Amérique du Sud

Los casos de Assange/Manning desacreditan a la humanidad

0

por Paul Craig Roberts. En Instituto para la Economía Política. Traducción de Leonardo Del Grosso para Comunidad Saker Latinoamérica

ACTUALIZACIÓN: https://www.paulcraigroberts.org/2019/05/20/the-assange-manning-cases-discredit-us-and-uk-justice-systems/

El imperio de la ley ha dado paso a la ley como un arma en manos del gobierno.

Todos los que son conscientes de las extraordinarias acciones criminales del gobierno de EEUU en el país y en el extranjero cargan un gran peso. Las millones de personas asesinadas, mutiladas, dejadas huérfanas, viudas y desplazadas por las gratuitas agresiones militares estadounidenses constituyen un Holocausto de muertes basadas completamente en mentiras y falsas acusaciones para promover agendas secretas estadounidenses e israelíes. Sospecho que la pesada carga de responsabilidad por el asesinato y la destrucción masiva cometidos en nuestro nombre es la razón por la que la mayoría de los estadounidenses prefieren las noticias falsas que se les proporcionan sobre lo buenos, maravillosos y excepcionales que somos y lo duro que nuestro gobierno trabaja en otro lado para protegernos de las gentes desagradables. Este relato histórico convierte los brutales crímenes de guerra ilegales del gobierno de los Estados Unidos contra mujeres, niños, ciudadanos indefensos, escuelas, bodas, funerales y agricultores en sus campos, en defensas gloriosas y valientes de nuestra libertad y virtud. Si usted desea la verdad vea el video, filtrado por Manning, de las tropas estadounidenses divirtiéndose mientras desde el aire ametrallan periodistas y civiles inocentes caminando por una calle y siguen disparando a un padre, y sus dos hijos pequeños, bebés, que se detuvo para ayudar a los heridos sangrantes en la calle. La filtración del video que mostró la real imagen de las guerras de Washington es la razón por la que Manning fue torturado y encarcelado. Quien fue castigado es la persona que dijo la verdad, no los criminales que cometieron los asesinatos.

Estoy de acuerdo en que la historia falsa de la valía moral de Estados Unidos es mucho más fácil de vivir que la vergüenza de la historia verdadera. Pero al final la historia falsa destruye nuestra libertad incluso más completamente que la conquista por un oponente extranjero. Las personas desconfían más de una potencia ocupante que de su propio gobierno y tienen menos probabilidades de creer a los ocupantes extranjeros cuando les mienten. En contraste, el propio gobierno de un pueblo puede atraparlos en una falsa conciencia y mantenerlos allí con noticias falsas.

Dondequiera que se mire el comportamiento de los estadounidenses hoy en día, desde las azafatas hasta la policía y los asesores de seguridad nacional y los secretarios de estado, se ve a personas sin conciencia moral, integridad, compasión, empatía y autocontrol. Solo por irrazonable y mezquino rencor, una azafata en un vuelo de Southwest Airline muy retrasado en su salida, llamó a la policía y ordenó que detuvieran y sacaran del avión a un hombre al que ella había rechazado. Todos los pasajeros protestaron ante la policía sobre que la persona arrestada no había hecho nada, pero la policía no escuchó. Tuvieron otra víctima de abuso. ¿Fue la victimización de esta persona el resultado de políticas de identidad enseñando a las mujeres a odiar a los hombres? https://sputniknews.com/us/201905151075040032-us-traveler-booted-from-southwest-flight-over-vodka-joke/  

Recientemente, una mujer negra empujó a un anciano blanco de un autobús a la calle simplemente porque él interrumpió su arenga a otros pasajeros diciéndole que debía ser más amable con la gente. Murió por sus heridas. ¿Fue este acto asesino el producto de políticas de identidad enseñando a los estadounidenses negros a odiar a los estadounidenses blancos? https://5newsonline.com/2019/05/17/las-vegas-bus-pushing-murder-suspect-released-on-bail/  

