Amérique du Sud

SP — LARRY ROMANOFF — La Democracia Multi-Partidos – Un útil sustituto de la Guerra Civil

0

La Democracia Multi-Partidos – Un útil sustituto de la Guerra Civil

Larry Romanoff • 7 de Agosto, 2020

ENGLISH  ESPAÑOL

Veamos. Vamos a hacer una fiesta de cumpleaños y la mitad de los niños quieren ir al zoológico y la otra mitad al parque. Así que separamos a los dos grupos, les damos palos y dejamos que se peleen. El grupo que gane puede tomar todas las decisiones. ¿Harías eso? Bueno, ¿por qué no? Eso es una democracia multi-partidos. Separa firmemente a tu población en base a alguna ideología y déjalos pelear. En una democracia multi-partidos no hay lugar para la cooperación o el consenso. No hablamos; luchamos. Yo gano, tú pierdes. Ese es el sistema, inherentemente basado no en la armonía y el consenso sino en el conflicto.

Esta es la piedra angular del sistema democrático, que los “ganadores” controlan todo y los “perdedores” están totalmente marginados. En la sociedad política occidental hay poca preocupación aparente por los perdedores, aunque puedan formar el 50% o más de la población. La democracia multi-partidos occidental es el único sistema político del mundo diseñado para socavar, aislar y traicionar al menos a la mitad de la población.


Si quisiéramos separar políticamente a nuestra población en dos “partidos” ideológicos, la división lógica sería una separación de género entre hombres y mujeres. O tal vez una división sexual, los homosexuales y los heteros. Eso haría una interesante campaña electoral. Desafortunadamente para la democracia, la división deliberada de nuestras sociedades con fines políticos se hizo de acuerdo con la más incendiaria de las características humanas, una división simio-teológica irreconciliable, creando dos facciones que están perpetuamente (lanzándose) a la garganta del otro.

Tenemos muchos nombres para los equipos ideológicos: Liberal-Conservador, Laboral-Capitalista, Demócrata-Republicano. A veces nos referimos a ellos como Ala Izquierda y Ala Derecha, pero la división es más siniestra de lo que estos nombres sugieren. Esta división ideológica que se ha creado por el bien de la política es en realidad entre la izquierda ideológica y la derecha religiosa – entre los pacifistas y los belicistas. Y parece que, aunque no pretendo tener credenciales sociológicas, la sociedad humana, al menos la occidental, se dividirá automáticamente en estas líneas si se le da una oportunidad fértil. Cuando vemos el entusiasmo a menudo vehemente con el que muchos occidentales abrazan sus convicciones políticas, es evidente que esta separación, esta división de la gente según su propensión a la guerra, implica algunos de los más profundos y primitivos instintos y emociones de la psique humana. ¿Qué persona en su sano juicio dividiría conscientemente a una población basándose en esta ideología? ¿Y con qué propósito?

Las fisuras ideológicas inherentes a la política partidista se han introducido en el gobierno occidental -por diseño- única y precisamente porque inducen al conflicto tan necesario en cualquier deporte de equipos. ¿Cómo podemos tener una competición si todos están en el mismo equipo, tratando de hacer el trabajo? La conclusión ineludible es que la democracia occidental -la política, de hecho- fue deliberada e inteligentemente diseñada, no para seleccionar un buen gobierno, sino para engañar al campesinado para que participara en un rito primitivo y socio-teológico de competición, conflicto y victoria. Un sustituto útil de una guerra civil.

Pero todo es un cruel engaño. “El Pueblo” es tentado a elegir un bando, a participar en una batalla, y luego es forzado a una resolución manifiestamente injusta al votar. Los perdedores han sido intimidados, amedrentados, propagandizados y embaucados para que crean y acepten que, como ellos son los perdedores, sus deseos, derechos y bienestar son ahora irrelevantes y deben permanecer en silencio. Al vencedor le toca el botín. Tú perdiste la guerra; yo establezco los términos. De hecho, “el pueblo” no es más que carne de cañón en una batalla pseudo-religiosa, uniéndose a un equipo, apoyando, pagando, protestando, gritando y gritando y, finalmente, votando. Pero entonces el juego termina, todo el mundo vuelve a sus sentidos y a sus vidas, y las élites continúan con su agenda de controlar el gobierno y dirigir el país. Nada ha cambiado.

