South America

Nuestro fundamental desacuerdo sobre la Segunda Guerra Mundial, Hitler, los judíos y la raza.

0

Artículo Original en Vineyard Saker, escrito para la Revista de Unz

El tema de los rusos y los judíos es claramente “candente”. En los últimos años escribí varios artículos sobre este tema, incluyendo “Putin e Israel: una relación compleja y de múltiples capas“, “¿Por qué Putin está” permitiendo “que Israel bombardee a Siria?“, “Rusia, Israel y los valores de” Occidente Civilización “- ¿Dónde está la verdad?” y “Desmintiendo los rumores sobre que Rusia se derrumbó en Israel“. Y, sin embargo, desde hace un tiempo siento que hay mucho más que puede y debería decirse sobre este tema.

Eventos recientes (como el reciente viaje de Putin y Zelenskii a Israel, o la última teoría polaco-ucraniana sobre la URSS como cómplice del Holocausto) me dieron nuevamente esa fuerte sensación de que la forma en que los judíos son vistos en Occidente es realmente muy diferente de cómo lo son en Rusia. Sin embargo, en Occidente, esta diferencia a menudo se pasa por alto ( realmente, ¡casi siempre! ) Y con frecuencia se hacen suposiciones sobre Rusia y sobre los rusos que simplemente no tienen fundamento y que terminan siendo muy engañosas. Es por eso, que intentaré desmentirr algunas de estas suposiciones hoy.

Primero, daremos una mirada rápida y muy breve a nuestra historia reciente

El mejor libro para leer sobre las relaciones ruso-judías es “200 años juntos” de Alexander Solzhenitsyn. El problema con este libro es que nunca se ha traducido oficialmente al inglés. Aunque difícil de creer, es correcto. Un libro CRUCIAL escrito por un ganador del Premio Nobel puede ser tan controvertido que nadie en el negocio editorial se haya atrevido a imprimirlo. Afortunadamente, hay varios sitios web que ofrecen traducciones inoficiales de “samizdat“, vea aquí, aquí y aquí. No puedo garantizar la calidad de estas traducciones mientras ya que leo el libro en ruso, no en inglés. Pero sí, en la “tierra de los libres”, los “valientes” putativos no pueden leer un libro si ese libro contradice la narrativa occidental sobre Rusia y los judíos. Por cierto, la obra maestra de Solzhenitsyn no es el único libro que solamente existe en ruso, hay muchos más, incluidos los “Judios en Rusia y la URSS” de Andrei Dikii, que también se pueden encontrar aquí en el Archivo de Internet.

Ni siquiera puedo comenzar a tratar de resumir la historia más interesante y controvertida aquí. Todo lo que diré por ahora es que cuando hablamos de “rusos” y “judíos” necesitamos separar estas categorías en 4 subcategorías:

  • Rusos de lo que hoy se consideraría Rusia, en otras palabras, ” rusos grandes” (aquí “grande” no indica una superioridad, sino solo un lugar periférico de residencia, es decir, rusos que no viven en el centro de Rusia). Para nuestros propósitos, a partir de ahora simplemente los llamaré “rusos”.
  • Los rusos de lo que hoy se consideraría Ucrania, en otras palabras, “ rusos pequeños” (es decir, rusos que viven cerca de la cuna de la civilización rusa, Kiev). Para nuestros propósitos, de ahora en adelante me referiré a ellos como “ucranianos”, pero solo en un sentido geográfico, no cultural.
  • rusos judíos (en oposición a los judíos ucranianos)
  • ucranianos judíos (en oposición a los judíos rusos)
    Estos cuatro subgrupos han tenido una experiencia histórica muy diferente y deben considerarse por separado, ya que agruparlos a todos realmente no permitiría hacer un análisis.

Además, y como también lo he mencionado en el pasado, la propaganda nacionalista ucraniana, de hecho, tiene * algo * de verdad. Sí, es una verdad muy distorsionada, y se mezcla con una avalancha de mentiras, pero aún así, no todo puede simplemente descartarse. Por ejemplo, si bien nunca existió una “Ucrania” en la historia, y aunque lo que hoy se llama el “idioma ucraniano” no es realmente ucraniano (sería el “surzhik” realmente), sigue siendo un hecho innegable que la ocupación polaca del sur y el oeste de Rusia (lo que actualmente es “Ucrania”, el “límite fronterizo” del sudoeste de Rusia, es lo que originalmente significaba la palabra “Ucrania”) dejó una huella extremadamente profunda en aquellos rusos que vivieron bajo la ocupación polaco-latina . No voy a entrar en detalles históricos hoy como ya lo hice aquí y aquí, pero solo diré que esta trágica historia eventualmente inspiró uno de los lemas favoritos de los nacionalistas ucranianos: “ahogar a todos los polacos y los moskals en la sangre de los Kike“. “(O cualquier variación de estas tres nacionalidades).

