bielorrusa, que es una crisis que se libra principalmente en el ámbito de la información, tiene perfectamente mucho sentido.

  • La semana pasada, Lukashenko dijo que no se llevarán a cabo otras elecciones, sin importar un golpe, mientras él esté vivo.
  • Esta vez Lukashenko decidió demostrar, simbólicamente, que él está a cargo y que morirá luchando junto a su hijo si es necesario.

El mensaje aquí es claro: “Yo no soy Ianukovich y, si es necesario, moriré como murió Allende”.

No hace falta decir que la máquina de propaganda anglosionista declaró de inmediato que ver a Lukashenko con un Kalashnikov es una clara señal de que se ha vuelto loco. En el contexto occidental, si esto fuera, digamos, Luxemburgo o Bélgica, esta acusación de locura sería acertada. Pero en el contexto bielorruso, estas acusaciones obtienen muy poca tracción, anótelo a diferencias culturales si lo desea.

Para comprender cuán poderoso es este mensaje, debemos tener en cuenta los dos rumores clave que la OpSic del Imperio estaba tratando de transmitir a la gente de Bielorrusia:

  • Hay profundas diferencias entre y dentro de las élites gobernantes (especialmente los llamados “siloviki” -los “ministerios de poder” si se quiere, como Asuntos Internos o KGB).
  • Lukashenko ya ha huido del país o está a punto de huir de él (cada vez que un helicóptero vuela sobre Minsk, las OpSic occidentales dicen que se trata de imágenes de Lukashenko “huyendo del país”).

Tengo una fuerte sospecha de que lo que sucedió entre Putin y Lukashenko es muy similar a lo que sucedió entre Putin y Assad: inicialmente, tanto Assad como Lukashenko aparentemente pensaron que la violencia pura resolvería el problema. Esa creencia profundamente errónea dio lugar a una situación en la que las autoridades legítimas casi fueron derrocadas (y esto todavía es posible en Bielorrusia). En cada caso, los rusos dijeron claramente algo como “te ayudaremos, pero tienes que cambiar radicalmente tus métodos”. Assad escuchó. Lukashenko aparentemente también lo hizo, al menos hasta cierto punto (este proceso acaba de comenzar).

Lo cierto es que la oposición se encuentra en una situación difícil: la gran mayoría del pueblo de Bielorrusia claramente no quiere un golpe violento, seguido de una guerra civil sangrienta, una desindustrialización total del país y una sumisión total al Imperio, es decir, ellos no quieren ir por el “camino Ukie”. Pero, ¿cómo derrocar *legalmente* a un gobierno, especialmente si ese gobierno envía ahora el mensaje claro de que “moriremos antes de que le permitamos tomar el poder”?

Luego está el inmenso problema con Tikhanovskaia: mientras pocos creen que ella obtuvo el 10% y Lukashenko el 80%, nadie cree sinceramente que ella le anotó un golpe de consideración. Entonces, mientras Occidente quiere pintar a Lukashenko como “el próximo Maduro”, es prácticamente imposible convencer a nadie “que Tikhanovskaia es el próximo Guaidó”.

Entonces, ¿dónde vamos desde aquí?

Bueno, Lukashenko no ha despedido al ministro de Relaciones Exteriores, Makei, ni al jefe de la KGB, Vakulchik. A decir verdad, tiendo a estar de acuerdo con algunos analistas rusos que dicen que Makei no es realmente el problema, y que el principal rusofóbico en Minsk es el propio Lukashenko (solo un ejemplo: él fue quien sacó los cuatro Sukhois rusos que Rusia había enviado para ayudar a Bielorrusia a controlar su espacio aéreo). Es bastante cierto que Lukashenko dirige todos sus ministerios con mano de hierro y que decir que Makei es todo malvado y negro mientras que Lukashenko es esta víctima, blanca e inocente, no es muy creíble. Sin embargo, incluso si Makei y Vakulchik solo estuvieran ejecutando las órdenes de Lukashenko, ahora deben caer sobre sus espadas como una señal de contrición y reparación hacia Rusia. Sin embargo, los rusos probablemente le indicarán a Lukashenko que el Kremlin no trabajará con estos traidores.

Luego están las declaraciones públicas del ministro de Defensa bielorruso, Viktor Khrenin, que dice que todo está bien y que parece adoptar una línea muy dura contra las fuerzas occidentales que están detrás de este último intento de revolución de color. Es bien sabido en Rusia que, si bien los diplomáticos bielorrusos parecen, cómo podría decirlo, que prefieren las sonrisas a la colaboración sustantiva con Rusia. El caso del ejército bielorruso es bastante diferente, no solo los militares rusos y bielorrusos se entrenan juntos, sino que también comparten inteligencia de forma continua, según se informa. Además, sin Rusia, el ejército bielorruso se encontraría completamente aislado, incapaz de obtener apoyo técnico o repuestos, desconectado de los sistemas de alerta temprana rusos y retirado del apoyo de inteligencia ruso.

El ejército bielorruso es dramáticamente diferente del ejército ucraniano, que prácticamente había perdido su preparación para el combate hace décadas, que luego fue purgado de todos los patriotas reales y que era fantásticamente corrupto. Por el contrario, el comparativamente pequeño ejército bielorruso está, según todos los informes, muy bien entrenado, debidamente equipado y comandado por oficiales muy competentes. Creo que es una apuesta segura decir que las fuerzas armadas son leales a Lukashenko y que probablemente acogerían con agrado una reunificación total con Rusia.

En cuanto al propio Lukashenko, por primera vez ha permitido que se registre un partido abiertamente pro-ruso (en el pasado, los movimientos, organizaciones y partidos pro-rusos fueron sistemáticamente perseguidos y clausurados). También declaró en la televisión pública que “su amigo Putin” le aconsejó cómo reaccionar ante los manifestantes.

Entonces, ¿se convertirá Bielorrusia en la próxima Siria?

Bueno, no, por supuesto que no, los dos países son demasiado diferentes. Pero en un sentido diferente, lo que sucedió en Siria podría suceder en Bielorrusia: Rusia brindará todo su apoyo, pero solo a cambio de reformas importantes a todos los niveles. Y aunque Lukashenko ahora declara que Occidente solo quiere destruir Bielorrusia como una primera fase de la destrucción de toda Rusia, no creo que haya ninguna posibilidad de un conflicto militar, a menos que suceda una de estas tres cosas:

  • Algún chiflado de ambos lados abre fuego y desencadena un incidente militar (e incluso eso podría no ser suficiente).
  • Los polacos se desesperan mucho y hacen algo fantásticamente tonto (la historia polaca demuestra que esta es una posibilidad muy real).
  • Lukashenko es asesinado y se produce el caos (tampoco es muy probable).

Debemos recordar que cuando Rusia intervino en Siria, el ejército sirio estaba en ruinas y básicamente derrotado. Este no es el caso en absoluto en Bielorrusia, que tiene un ejército soberbio (del tipo “magro y austero”) y pueden asegurar su propio país, especialmente cuando cuentan con el respaldo de la KGB y las fuerzas del Ministerio del Interior.

Aún así, aunque Lukashenko podría ser parte de la solución a corto plazo, a largo plazo debe irse y ser reemplazado por un líder confiable en quien el pueblo bielorruso y el Kremlin realmente puedan confiar y la tarea principal de ese líder será reintegrar completamente a Bielorrusia en Rusia. Una vez más, una gran diferencia con Siria.

QNavy

PEPE ESCOBAR — China: Tudo Corre Como Planejado

Previous article

Special Restored Republic via a GCR Report as of Aug. 26, 2020

Next article

You may also like

Comments

Comments are closed.