La combinación de los instintos y emociones primitivos que impulsan la política, los deportes de equipo y la religión, no sólo es potencialmente explosiva, sino que esencialmente carece de sentido; una especie de mentalidad de manada anhelante con propensión a la violencia. Está claro que la política, en el sentido occidental, rara vez está guiada por la razón. La razón puede acomodar y soportar el discurso; la ideología, en cambio, no puede. La política, la religión y los deportes de equipo tienen una raíz común en la psique occidental. Nadie puede ser discutido inteligentemente durante mucho tiempo; todos suscitan emociones violentas, todos sufren de una ideología ciega a los hechos y a la razón, todos poseen las mismas atracciones psicológicas primitivas. La gente no se une a un partido político por un compromiso de buen gobierno, y no se une a una religión occidental para aprender sobre Dios. En ambos casos, lo hacen para unirse a un equipo ganador.

La mayoría de los occidentales nos dirán que el sistema electoral multi-partidos va sobre la libertad y la elección y es una “verdadera democracia”. Pero el sistema multi-partidos no se trata de libertad ni de elección, y no se trata de democracia ni de gobierno. Se trata de un juego fabricado de conflicto social y competencia, de jugar en un deporte de equipos.

En una democracia multi-partidos el “juego” no es el buen gobierno, sino el proceso electoral en sí mismo. Después de que mi equipo gana las elecciones, el juego termina y todos nos vamos a casa. En el mundo occidental, es la “política” es la atracción, no el “gobierno”. Sinceramente, dudo que muchas personas que participan activamente en el proceso político piensen siquiera en la calidad del gobierno que surgirá. Su único objetivo es ganar el juego para su equipo. El proceso se ha corrompido tanto que la democracia occidental ni siquiera pretende referirse a la calidad del gobierno que podría surgir como resultado final después de unas elecciones. Y esto se debe a que el resultado final es el propio proceso -la competencia, ganar las elecciones-, nada más. En un sentido muy real, el medio se ha convertido en el mensaje.

En todos los países con un gobierno democrático multi-partidos, “el pueblo” se está volviendo cada vez más distante, desinteresado y privado de derechos, un síntoma de ello es la participación de tan sólo el 30% de los votantes en algunos países importantes. Esta cifra es a la vez sorprendente e instructiva, ya que refleja con precisión la creciente comprensión de que los votantes tienen poca o ninguna influencia en el resultado de las elecciones o en las políticas de cualquier gobierno así elegido. La gente de los países occidentales está rechazando finalmente la ilusión de que realmente eligen a su gobierno. En cualquier democracia, los votantes no seleccionan a los candidatos, ni escogen o nominan a nadie, lo hacen los partidos. A los votantes se les ofrece la oportunidad de sellar a uno de los dos clones. El gobierno “del pueblo, por el pueblo y para el pueblo” es pura ficción y nunca ha existido en ninguna parte.

Una de las deformidades congénitas más angustiosas de las naciones con políticas multi-partidos es que para cuando todos los grupos con intereses especiales -los grupos de presión, los senadores, los financieros, los banqueros, y sus flecos- hayan cogido su parte, es probable que ya no quede nada útil para el bien común. Los resultados están predestinados, porque los funcionarios electos de los EE.UU. están demasiado ocupados cuidando los intereses del AIPAC, el lobby judío, la CIA, el ejército de los EE.UU., los contratistas de defensa, los banqueros internacionales y las grandes multinacionales, como para preocuparse por el pueblo y la nación. El bienestar de los votantes es cada vez más irrelevante. La Democracia Multi-partidos al estilo estadounidense es la única forma de gobierno que garantiza que las decisiones se tomen para beneficiar a los grupos de interés privado de la élite en vez de al país en su conjunto.

Es demasiado tarde para invertir su curso, demasiado tarde para eliminar las ideologías disfuncionales y el curso de la política de gobierno. El agujero es demasiado profundo; no podemos volver al principio y empezar de nuevo. Hacerlo requeriría una agitación social equivalente a una revolución popular, y cualquier gobierno occidental rechazaría vilmente cualquier intento de este tipo. A pesar de toda la propaganda en contra, ninguna democracia occidental permitiría que “el pueblo” tomara el control de su gobierno.

El Origen de la Política Multi-partidos

A menudo le damos el mérito a la antigua Grecia por la creación conceptual de lo que hoy llamamos “democracia”, pero esa forma antigua (de democracia) no es lo que se manifiesta hoy en día. La transición de las monarquías europeas hacia un proceso de selección electoral multi-partidos no fue un desarrollo espontáneo, no ocurrió por evolución natural, ni porque fuera el paradigma del desarrollo de gobierno. En lugar de ser una evolución natural, este sistema de dividir una nación sobre la base de ideologías emocionales incendiarias fue creado deliberadamente por un grupo de elites europeas, como método para pacificar a las poblaciones que creían estar a cargo de sus destinos, mientras eran controladas por los titiriteros de los partidos, un enorme fraude perpetrado sobre poblaciones incautas.