Encantador, no les parece?

La verdad histórica innegable es que los siglos de ocupación de las tierras de la frontera oriental rusa por parte de los polacos y sus amos latinos crearon tanto odio entre todas las nacionalidades involucradas que parece que cada vez que tenían la oportunidad de perseguirse o matarse entre ellos , inmediatamente la aprovechaban. Aquí hay algunos ejemplos del tipo de violencia al que me refiero:

Los infames “pogromos”: éstos levantamientos eran espontáneos y violentos, y los subsecuentes disturbios brutales contra los judíos por parte de sus vecinos resentidos. Por cierto, durante la Guerra Civil, los Rojos a menudo eran los peores perpetradores de estos pogromos porque también veían a los judíos que eran relativamente ricos como enemigos de clase en el sentido marxista de la palabra.

  • El muy alto porcentaje de judíos entre los bolcheviques de primera generación (cerca de 80% -85% según Vladimir Putin; por si acaso, estoy de acuerdo con esta cifra). Estos judíos bolcheviques se concentraban típicamente en los órganos de la policía secreta y encabezaban la masacre de millones de cristianos ortodoxos (que desde entonces han sido glorificados por la Iglesia Ortodoxa Rusa en el exilio y, más tarde, de forma renuente y solo parcialmente, por el Patriarcado de Moscú, como los “Nuevos mártires y confesores de Rusia“).
  • Un muy alto porcentaje de judíos entre los líderes del partido durante la colectivización y la deskulakización (de hecho, horriblemente brutal) que tuvo lugar en toda la Unión Soviética, pero que los nacionalistas ucranianos (y la máquina de propaganda occidental) hacen ver como un genocidio deliberado anti ucraniano al que llaman “Holodomor” (sí, ya sé que las entradas de Wikipedia sobre todos estos temas son pura propaganda, pero las enlazo precisamente para que se pueda ver lo que escribe la propaganda ucraniana).
  • Un muy alto porcentaje de ucranianos en las élites soviéticas posteriores a Stalin, muchos de los cuales participaron en las sangrientas purgas del PCUS por parte de Stalin; y dado que alrededor del 80% + de los principales funcionarios del partido eran judíos, éstas purgas necesariamente involucraban a muchos judíos reprimidos (ya sean que eran culpables que estaban cubiertos de sangre inocente o eran inocentes, que simplemente fueron reprimidos con el resto de ellos).

Podría enumerar más ejemplos, pero creo que estos son suficientes para nuestros propósitos. Lo que podemos ver de inmediato es que existen diferencias significativas entre lo que ocurrió en la Rusia moderna y en la Ucrania moderna, incluyendo:

El ejemplo de una diferencia geográfica crucial serían los “pogromos” que, a diferencia de lo que dice la propaganda occidental, todos los pogromos tuvieron lugar en lo que sería la Ucrania moderna hoy, nunca en Rusia.

También hay una diferencia en el tiempo: los rusos en Ucrania fueron perseguidos por los polacos y judíos durante siglos, mientras que los rusos en la Rusia moderna de hoy fueron perseguidos principalmente “sólo” por judíos bolcheviques entre 1917 y las purgas del partido de Stalin a fines de la década de 1930.

Y luego, está la crucial, verdaderamente inmensa, diferencia que marcó la Segunda Guerra Mundial.

A continuación, un vistazo a lo que sucedió durante la Segunda Guerra Mundial y la ocupación nazi.

Cuando los nazis lanzaron su ataque contra la Unión Soviética, muchos rusos y ucranianos dieron la bienvenida a los nazis, no necesariamente porque les gustara la ideología nazi, sino porque muchos de ellos odiaban a sus opresores bolcheviques aún más que a los alemanes. Después de todo, los horrores de la Guerra Civil y de la Colectivización todavía estaban presentes en la mente de millones de personas tanto en la RSS de Ucrania (recién creada) como en la RSS de Rusia.