El enloquecido criminal de guerra asesor de seguridad nacional de Trump, John Bolton, y el idiota secretario de estado, Pompeo, quieren causar muertes masivas de civiles en Irán y Venezuela. Irán será derrocado por Israel, y Venezuela por las compañías petroleras de Estados Unidos. Los motivos son flagrantes y obvios, pero Bolton y Pompeo no son denunciados y obligados a renunciar por sus vergonzosas intenciones asesinas. Sin embargo, si usaran la n-palabra o acosaran sexualmente a una mujer, tendrían que renunciar. Esto demuestra el estado retorcido y enfermo de la actual moralidad estadounidense. Bombardear a la gente es aceptable, pero palabras realmente pueden herirlos.

El caso de Washington contra Julian Assange es tan artificioso y tan débil que el corrupto abogado de Estados Unidos asignado para incriminar a Assange ha recurrido a la persecución de Manning en un esfuerzo por forzar el falso testimonio de Manning contra Assange. Después de haber sido torturado y cumplido siete años en prisión por revelar un crimen de guerra de Estados Unidos, como Manning debía hacer bajo el código militar estadounidense, Manning fue indultado por el Presidente Obama. Ahora Manning está de vuelta en la cárcel por segunda vez después de ser indultado, porque Manning no cooperará en la incriminación de Assange dando falso testimonio a un gran jurado. Sin el falso testimonio, el corrupto abogado de los Estados Unidos no tiene un caso que pueda terminar en condena incluso por el típico jurado estadounidense, normalmente una colección de personas crédulas fácilmente manipuladas por el fiscal.  

Cuando Manning estuvo preso durante 63 días por negarse a mentir sobre Assange, Manning pasó 28 de esos días en régimen de aislamiento. ¿Por qué?  

Una semana después de la liberación de Manning, el fiscal corrupto de EEUU llamó nuevamente a Manning ante el gran jurado que el fiscal corrupto de EEUU está utilizando para inventar un caso contra Assange.   Nuevamente, Manning se negó a cooperar en la incriminación, y nuevamente fue retenida en desacato y nuevamente remitida a una prisión federal. Esta vez, un corrupto juez de distrito federal de los Estados Unidos, Anthony Trenga, agregó a la pena de prisión de Manning una multa diaria de 500 dólares que se eleva a 1.000 por día después de 60 días. En otras palabras, el juez corrupto está ayudando al fiscal corrupto de EEUU a obligar a Manning a cooperar en una incriminación de Assange. Los estadounidenses necesitan entender que sus jueces no son jueces. Son agentes del estado policial estadounidense.

Cuando caracterizo al fiscal y al juez de los Estados Unidos como corruptos, no quiero decir que estén tomando dinero, aunque eso no se puede descartar. Quiero decir que son corruptos en el sentido de que han abandonado el imperio de la ley y no consideran que su función sirva a la justicia. La Constitución de los EEUU y sus enmiendas establecen que la ley es un escudo del pueblo contra las acciones coercitivas y arbitrarias del gobierno, pero el fiscal y el juez de los EEUU están usando la ley como un arma contra los individuos contra quienes las autoridades quieren vengarse. Durante años hemos sido testigos del ataque a la ley desde todos los niveles, desde el presidente hasta la policía local. Ver Roberts y Stratton, La tiranía de las buenas intenciones. https://www.amazon.es/Tyranny-Good-Intentions-Prosecutors-Constitution/dp/0307396061/ref=sr_1_2?crid=23ZTXE46TUKKT&keywords=pesul+craig+roberts+books&qid=15588888. 2C155 & sr = 1-2  