Montagu Norman, que fue Gobernador del Banco de Inglaterra durante varias décadas, dijo esto en un discurso en la Asociación de Banqueros de los EE.UU. en la ciudad de Nueva York en 1924:

“Al dividir a los votantes con el sistema de partidos políticos, podemos hacer que gasten sus energías en luchar por cuestiones sin importancia. Así, mediante una acción discreta, podemos asegurarnos lo que ha sido tan bien planeado y tan exitosamente logrado.” Y..: “Estas verdades son bien conocidas entre nuestros principales hombres, que ahora están comprometidos en la formación de un imperialismo para gobernar el mundo.”

Tenemos otro excelente ejemplo de lo anterior en Boris Berezovsky, que fue el más poderoso de los oligarcas judíos rusos, quien casi completó sus planes de transformar a Rusia en un falso estado bipartidista de socialdemócratas de izquierda y neoconservadores de derecha, en el que se provocarían acaloradas batallas públicas y se lucharía por cuestiones de división social, mientras que ambos partidos estarían controlados desde los bastidores del escenario por el mismo pequeño grupo de élites gobernantes y de banqueros.

“Con los ciudadanos permanentemente divididos, y la insatisfacción popular canalizada con seguridad en callejones sin salida y sin sentido, estos titiriteros podrían mantener una riqueza y un poder ilimitados para ellos mismos, con poca amenaza para su reinado.”

No hay forma de malinterpretar esto. Esta es la razón principal por la que los arquitectos y defensores del Nuevo Orden Mundial han estado tan decididos durante tanto tiempo a adoctrinar a las poblaciones occidentales en la religión de la política multi-partidos. Ningún otro sistema de gobierno proporciona tanta oportunidad para el control externo de las naciones y el engaño masivo de las poblaciones como lo hace un sistema electoral multipartidista.

Cuando estas élites bancarias internacionales engendraron las revoluciones europeas que eliminaron a todos los monarcas, lograron muchos fines además de la eliminación de una persona que tenía un poder absoluto sobre ellos, incluyendo el poder de expulsarlos de una nación cuando se volvían demasiado poderosos o problemáticos. En su lugar, introdujeron el “gobierno del pueblo”, fragmentado con una ideología política que dividiría amargamente a las sociedades y haría que la población estuviera sujeta al miedo y, por lo tanto, fácilmente manipulable y controlable. Crearon la oportunidad de fundar o asumir el control de los bancos centrales de muchas naciones, obteniendo así el control financiero y el efectivo control total de esos países. En efecto, se aseguraron para sí mismos “lo que tan bien se había planeado y realizado”.

Dylan Ratigan, un autor estadounidense de gran éxito de ventas, lo expresó perfectamente cuando escribió: “El poder, ya sea en un sistema electoral o en una sala de juntas corporativa, se origina en la gente que controla la nominación de los candidatos, no en los que “votan” después de que ese proceso está completo”. Los que nominan, dictan.[1]

Los americanos tienden a pensar en los partidos políticos como en una especie de abstracción ideológica, como una forma de definir las actitudes de la gente, pero los partidos políticos no son abstractos; son reales, y tienen todo el poder y el control. El pueblo entra en el proceso sólo al final, con la pretensión de elegir a los que los partidos ya han seleccionado. Esto no puede cambiar a menos que los propios partidos sean eliminados, y eso nunca sucederá. El pequeño grupo de la élite que controla a los partidos políticos desde las sombras es mucho más poderoso que el pueblo, y nunca renunciará al control.

Alguien escribió que “La plutocracia sin rostro que controla el gobierno de los EE.UU. promueve una ilusión de legitimidad al permitir a la gente votar por una variedad de candidatos políticos … que han sido comprados y pagados por la plutocracia. La ficción se extiende al poder judicial “independiente”, cuyos miembros son cuidadosamente seleccionados por la plutocracia y promueven su agenda.”