[Barra lateral: me gustaría recordar a todos aquellos que hoy en día se esfuerzan mucho por olvidarlo, que la ideología nazi caracteriza a los rusos y los ucranianos como subhumanos (Untermensch) cuyo único propósito sería servir a sus señores de la raza principal aria (Herrenvolk) en el Espacio habitable recién conquistado (Lebensraum). En pocas palabras: ¡Hitler prometió a sus seguidores que serían felices dueños de esclavos! No es de extrañar que los futuros esclavos sintieran lo contrario …]

En el curso de la guerra, sin embargo, comenzaron a surgir profundas diferencias:

Primero, en Ucrania, la ideología nazi inspiró a muchos nacionalistas por las mismas razones por las que la ideología nazi inspiró a los polacos nacionalistas (que fueron los primeros aliados más leales de Hitler solo para luego ser traicionados por él). A lo largo de los siglos, el Papado no solo creó la identidad nacionalista ucraniana, sino que la fomentó activamente cada vez que Rusia se debilitaba (si ese tema le interesa, vea aquí). La amarga verdad que a la gente de Occidente no le gusta que les recuerden es que los regímenes de Petain, Franco, Pavelic, Pilsudksi, etc., fueron creados y apoyados por el Papado que, por supuesto, también apoyó a Bandera y sus escuadrones Ukronazis de la muerte. En cuanto al propio Hitler, inicialmente fue fuertemente apoyado por el Reino Unido (al igual que Trotsky fue apoyado por los banqueros judíos en los Estados Unidos). De hecho, la rusofobia tiene una historia larga y “distinguida” en Occidente: los líderes occidentales cambian, al igual que sus racionalizaciones ideológicas, pero su odio y miedo a Rusia siempre permanecen.

En contraste, el general Andrei Vlasov, quien creó el “Ejército de Liberación de Rusia” (ROA) tenía exactamente cero apoyo en Occidente, y muy poco apoyo en Rusia propiamente dicha. La ideología del ROA era una mezcla de nacionalismo moderado con algunos socialismos no menos moderados. En retrospectiva, nunca tuvo la oportunidad de volverse realmente popular en Rusia simplemente porque la vista de un general ruso con uniforme nazi no era algo que la mayoría de los rusos pudieran mirar con serenidad, mientras que en la actual Ucrania ocupada por los nazis, los uniformes y símbolos nazis Todavía son muy populares. Por último, pero no menos importante, las políticas genocidas dementes y los nazis dementes en la Rusia ocupada resultaron en un retroceso tal, que la guerra para liberar a Rusia de los nazis se convirtió en una guerra de supervivencia nacional que la gran mayoría de los rusos apoyaban plenamente.

[Barra lateral: también es interesante la forma diferente en que las potencias anglosajonas trataron a los ukronazis y a los rusos del ROA: Occidente importó amorosamente a los EE. UU. y Canadá a todos los ukronazis que pudo, mientras al mismo tiempo Occidente repatrió por la fuerza millones de rusos, incluidos los miembros de POW y ROA, con consecuencias a menudo horribles para los repatriados. En cuanto al propio general Vlasov, fue ejecutado junto con otros oficiales acusados ​​de traición]

Para los nacionalistas ucranianos, la Segunda Guerra Mundial comenzó como una oportunidad enviada por Dios para finalmente lograr su acariciado sueño de “ahogar a todos los Polaks y los Moskals en la sangre de Kike”, pero luego este sueño fue aplastado por el contraataque soviético y la posterior aniquilación de la mayoría (alrededor del 80%) de la maquinaria militar alemana. Y aunque muchos ucranianos (y polacos) veían a los soviéticos como sus liberadores de los horrores nazis, los ukronazis obviamente vieron al ejército soviético únicamente como una fuerza de ocupación a la que resistieron todo el tiempo que pudieron (después del final de la guerra). Todavía les tomó varios años a los soviéticos para finalmente aplastar el subsuelo de Ukronazi). Y aunque la mayoría de los rusos se sentían como los verdaderos vencedores de la Segunda Guerra Mundial, los nacionalistas Ukronazi sintieron que habían sido derrotados. De nuevo. Lo mismo ocurre con los polacos, por cierto (este trauma dio a luz a algo a lo que me refiero como el “síndrome de Pilban“).

Ahora la verdad de perogrullo acerca de los judíos: a pesar de que muchos rusos estaban muy conscientes del papel judío en la revolución bolchevique y, especialmente, en el terror de clase que siguió, no veían a TODOS los judíos como enemigos de Rusia, especialmente no, ya que

  • Había muchos judíos patrióticos que amaban a Rusia y / o la URSS
  • El racismo demente de Hitler inevitablemente sirvió para unir a judíos y rusos, aunque solo fuera por un tiempo y principalmente bajo el título de “enemigo común”.
  • Muchos (¿la mayoría?) de losRusos saben con certeza que los campos de concentración / exterminio nazis existieron, de hecho, aún cuando no mataran a 6 millones de judíos, o no tenían cámaras de gas ni crematorios (excepto para tratar enfermedades causadas por insectos). ) ¿Por qué? Porque fueron los militares soviéticos quienes liberaron la mayoría de estos campos y porque había muchos rusos / soviéticos no judíos en estos campos. Finalmente, además de los campos en sí, la mayoría de los rusos también conocían el infame Einsatzgruppen que probablemente asesinaron incluso más judíos (y no judíos) que todos los campos de concentración / exterminio combinados. El hecho es que la mayoría de los historiadores rusos no cuestionan seriamente las atrocidades nazis.

