Amérique du Sud

Trump afirma que canceló un ataque aéreo contra Irán en el último minuto

0

por The Saker

Lo primero que se puede decir es que no tenemos los medios para saber lo que sucedió realmente. Hay, al menos, dos hipótesis posibles para explicar lo que ocurrió:

1) una provocación de los EE. UU .: es muy posible que alguien en la cadena de mando de los EE. UU. haya decidido que Irán debe ser puesto bajo presión y que poner a volar un dron de los EE. UU. a un lado o incluso dentro de la frontera internacional de Irán puede tener grandes ventajas como modo de demostrar a Irán que Estados Unidos se encuentra listo para atacar. En caso que ésto sea verdad, este sólo fué un éxito a medias (los iraníes tuvieron que encender sus radares y atacar al dron, lo cual es muy conveniente para la recopilación de inteligencia de los EE. UU.) así como también un fracaso a medias (ya que los iraníes no se mostraron impresionados por la demostración de resolución de los EE.UU.).

2) una provocación iraní: ciertamente esta es una posibilidad teórica que no debe ser rechazada a priori: en este escenario serían los iraníes quienes hicieran estallar a los dos buques petroleros la semana pasada y también quienes derribaran deliberadamente el dron de los EE. UU. sobre aguas internacionales. ¿el objetivo? Simple: demostrar que los iraníes están dispuestos y listos para una escalada y que confían en que prevalecerán.

Sin embargo, en el mundo real, hay muchas más opciones, incluso combinaciones de varias opciones. Pero, lo que importa ahora no es esto, sino la reacción de Trump:

Ahora, ya sea que fuera una provocación estadounidense o iraní, la reacción de Trump fue la única reacción correcta. ¿Por qué? Porque los riesgos involucrados en cualquier “ataque más que simbólico” de los Estados Unidos serían tan grandes como para anular cualquier razón del tal ataque en primer lugar. Piensa en esto: podemos estar muy seguros de que las instalaciones militares iraníes a lo largo del Golfo Pérsico y la frontera sur de Irán son altamente redundantes y que, independientemente del éxito que hubiera tenido cualquier ataque limitado son misiles estadounidenses, las capacidades militares reales de Irán no se verían afectadas. La única manera que tiene EE. UU. de degradar efectivamente las capacidades iraníes sería mantener un ataque sostenido de varios días en toda la periferia sur de Irán. En otras palabras, una guerra real. Cualquier intento menor simplemente no tendría sentido. Sin embargo, las consecuencias de tal ataque serían, en palabras de Putin, “catastróficas” para toda la región.

Si acaso esta fue una provocación iraní, entonces fue diseñada para impresionar al Imperio de que Irán también está muy preparado y listo para actuar. Pero, de ser este el caso, no hay posibilidad de que algún ataque limitado logre algo. De hecho, cualquier ataque simbólico de los Estados Unidos solo indicaría a los iraníes que tiene los pies fríos y que todo el ruido de sables que han hecho es totalmente inútil.

No he dicho algo así en meses, pero en este caso debo admitir que Trump hizo lo correcto. Ningún ataque limitado tampoco tiene sentido, incluso si asumimos que el Imperio ha tomado la decisión de atacar a Irán y está esperando el momento perfecto. ¿Por qué? Debido a que cuanto más tiempo
los iraníes sienten que un ataque es posible , más tiempo, energía y dinero necesitan para permanecer en estado de alerta máxima.

La teoría básica del ataque y la defensa establece claramente que el lado atacante puede obtener una gran ventaja si puede mantener al enemigo en la oscuridad acerca de sus planes, y si los costos de estar preparados para un ataque sorpresa son más bajos que los costos de estar en alerta máxima (aquellos interesados ​​en el papel y la importancia del ataque sorpresa en la teoría de la disuasión pueden leer el excelente libro de Richard Betts “Ataque sorpresa: lecciones para la planificación de la defensa“).

¿Qué tan cierta es esta historia de que Trump canceló un ataque de los Estados Unidos en el último minuto? Es imposible saberlo, pero me parece que es cierto que los neoconservadores que rodean a Trump querían el ataque. Pero, también es plausible (aunque no seguro) que al menos dos grupos podrían haberse opuesto a tal ataque:

1) Los planificadores en CENTCOM y / o el Pentágono.

2) Los planificadores de la campaña de reelección de Trump.

