South America

2015: virus ingenierizado del murciélago despierta debate sobre la investigación riesgosa

0

por Declan Butler. En Nature. 12 de noviembre de 2015. Traducción de Comunidad Saker Latinoamérica

El coronavirus hecho en laboratorio relacionado con el SARS puede infectar células humanas.

(Nota de los editores) Debe notarse que, de la misma manera que el anterior artículo de Sherwood Ross sobre los conceptos del experto Fracis Boyle, este artículo fue publicado en el año 2015… A este virus artificial es al que se refiere actualmente el funcionario de relaciones exteriores chino, Lijian Zhao. Saque Ud., lector, sus propias conclusiones.

Un experimento que creó una versión híbrida de un coronavirus de murciélago -uno relacionado con el virus que causa el SARS (síndrome respiratorio agudo severo)- ha gatillado un renovado debate sobre si las variantes de laboratorio de ingeniería de virus con posible potencial pandémico justifican los riesgos.

En un artículo publicado en Nature Medicine [https://www.nature.com/articles/nm.3985] el 9 de noviembre (de 2015), científicos investigaron un virus llamado SHC014, que se encuentra en los murciélagos de herradura en China. Los investigadores crearon un virus quimérico, compuesto por una proteína de superficie de SHC014 y la columna vertebral de un virus SARS que se había adaptado para crecer en ratones e imitar enfermedades humanas. La quimera infectó células de las vías respiratorias humanas -lo que demuestra que la proteína de la superficie de SHC014 tiene la estructura necesaria para unirse a un receptor clave en las células e infectarlas. También causó enfermedad en ratones, pero no los mató.

(Un virus quimera se define por el Center for Veterinary Biologics -parte del Departamento de EE.UU. de Agricultura y del Animal and Plant Health Inspection Service- como “un nuevo microorganismo híbrido creado por la unión de fragmentos de ácido nucleico pertenecientes a dos o más microorganismos diferentes, en donde al menos dos de los fragmentos contienen genes esenciales necesarios para replicación”. Nota de los traductores. http://www.aphis.usda.gov/animal_health/vet_biologics/publications/notice_05_23.pdf)

Aunque casi todos los coronavirus aislados a partir de murciélagos no han podido unirse al receptor humano clave, SHC014 no es el primero en hacerlo. En 2013, los investigadores informaron esta capacidad por primera vez en un coronavirus diferente, aislado de la misma población de murciélagos (https://www.nature.com/articles/nature12711).

Los hallazgos refuerzan las sospechas de que los coronavirus de murciélago capaces de infectar directamente a los humanos (en lugar de necesitar evolucionar primero en un huésped animal intermedio) pueden ser más comunes de lo que se pensaba anteriormente, dicen los investigadores.

Pero otros virólogos cuestionan si la información obtenida del experimento justifica el riesgo potencial. Aunque el alcance de cualquier riesgo es difícil de evaluar, Simon Wain-Hobson, virólogo del Instituto Pasteur de París, señala que los investigadores han creado un nuevo virus que “crece notablemente bien” en las células humanas. “Si el virus escapó, nadie podría predecir la trayectoria”, dice.

Creación de una quimera

El argumento es esencialmente una repetición del debate sobre si se debe permitir la investigación de laboratorio que aumenta la virulencia, la facilidad de propagación o la gama de patógenos peligrosos del portador -lo que se conoce como investigación de “ganancia de función”. En octubre de 2014, el gobierno de los EEUU impuso una moratoria a la financiación federal de dicha investigación sobre los virus que causan SARS, gripe y MERS (Síndrome Respiratorio del Medio Oriente, una enfermedad mortal causada por un virus que esporádicamente salta de los camellos a las personas).

El último estudio ya estaba en marcha antes de que comenzara la moratoria de los EEUU, y los Institutos Nacionales de Salud de los EEUU (NIH) permitieron que procediera mientras estaba bajo revisión por la agencia, dice Ralph Baric, investigador de enfermedades infecciosas de la Universidad del Norte Carolina en Chapel Hill, coautora del estudio. El NIH finalmente concluyó que el trabajo no era tan arriesgado como para caer bajo la moratoria, dice.

Pero Wain-Hobson desaprueba el estudio porque, dice, proporciona pocos beneficios y revela poco sobre el riesgo que el virus SHC014 salvaje en los murciélagos, representa para los humanos.

Otros experimentos en el estudio muestran que el virus en los murciélagos salvajes necesitaría evolucionar para representar una amenaza para los humanos -un cambio que puede que nunca ocurra, aunque no se puede descartar. Baric y su equipo reconstruyeron el virus salvaje a partir de su secuencia genómica y descubrieron que crecía pobremente en cultivos de células humanas y no causaba una enfermedad significativa en ratones.

“El único impacto de este trabajo es la creación, en un laboratorio, de un nuevo riesgo no natural”, coincide Richard Ebright, un biólogo molecular y experto en biodefensa en la Universidad de Rutgers en Piscataway, Nueva Jersey. Tanto Ebright como Wain-Hobson son críticos de larga data de la investigación de ganancia de función.

En su artículo, los autores del estudio también reconocen que los financiadores pueden pensar dos veces antes de permitir tales experimentos en el futuro. “Los paneles de revisión científica pueden considerar que estudios similares que construyen virus quiméricos basados ​​en cepas circulantes son demasiado arriesgados para proseguirlos”, escriben, y agregan que se necesita una discusión sobre “si estos tipos de estudios de virus quiméricos justifican una mayor investigación, versus los riesgos inherentes involucrados”.

Investigación útil

Pero Baric y otros dicen que la investigación tuvo beneficios. Los hallazgos del estudio “mueven este virus desde ser un candidato patógeno emergente a ser un peligro claro y presente”, dice Peter Daszak, coautor del artículo de 2013. Daszak es presidente de la EcoHealth Alliance, una red internacional de científicos, con sede en la ciudad de Nueva York, que toma muestras de virus de animales y personas en puntos críticos de enfermedades emergentes en todo el mundo.

Daszak está de acuerdo en que los estudios que testean virus híbridos en cultivos de células humanas y modelos animales están limitados en cuanto a lo que pueden decir sobre la amenaza que representa un virus salvaje. Pero argumenta que pueden ayudar a indicar qué patógenos deberían priorizarse para una mayor atención de la investigación.

Sin los experimentos, dice Baric, el virus SHC014 aún sería visto como una amenaza. Anteriormente, los científicos habían creído, sobre la base de modelos moleculares y otros estudios, que no debería ser capaz de infectar células humanas. El último trabajo muestra que el virus ya ha superado barreras críticas, como ser capaz de adherirse a los receptores humanos e infectar eficazmente las células de las vías respiratorias humanas, dice. “No creo que puedas ignorar eso”. Él planea hacer más estudios con el virus en primates no humanos, lo que puede arrojar datos más relevantes para los humanos.

QNavy
QNavy is a pool a 3 former Navy Officers, U.S. Navy & French Navy, who served proudly their countries, specialized in conflict analysis as per their respective skills & experience on Special Ops. #NavyVetUnited

Mirando los aspectos militares de la guerra biológica (¡ACTUALIZADO!)

Previous article

¿Quién hizo el coronavirus? ¿Fue Estados Unidos, Israel o China misma?

Next article

You may also like

Comments

Comments are closed.