En conclusión: lo que haya sido (muy real en aquel momento) que creó la historia de hostilidad entre judíos y rusos, la Segunda Guerra Mundial tuvo un gran impacto en esas percepciones. Lo que no quiere decir que los rusos hayan olvidado las políticas genocidas de Lenin y Trotsky, sino sólo que después de la Segunda Guerra Mundial, la mayoría de los rusos sintieron con justicia que eran vencedores, no derrotados perdedores.

Los nacionalistas ucranianos, en cambio, fueron perdedores de “múltiples derrotas”: fueron derrotados por los alemanes, los rusos e incluso los polacos (que rara vez atacan a alguien a menos que su posible víctima ya esté agonizando o a menos que haya algún “gran tipo” que les proteja a ellos – ¡Churchill estaba en lo cierto con su comentario de “la codiciosa hiena de Europa”!). Y ahora, más recientemente, fueron derrotados no solo una vez, sino DOS VECES por los novorussos. Este tipo de “desempeño” a menudo produce una reacción nacionalista.

Y esto se cumple no solo para Ucrania, sino que también se aplica mucho al Occidente de 2020.

¿Acaso el colectivo Occidente también sufre el mismo complejo de “derrota múltiple”?

Me parece que la mayoría de las personas que leen estas líneas ya saben que el “Occidente colectivo”, también conocido como el “Imperio anglosionista”, está en una forma terrible. Solo mire el caos político en los Estados Unidos, el Reino Unido, Francia, Alemania y el resto de los países de la OTAN / UE. Occidente no solo está perdiendo militar y económicamente, también está agonizando cultural, social, moral y espiritualmente. Además, lo que todos solíamos pensar como “valores occidentales” ahora están siendo reemplazados por algún “multiculturalismo” insípido que parece ser un eufemismo piadoso para el obvio plan de borrar casi todo el legado histórico y cultural occidental. Como todas las formas de persecución, esta también está dando como resultado un caso cada vez más poderoso de retroceso ideológico: un resurgimiento muy peligroso y tóxico tanto del fascismo como del nacionalsocialismo.

¿Cómo podrían una persona (Hitler) y una ideología (nacionalsocialismo) ser declaradas únicamente malvadas y, al mismo tiempo, someterse al menos a una rehabilitación parcial en la misma sociedad? ¡Sencillo! La única condición necesaria para que eso suceda es condicionar a las personas para que acepten las disonancias cognitivas y no se preocupen demasiado cuando sucedan. El ciudadano promedio del Imperio ha sido condicionado para aceptar, e incluso abrazar, tales disonancias cognitivas literalmente desde su nacimiento y se ha vuelto muy, muy bueno en eso. Pero también hay un retroceso historiográfico en acción aquí:

Después de la Segunda Guerra Mundial y, especialmente, después de la década de 1970, los sionistas cometieron lo que considero un error desastroso: decidieron presentar a Hitler y su ideología como una forma única y especial del mal que reemplazara a toda forma imaginable, pasado o incluso futuro. Y solo para asegurarse de que este reclamo se mantuviera, decidieron agregar algunos reclamos altamente específicos, incluida la cifra “oficial” de 6 millones de judíos asesinados, siendo las cámaras de gas y los crematorios los más famosos, pero había muchos más (incluidos piscinas de electrocución, pantallas de lámparas de piel humana y jabones grasos humanos, pero que tuvieron que ser eliminados después de que se demostró que eran falsos). Finalmente, todas estas afirmaciones fueron objeto de un ataque muy efectivo por parte de los llamados “historiadores revisionistas” que desde entonces han demostrado más allá de toda duda razonable que estas afirmaciones específicas eran falsas. ¡Eso no hizo que estos historiadores fueran muy populares entre los gobernantes del Imperio que, en lugar de permitir un debate histórico saludable, decidieron hacer del “revisionismo” un crimen criminal punible por el cual los historiadores podrían ser encarcelados, a veces durante años! La reacción a ese tipo de abuso de poder fue inevitable.

Uno de los resultados más perniciosos de esta política de criminalizar las investigaciones históricas sobre la Segunda Guerra Mundial ha sido el hecho de que muchas personas en Occidente llegaron a la conclusión de que, dado que estas afirmaciones específicas eran literas, todas las afirmaciones sobre las atrocidades nazis también lo eran. Enorme error lógico! El hecho de que estos reclamos específicos ya hayan sido desacreditados de ninguna manera implica que OTRAS atrocidades ampliamente reportadas no ocurrieron.