Nadie ha protestado por el esfuerzo abierto y muy visible para obligar a Manning a cometer un perjurio que se puede usar para construir un caso contra Assange o, de lo contrario, ser encarcelado por “desacato” y multado hasta la penuria. Las despreciables putas liberales-progresistas-de-izquierdas que conforman los medios impresos y televisivos de los EEUU y NPR no protestarán por la injusticia. Odian a Manning y Assange por tener más integridad que todos ellos juntos. Los presentadores de radio conservadores no protestarán por el intento de forzar a Manning, porque aman a Trump, a las guerras de Washington, y odian a los “antiestadounidenses”, que es todo el mundo que se atreve a decir la verdad sobre los Estados Unidos. En conversación de radio conservadora el 17 de mayo, escuché a un popular presentador decir: “estoy feliz de que Manning esté en prisión”.  

Ningún senador o representante de los EEUU y ninguno del comité de justicia del Senado o de la Cámara de Representantes ve nada extraño en obligar a un ciudadano estadounidense a producir las mentiras necesarias para incriminar al mejor periodista del mundo. Las escuelas de derecho y los colegios de abogados no están exigiendo que el fiscal corrupto de los Estados Unidos sea inhabilitado por violar todos los preceptos establecidos por el Fiscal General de los Estados Unidos, el Tribunal Supremo y el fiscal de Nuremberg, Robert Jackson. Tampoco están exigiendo la destitución de un corrupto juez de distrito federal, que quizás tenga sus ojos puestos en acomodarse en el tribunal de apelaciones por su cooperación para acabar con la Primera Enmienda.

El pueblo estadounidense es demasiado ingenuo y tiene el cerebro lavado como para saber lo que está sucediendo. En cualquier caso, son tan impotentes como los campesinos del tercer mundo que tienen la bota de un dictador en el cuello.  

Las “democracias occidentales” -qué chiste- no han levantado la voz ante la muestra pública de intimidación de un testigo por parte del gobierno de los Estados Unidos, por el uso de la prisión y las multas coercitivas por parte del gobierno de los Estados Unidos en una exhibición pública de obligar a una persona a mentir para que el gobierno de los EEUU pueda vengarse de un periodista que publicó materiales filtrados que muestran de manera concluyente que el gobierno de los EEUU es un desquiciado criminal de guerra, un mentiroso y engañador de sus tontos aliados y pueblo, y la mayor amenaza para la paz y la estabilidad en el mundo.

Assange podría ser salvado por los fiscales con conciencia culposa en Suecia, el país en el que comenzaron los problemas de Assange. Los problemas de Assange comenzaron en Suecia, donde dos mujeres cautivadas por su celebridad lo invitaron por separado a sus camas. Una de ellos se alarmó cuando no usó condón. Para asegurarse de que él no tenía una enfermedad de transmisión sexual, ella le pidió que se sometiera a una prueba. Él tontamente se negó. Fue a la policía no para denunciar una violación sino para preguntar si Assange podía ser obligado a someterse a los tests. La otra mujer se enteró de la otra mujer y estaba enojada por no ser la única mujer en su vida sexual.

Fue la policía y una fiscal feminista a la que se enseñó a odiar a los hombres los que la convirtieron en una investigación de violación. Pero como las mujeres dijeron que era sexo consentido, los cargos fueron retirados.   Assange fue sacado de prisión y quedó libre para salir de Suecia.  

Su segundo error fue ir a Inglaterra, un estado títere estadounidense. Una vez que Assange estuvo en Gran Bretaña, quedó como si estuviera en las manos de Washington. Washington alentó a una segunda fiscal feminista sueca a reabrir el caso. Como no había cargos contra Assange, lo único que podía hacer la fiscal feminista era tratar de extraditar a Assange para más indagaciones. Una vez que Suecia lo tuvo, la expectativa era que Washington pagaría el soborno por su extradición a los Estados Unidos. Normalmente, la extradición requiere cargos formales, pero Suecia no tenía ninguno. Normalmente, no hay extradición para la indagatoria.   Pero un tribunal británico corrupto, quizás bien pagado por Washington, aceptó la extradición para ser interrogado y colocó a Assange bajo arresto domiciliario bajo una gran fianza pagada, si la memoria le sirve, por la hija de Sir James Goldsmith.  