Los primeros cabildearían contra tal ataque simplemente por los sólidos argumentos militares mencionados anteriormente. En cuanto al segundo grupo, probablemente decidieron (correctamente) que si Trump inicia una guerra con Irán para la cual nadie tiene una “estrategia de salida”, esto podría resultar en un gran retroceso para toda la región y eliminaría las posibilidades de reelección de Trump.

En este caso, si acaso Trump escuchó a cualquiera de los grupos o simplemente siguió sus instintos, parece probable que Trump (tal vez un “Trump colectivo”) dijera “no, no autorizo ​​esto”. En este caso, merece nuestro sincero elogio y gratitud (independientemente de las acciones pasadas, y las inacciones).

En conclusión, quiero mostrar el tipo de propaganda de guerra fantásticamente estúpida, desconcertante e ignorante y criminalmente irresponsable que los llamados medios “conservadores” de los Estados Unidos han estado vomitando. Echa un vistazo a este:

La logorrea del agitador de banderas Hannity es exactamente el tipo de disparate total que tarde o temprano dará lugar a un gran desastre militar seguido por un colapso del propio Imperio (para obtener un resumen detallado de cómo es probable que esto suceda, lea el excelente libro de John Michael Greer ” El último resplandor de Crepúsculo “). La gran cantidad de comentarios contra-factuales y estúpidos que Hannity logra escupir en menos de 7 minutos es, de por sí, una hazaña notable.

Sí, es un día triste cuando uno tiene que alegrarse de que el presidente de los Estados Unidos sea un poco menos estúpido y menos ignorante que uno de los parlantes jefes de la caja de los idiotas de los Estados Unidos, pero estos son tiempos verdaderamente trágicos y extremadamente peligrosos. Y en esos momentos, debemos estar agradecidos por cualquier cosa, sin importar cuán mínima, que logre retroceder la inevitable guerra en el Medio Oriente (o incluso en el mundo).

Dicho esto, ¿a dónde vamos desde aquí?

Mi especulación personal y, con escaso fundamento, es que el ataque a los dos petroleros fue probablemente una operación de bandera falsa israelí que no logró los resultados esperados. Tengamos en cuenta que el ataque en sí no tuvo lugar dentro del Estrecho de Ormuz, sino al sur del mismo, en aguas relativamente más abiertas, un submarino israelí o un barco de superficie especializado tendrían menos oportunidad de ser vistos por los iraníes y mayor oportunidad de escapar ( eche un vistazo al segundo mapa que se muestra a continuación y vea por sí mismo cómo el gradiente de profundidad cae rápidamente en el Golfo de Omán).

Dado que este ataque no logró el efecto deseado, los israelíes y sus agentes neocon decidieron participar en otra provocación, esta vez utilizando un avión no tripulado estadounidense. Me parece probable que, en términos de ubicación, el avión no tripulado estuviera volando dentro del espacio aéreo iraní, pero probablemente todavía estuviera sobre el agua permitiendo que el Imperio afirme que es una copia de la “negabilidad plausible” habitual (y creada por la CIA) en caso de derribo.

Cuando los iraníes derribaron el UAV de los EE. UU., probalemente mucha gente en los EE. UU. quería saber a dónde se dirigía este UAV en el momento de la intercepción y, dado que los iraníes probablemente tienen muchos datos de radar y armamento electrónico como para demostrar que el UAV estaba en espacio aéreo iraní, por lo tanto, el único curso de acción seguro sería utilizar todas las formas de protesta, pero sin tomar medidas unilaterales (y que serían , por lo tanto, ilegales).

También es notable que los Estados Unidos hayan solicitado que el caso de los dos petroleros y el derribo del avión no tripulado se discutan en la UNSC. Considerando que tanto Rusia como China vetarán cualquier resolución que condene a Irán, esto también parece ser un movimiento para encontrar un pretexto para no comenzar la guerra.

Por supuesto, todo esto también podría ser un PSYOP estratégico destinado a calmar a los iraníes con una falsa sensación de seguridad. Si acaso éste es el plan, fracasará: los iraníes han vivido con una diana anglosionista pintada en sus cabezas desde 1979 y están acostumbrados a vivir bajo la amenaza constante de guerra.

En conclusión, actualmente estoy un poco optimista (48-52%) de que EE. UU. No atacará a Irán a corto plazo.

A largo plazo, sin embargo, considero que un ataque anglosionista es casi una certeza.

El saker

PD: un mapa topográfico bastante decente del Estrecho de Ormuz

QNavy

EUA inventam o ‘quase-ataque’ Ou: Unidade e paciência do Irã paralisam os EUA

Previous article

The Biggest Global Conspiracy

Next article

You may also like

Comments

Comments are closed.