Por ejemplo, el hecho de que las cámaras de gas probablemente no se utilizaron para matar a nadie (al menos no en cantidades significativas) no implica en absoluto que muchos cientos de miles, o incluso millones de personas, no fueron asesinados por ejecución, hambre o enfermedad ( tifus, disentería, etc.). Basta con mirar las tasas de mortalidad en los campos de prisioneros de guerra japoneses, y no tenían cámaras de gas ni crematorios. En cuanto a los soviéticos, deportaron a “enemigos de clase” de sus hogares y simplemente los liberaron en medio de la taiga siberiana durante el invierno y sin equipo de supervivencia: la mayoría de ellos también murieron rápidamente, simplemente por la exposición.

La simple verdad es que cualquier estado moderno tiene los medios para asesinar personas a escala industrial, incluso sin el uso de técnicas tan exóticas (y, francamente, inadecuadas) como cámaras de gas o crematorios (en Ruanda, en su mayoría usaban machetes crudos) . ¡Pero los historiadores occidentales tienen prohibido incluso investigar estos temas!

Esta situación resultó en un ambiente en Occidente en el que uno no puede criticar (¡ni siquiera dudar!) Judios o cosas judías sin ser inmediatamente llamado “antisemita”. Lo mismo para cualquiera que se atreva a presentar otra versión de la Segunda Guerra Mundial. Era fácil predecir que este tipo de lavado de cerebro colectivo inevitablemente resultaría en un retroceso masivo, pero, por desgracia, los sionistas nunca tuvieron la previsión de ver venir esto. O eso, o estaban muy contentos de informar un “aumento en el antisemitismo” en Occidente para extorsionar aún más poder político (¡y dinero!). Cualquiera que sea el caso, es casi imposible en el Occidente actual discutir libre y abiertamente estos temas.

Ahora una comparación rápida con la Rusia moderna

El ambiente político en Rusia es radicalmente diferente. Por un lado, no es ilegal (ni siquiera inapropiado) en Rusia criticar a los judíos, o al “judaísmo” moderno (realmente es una forma moderna de fariseismo rabínico) o a Israel o la ideología sionista (que, por cierto, la URSS sí denunció como una forma de racismo) y oponerse. Sí, todavía hay leyes (bastante malas) en los libros que prohíben la promoción del odio nacional y el “discurso extremista”, pero la verdad es que siempre que solo se investiguen temas históricos (como el número real de judíos asesinados por los nazis) ) y no se defiende (ni participa) en la violencia, estará bien. No solo eso, sino que se pueden encontrar prácticamente todos y cada uno de los libros antisemitas / judíos en la Internet rusa para descarga fácil y gratuita. Finalmente, aunque muchos judíos abandonaron la URSS, los que se quedaron (o han regresado) lo hicieron por su propia voluntad y eso sugiere fuertemente que, a diferencia de sus hermanos en Israel, muchos (¿la mayoría?) Judios rusos no tienen sentimientos de odio hacia Rusia, el pueblo ruso o incluso la Iglesia ortodoxa (algunos lo hacen, por supuesto, pero esto es una minoría).

Algunos judíos miopes lamentan regularmente que el discurso político en Rusia no esté tan estrictamente controlado como el de Occidente. Simplemente me gustaría recordarles que el entorno intelectual mucho más permisivo de Rusia NO ha resultado en una fusión automática entre patriotismo y hostilidad hacia los judíos, como es tristemente el caso en Occidente (a menos, por supuesto, que estemos tratando con lo que el filósofo y disidente francés Alain Soral llama “nacional-sionismo”, que es un fenómeno separado que discutí en algún detalle aquí).

Es cierto, que cuando el patriotismo (amor por el propio país) se convierte en nacionalismo (amor por el origen étnico), las cosas suelen ir al sur, pero ese es un peligro del que el Kremlin es muy consciente y es por eso que los nacionalistas rusos, después de los wahabíes rusos , son las personas encarceladas con más frecuencia en Rusia bajo las leyes contra el extremismo, por cargos de terrorismo también).

Sin embargo, un número creciente de rusos está desconcertado por lo que ven como una rehabilitación a cámara lenta de Hitler y el régimen nazi. Por ejemplo, mientras que en Occidente la doxa oficial sigue siendo que Hitler y los nazis fueron el peor mal de la historia, hay un punto de vista “alternativo” en rápido crecimiento, que se encuentra principalmente en Internet, por supuesto, en el que Hitler es visto como un persona mucho más compleja, que ha sido injustamente demonizada y cuyas acciones deben ubicarse en un contexto histórico “correcto”. Y, de hecho, hay algo de verdad en eso: Hitler era una personalidad compleja y los nazis fueron demonizados más allá de lo razonable. Finalmente, los defensores de esta “rehabilitación” siempre señalarán que los enemigos de Hitler eran al menos tan despiadados y malvados como él. De nuevo, también hay mucha verdad en eso. Sin embargo, cuando la UE declara en un voto solemne que la Alemania nazi y la Unión Soviética fueron igualmente responsables de la Segunda Guerra Mundial, se cruza una línea roja fundamental, una que coloca un signo “igual” no solo entre el agresor y el agredido sino también entre los que fueron derrotados y los que resultaron victoriosos.