Más allá de si la hija de Sir James lo entendió o no, Assange y sus abogados entendieron que estaba en línea para ser entregado a Suecia y de allí a los torturadores de Washington. Por lo tanto, se organizó el asilo para Assange en la embajada ecuatoriana, donde vivió siete años hasta que un presidente ecuatoriano corrupto y compatible con Washington, bien pagado con un préstamo del FMI, ganó el poder y revocó el asilo de Assange. La policía británica ejecutó entonces las órdenes de Washington y sacó a Assange de la embajada y lo puso en una prisión de máxima seguridad como si fuera una especie de criminal peligroso.

El segundo fiscal sueco al final aceptó indagar a Assange en la embajada ecuatoriana en Londres y luego retiró su solicitud de extradición, y el caso se cerró por segunda vez. Pero el sistema legal británico corrupto, que es casi tan corrupto como el estadounidense, puso a Assange en la cárcel durante 50 semanas basándose en “burlar la fianza”, a pesar del hecho de que se retiró la solicitud de extradición de Suecia en la que se basó la fianza.  

Ahora, el vasallo británico de Washington está considerando la solicitud del patrón de Washington de Gran Bretaña de entregarle a Assange para torturarlo, hacerlo confesar, y matarlo o encarcelarlo por mucho tiempo. Pero, de repente, Suecia descubrió que existe una “causa probable” de que no usar un condón podría ser un delito sexual y nuevamente le solicitó a Gran Bretaña que le entregara a Assange a Suecia.

¿Es este un intento de rescate por parte de Suecia para compensar haber arruinado la vida del mejor periodista del mundo? ¿O es la póliza de seguro de Washington contra que los británicos vuelvan a sus sentidos y, sobre la base de la justicia, rechacen la orden de extradición de Washington?

En Inglaterra, la decisión depende de la Secretaría de Interior, Sajid Javid, que no es de etnia británica. Con suerte, él es un inmigrante de una de las colonias maltratadas y pondrá su dedo en el ojo del Reino Unido/EEUU y entregará a Assange a Suecia, donde es poco probable que sea condenado por tener relaciones sexuales sin protección. Con suerte, Assange no será tan estúpido como para luego viajar a otro estado títere de Washington. Si lo hace, experimentará su tribulación de nuevo.

Pero Washington paga tan bien que dudo que Assange pueda escapar. Los corruptos medios occidentales están en contra de él porque Assange los muestra como desprovistos de un mínimo de integridad y desprovistos de la práctica del periodismo. A los medios mercenarios (“presstitutes”) estadounidenses no les importa la Primera Enmienda. Como nunca dicen la verdad, no necesitan protección de la Primera Enmienda.

Washington, que afirma representar al pueblo estadounidense, está a favor de la guerra y más guerra. Bolton pretende que los Estados Unidos, en beneficio de Israel, ataquen a Irán y creen un caos allí, como se creó en Irak y Libia, y también en Siria antes de la intervención rusa.

Bajo el liderazgo neoconservador e israelí, Estados Unidos se ha convertido en un país trastornado, carente de la confianza de otros gobiernos y considerado la principal amenaza para la paz y la vida en la tierra.

Cada estadounidense debería estar avergonzado. Pero no lo está. En algún momento, los rusos, los chinos, los europeos, los iraníes y todos los demás finalmente se darán cuenta, esperemos que antes de que sea demasiado tarde, que Washington está superado por el mal, es solamnente capaz de destrucción, y una peligrosa amenaza para la vida en la tierra.  

QNavy

Algo para pensar en el “día de los caídos”

Previous article

Argentina: notas sobre las elecciones presidenciales del 2019

Next article

You may also like

Comments

Comments are closed.