El Cerebro del Ala Derecha

Ahora tenemos pruebas científicas de que los que pertenecen al ala derecha de la política son más primitivos y menos capaces de razonar con claridad que el resto de nosotros, según un estudio reciente del Instituto de Neurociencia Cognitiva de la UCL en el Reino Unido. Los neurocientíficos han descubierto pruebas de que los cerebros de la derecha política tienen una forma diferente a la de las personas normales, carecen de materia gris en una parte vital del cerebro asociada con el desarrollo, lo que indica una fuerte correlación con las primitivas opiniones políticas y las religiones basadas en la brujería y los círculos en las cosechas.[2][3]

Los del Ala Derecha tienen una sección más delgada en el cerebro, la que permite el pensamiento racional y consciente -la porción cingulada anterior-, y una parte mucho más gruesa y alargada -la amígdala- que es una parte antigua del cerebro asociada con la agresión emocional primitiva. Dadas las tendencias típicamente pre-humanas del ala derecha política, parece que estas lealtades políticas están conectadas a estas personas por un defecto genético debido a las partes encogidas de su cerebro relacionadas con el desarrollo humano y la civilización. No es una sorpresa.

Esta asombrosa revelación científica prueba finalmente lo que siempre sospechamos, a saber, que el Ala Derecha Política es una especie de Cro-Magnon desviado del cerebro “normal” del Ala Izquierda, habiendo escapado de alguna manera de la extinción evolutiva mientras conserva su perspectiva Neanderthal. Ahora vemos por qué es tan difícil explicarles las cosas a los conservadores de manera que puedan entenderlas, ya que sus procesos mentales funcionan sólo en términos de tres puntos o menos, siendo la migraña el resultado más común de la exposición a los conceptos. Parece que sus primitivas inclinaciones religiosas y políticas no responden a la educación o al medio ambiente, lo que explicaría los altos índices de criminalidad en los EE.UU. y la propensión a las armas y a las religiones cristianas estrafalarias. Esto explica mucho sobre Donald Trump, Mike Pompeo, George Bush, Hillary Clinton, Ronald Reagan, todo el Congreso de los EE.UU., gran parte de la población de Israel, la mayoría del Reino Unido y el 85% de Australia.

En 2011, Samuel Goldman escribió un útil artículo sobre este mismo tema, señalando que las personas cuerdas “han desestimado que el conservadurismo es un defecto mental desde que surgió como marca distintiva del pensamiento político”[4] Thomas Paine equiparó las mentes conservadoras con “una anulación del conocimiento”. Goldman hablo de la afirmación de John Stuart Mill de que “aunque no todos los conservadores son estúpidos, la mayoría de los estúpidos son conservadores”[5] Theodore Adorno diagnosticó las opiniones conservadoras como síntomas de una “personalidad autoritaria” patológica [6].

Ni yo mismo podría haberlo dicho mejor. Finalmente, el universo se está desarrollando como debería. Si podemos evolucionar un poco más, tal vez podamos consignar al Ala Derecha Política al cubo de la basura histórica y construir un futuro más pacífico para aquellos de nosotros que sobrevivan.

Notas

[1] https://dylanratigan.com/2013/10/18/those-who-nominate-dictate/

[2] Instituto de Neurociencia Cognitiva; https://www.ucl.ac.uk/icn

[3] Los cerebros del Ala Derecha son ‘diferentes’ | The Independent; www.independent.co.uk/news/science/right-wing-brains-different-2171127.html.

[4] Después del Conservadurismo | The American Conservative; https://www.theamericanconservative.com/articles/after-conservatism-2

[5] http://archive.spectator.co.uk/article/28th-october-1882/14/john-stuart-mill-and-the-conservatives-to-ms-edito

[6] La personalidad australiana, Adorno; https://solidarity-us.org/atc/187/p4900

*

Larry Romanoff es consultor de gestión y empresario jubilado. Ha ocupado puestos ejecutivos de alto nivel en empresas de consultoría internacionales y ha sido propietario de un negocio de importación y exportación internacional. Ha sido profesor visitante en la Universidad Fudan de Shanghai, presentando casos de estudio en asuntos internacionales a las clases superiores del EMBA. El Sr. Romanoff vive en Shanghai y actualmente está escribiendo una serie de diez libros relacionados generalmente con China y Occidente. Se puede contactar con él en 2186604556@qq.com.  

           Copyright © Larry RomanoffMoon of Shanghai, 2020

Traducción: PEC             

QNavy

Special Restored Republic via a GCR Report as of Aug. 11, 2020

Previous article

SP — LARRY ROMANOFF — Huawei, Tik-Tok y WeChat — August 8, 2020

Next article

You may also like

Comments

Comments are closed.