[Barra lateral: como he escrito a menudo en el pasado, según el derecho internacional, el crimen más grave y malvado no es el “genocidio” o los “crímenes contra la humanidad”. Es el “crimen de agresión” porque, en palabras del juez estadounidense que declaró este principio, “el crimen de agresión contiene todos los demás crímenes”, lo cual es lógico. Así, al acusar a la URSS de agresión, la UE básicamente anula los hallazgos del Tribunal de Nuremberg, hace que la URSS sea tan culpable de todas las atrocidades de la Segunda Guerra Mundial como los nazis.]

¿Están en lo correcto los rusos cuando dicen que hay una rehabilitación en cámara lenta de Hitler y su ideología en Occidente?

¡Absolutamente!

El hecho de que esta rehabilitación en cámara lenta todavía esté limitada principalmente a los márgenes del discurso político no cambia la conciencia rusa de que no importa cuánto odien a Hitler y sus secuaces en Occidente, a Rusia y a los rusos siempre se les puede odiar aún más. Esto también es cierto en cuanto a lo que Occidente llama “extremismo islámico”, que solamente es “malo” cuando no está completamente controlado por Occidente (¡terroristas!), y que es “bueno”, axiomáticamente, cuando se dirige contra Rusia u otras Naciones ortodoxas (luchadores por la libertad !!).

En estas circunstancias, ¿es realmente sorprendente que muchos (¿la mayoría?) de los rusos sientan que Occidente es un peligro mucho mayor para el reino de la civilización rusa que cualquier plan anti-ruso inventado por judíos, sionistas o israelíes?

¡Absolutamente no!

No solo la mayoría de los rusos odian a Hitler y todo lo que él defendió, sino que también entienden que la gran mayoría de los judíos asesinados por el Tercer Reich eran personas simples, inocentes, cuyo único crimen era ser de la misma etnia / religión que otros judíos, quienes, de hecho, merecían ser muy odiados por su mesianismo racista (ya sea religioso o secular). Esa es una injusticia fundamental que los rusos nunca aceptarán porque aceptarla sería una traición a la verdad (un concepto sumamente importante para la civilización rusa) y no menos una traición a la memoria de todos los inocentes asesinados por los nazis.

Conclusión uno: ¡la historia importa, y mucho!

Independientemente de lo que pensemos de la política de identidad judía o de nuestra opinión sobre la Unión Soviética, es innegable que las políticas de Hitler infligieron un sufrimiento indescriptible tanto a los rusos como a los judíos. Los Alt-Righters occidentales, que todavía se engañan pensando que los rusos comparten sus ilusiones racistas, pueden negar y denunciar esto, pero el hecho es que la historia ha creado para siempre un vínculo entre judíos y rusos: su memoria común de las atrocidades en masa perpetuadas contra ellos por los nazis. Ninguna cantidad de gesticulaciones políticas cambiará eso.

Eso no significa, por supuesto, que Putin, el Kremlin o cualquier otra persona sea un “aliado” de Israel o que Putin y Bibi Netanyahu estén trabajando juntos (o el uno para el otro). Esta absoluta tontería es una conclusión completamente falsa que resulta de una lectura errónea fundamental y profunda de la historia y la cultura rusas. Pero va más allá que eso. Yo diría que la historia de la cultura rusa también es fundamentalmente incompatible con cualquier idea racista / racialista.

La ideología de la Rusia anterior a 1917 se puede describir como “monarquismo ortodoxo”. Esto no es realmente correcto por una larga lista de razones (la realidad siempre es más compleja que las palabras de moda y las consignas), pero en general se podría decir que lo que se consideraba moralmente correcto o moralmente incorrecto era definido por la Iglesia Ortodoxa Rusa. Bueno, da la casualidad de que si bien el cristianismo original (es decir, la ortodoxia) fue muy crítico con el “judaísmo” rabínico (la religión y el punto de vista), ese mismo cristianismo original fue mucho menos hostil a los judíos (la etnia) que las demominaciones cristianas occidentales. De hecho, el verdadero cristianismo siempre ha sido pro patriótico pero antinacionalista. Esta fue también la práctica en el Imperio Romano del Este (cuya estructura política heredó Rusia). Por cierto, esto también es cierto para la segunda religión de Rusia, el Islam.

Luego, después de la Revolución de 1917, Rusia fue sometida inicialmente a dos décadas de terror judío, especialmente un tipo de terror dirigido contra el pueblo ruso y la fe ortodoxa. Sin embargo, con la llegada al poder de Stalin, se produjeron cambios importantes (y la mayoría de los que habían ahogado a Rusia con sangre inocente fueron ejecutados durante las famosas “purgas”). Y aunque Stalin nunca fue un “antisemita” (esto es una tontería que las acciones y los escritos de Stalin contradicen directamente), sus purgas (y reformas) cambiaron profundamente la naturaleza del régimen soviético, incluida la composición étnica de los líderes de el PCUS que se hizo mucho más diverso.

Hablando de la Unión Soviética en general, también es importante recordar que la ideología marxista-leninista también rechaza las diferencias raciales y étnicas y, en cambio, aboga por la solidaridad de todas las personas contra sus opresores de clase.

Por lo tanto, ni la ideología / visión mundial rusa anterior a 1917 ni posterior a 1917 son un terreno viable para tratar de promover ideas racistas. Y, afortunadamente, tampoco lo es la Rusia moderna (“de Putin”).

La verdad es que Rusia, que como mencioné anteriormente, es el heredero político del Imperio Romano de Oriente (también conocido como “Bizancio” en el lenguaje occidental) SIEMPRE ha sido multirreligioso, multicultural, multiétnico y prácticamente cualquiera. otro “multi-algo” que se te ocurra. ¡A pesar de los muchos pecados del pueblo ruso durante su historia, el racismo nunca fue uno de ellos!

Por ejemplo, esta es también la razón, mientras que la mayoría de las personas en Occidente ven al Islam (y a los musulmanes) como “extranjeros”, la mayoría de los rusos están totalmente acostumbrados a ellos y los ven como vecinos de toda la vida. Eso no significa que los rusos no recuerden la docena de guerras que Rusia luchó contra los otomanos, ni tampoco que Rusia haya perdonado las atrocidades de los Wahabi en Chechnia. Simplemente y solo significa que los musulmanes, e incluso los turcos, no son vistos como “enemigos nacionales” por los rusos.

Lo mismo es cierto para los judíos. Sí, los rusos sí recuerdan lo que los judíos les hicieron durante los primeros años del régimen bolchevique, pero ese recuerdo, esa conciencia, NO suele dar lugar a ningún tipo de racismo, incluido cualquier tipo de racismo antijudío. Tampoco los horrores cometidos por los bolcheviques judíos ofuscan todas las contribuciones muy reales de varios judíos a la cultura rusa.

[Barra lateral: por cierto, es importante recordar aquí que si bien es cierto que la mayoría de los bolcheviques de primera generación eran judíos, no es cierto que la mayoría de los judíos fueran bolcheviques. De hecho, los judíos se encontraron prácticamente en todas partes, incluso entre mencheviques, anarquistas, bundistas, etc.]

De tal medo que sí, los judíos y los rusos en su mayoría han vivido juntos durante unos 200 años, y gran parte de nuestra historia común es trágica, dolorosa e incluso vergonzosa, pero al final del día, sería falso pensar que a la mayoría de los rusos les disgustan o temen a los judíos. Ellos no. Incluso cuando critican esta o aquella personalidad, ideología o religión (el cristianismo original siempre será el enemigo final del judaísmo rabínico, así como el judaísmo rabínico siempre seguirá siendo el enemigo final del cristianismo original; podemos entender por qué es así, o podemos deplorarlo, ¡pero nunca debemos olvidar o negar esto!).

[Barra lateral: si un antisemita autodescrito lee estas palabras y está absolutamente indignado por lo que acabo de escribir, asegúrese de leer “La invención del pueblo judío” de Shlomo Sand “, que le mostrará que La noción de “etnicidad” (ya sea judía o no judía) es una invención moderna con muy poca base real en la historia, especialmente en la historia de los imperios multiculturales. En pocas palabras: en una cultura que realmente no cree en la importancia de la etnia, no se puede desarrollar una ideología verdaderamente racista. ¡Es realmente así de simple!]

Sí, sé sobre la aversión de Dostoievskii y Rozanov por los judíos (y los polacos, por cierto), y sí, sé sobre el Pale of Settlement (no tocaré esto aquí, pero seguro que no fue lo que los historiadores en Occidente piensan que fue – ¡solo lea Solzhenitsyn!). También conozco la “Libel de sangre” (tampoco tocaré esta, pero te recomendaré que leas el libro de 2007 del historiador israelí Ariel Toaff “Passovers of Blood”) y sobre todos los otros mitos difundidos en Occidente (por Judíos y no judíos) sobre el “antisemitismo ruso”. Pero la verdad es simple: si bien hubo muchos casos en la historia cuando judíos y rusos se enfrentaron (incluida la destrucción del siglo X de Khazaria por las fuerzas rusas o la lucha del siglo XV contra la “Herejía de los judaizantes” – que, por cierto, Wikipedia describe muy mal: en realidad, este fue un intento temprano de los cabalistas de infiltrarse en la Iglesia Ortodoxa Rusa tal como se habían infiltrado con éxito en el Papado). Sin embargo, estos conflictos no resultaron en una gran hostilidad de los rusos hacia los judíos (lo contrario, por desgracia, no es tan cierto).

Conclusión dos: Putin, Zelenskii y los israelíes.

El reciente viaje de Zelenskii y Putin a Israel ha traído nuevamente el tema del “triángulo” judío, ruso y ucraniano a las noticias de primera plana. Los polacos también aprovecharon la oportunidad para empeorar las cosas para ellos mismos cuando intervinieron en todo. Lees las historias, así que no necesito repetir todo aquí. Lo más impresionante de este evento fue que Zelenskii decidió que viajaría a Israel, solo para luego declarar que no participaría en los eventos conmemorativos. ¿Por qué? Claramente, estaba aterrorizado de que los Ukronazis lo denunciaran por ceder ante la presión sionista.

Putin hizo exactamente lo contrario, no solo viajó a Israel y habló en el evento, sino que también recordó a la audiencia (en su mayoría judía) los horrores que el pueblo ruso también sufrió a manos de los nazis. Claramente, Putin no temía que algunos nacionalistas rusos lo acusaran de ceder ante la presión sionista. Por qué no?

¿Por qué Putin pudo hablar tan libremente?

Por dos razones muy simples:

Primero, y a diferencia de los ucranianos o los polacos, los rusos tienen exactamente cero culpa por lo que sucedió en la Segunda Guerra Mundial. A pesar de todas las mentiras actualmente difundidas en Occidente, la Unión Soviética no comenzó la Segunda Guerra Mundial: la Unión Soviética derrotó a Hitler prácticamente sin ayuda y terminó la guerra (todo el esfuerzo anglo no valió más del 20% y solo llegó después de que los soviéticos derrotaron a la Wehrmacht y a las SS en Stalingrado y en otros lugares).

En segundo lugar, el supremacismo judío tuvo una vida muy corta en la URSS (aproximadamente de 1917 a 1937) y ni Putin ni ningún otro líder político ruso dejarán sin discusión las afirmaciones de sufrimiento judío “especial” exclusivo. Y aunque la mayoría de los políticos rusos no sienten la necesidad de expresar dudas sobre la cifra “oficial” de 6 millones, les gusta recordar a sus amigos judíos que la nación rusa sufrió entre 20 y 27 millones de personas muertas durante la Segunda Guerra Mundial, negando así a las víctimas judías cualquier condición de víctima superior a las víctimas no judías.

Nuestro desacuerdo fundamental sobre la Segunda Guerra Mundial, Hitler y Judios

Del mismo modo, PORQUE los rusos tienen cero sentido de culpa hacia los judíos, Putin podría mencionar esta cifra del 80-85% de judíos en el primer régimen bolchevique frente a una asamblea de rabinos Haredi (vea el video aquí para usted: https: //youtu.be/7bSAB5OPkwQ).

¿Te imaginas a Merkel o Trump atreviéndose a decir estas cosas frente a tal audiencia?

¡Inconcebible!

Conclusión tres:

Desde que Vladimir Putin llegó al poder, Rusia se ha estado separando gradual y constantemente del Occidente colectivo. ¡Este proceso no se trata tanto de estar “en contra” de Occidente como el ser “diferente” de Occidente, pero sin remordimientos! Esto es especialmente visible en la naturaleza y calidad del discurso político en Rusia, que es dramáticamente diferente del tipo de discurso político hipercontrolado (y, por supuesto, hiper-manipulado) de Occidente. En pocas palabras, los rusos viven en un paisaje intelectual mucho más abierto y diverso que sus vecinos occidentales. Como resultado, sería un gran error suponer, por ejemplo, que los patriotas rusos tienen opiniones similares a las de los nacionalistas occidentales. De ahí la existencia de lo que podríamos llamar “Nuestro desacuerdo fundamental sobre la Segunda Guerra Mundial, Hitler, los judíos y la raza”.

El saker

QNavy
QNavy is a pool a 3 former Navy Officers, U.S. Navy & French Navy, who served proudly their countries, specialized in conflict analysis as per their respective skills & experience on Special Ops. #NavyVetUnited

Videoconferencia con Helga Zepp-LaRouche, 5 feb 2020

Previous article

A SECRET PLOT TO DESTROY AMERICA FROM WITHIN?

Next article

You may also like

Comments

Comments are closed.