South America

SP — LARRY ROMANOFF — Replantar el sueño americano. “Su USA es hoy la nación más odiada del mundo”. ¿Por qué?

0

Replantar el sueño americano. “Su USA es hoy la nación más odiada del mundo”. ¿Por qué?

Por Larry Romanoff

29 de julio de 2020

Publicado por primera vez el 22 de enero de 2020 

Why Trump won't be able to stop America's decline - Kermit Kordell ...

 ENGLISH   ESPAÑOL

Hace algunos años, David Ignatius escribió un artículo en el Washington Post titulado “Replantar el Sueño Americano” (1), en el que hablaba de haber viajado por el mundo como corresponsal extranjero hace unos 35 años, y de cómo creía que como americano llevaba una especie de bandera blanca, presumiblemente de pureza y superioridad moral, lo que significaba que él -siendo americano- era “diferente”, y que “el mundo lo sabía”.

A continuación, observaba con abatimiento que los Estados Unidos estaban lentamente “haciendo trizas el tejido que define lo que significa ser americano”, que los americanos son considerados ahora como “hipócritas que se jactan de sus valores democráticos pero que se comportan sin ley y con desprecio por los demás”. Su premisa básica era que los Estados Unidos, y los americanos en general, habían “agotado todas sus semillas de maíz” y necesitaban ahora tender la mano al mundo y “compartir los valores de América” una vez más.

Luego terminaba con una declaración de esperanza sobre la celebración del Día de Acción de Gracias americano. Leyendo su libro de historia mitológica americana, relatando los desolados temores de los peregrinos al partir del Viejo Mundo hacia América, y “la inmensa recompensa que encontraron en la nueva tierra”, que compartieron con los nativos locales. Ya han leído un relato exacto del primer Día de Acción de Gracias, que se quedó un poco corto en cuanto a compartir la inmensa recompensa. Ignatius terminaba con las palabras: “Tenemos que poner las riquezas de América de nuevo sobre la mesa y compartirlas con el mundo, con humildad y gratitud.” Escribí una respuesta al Sr. Ignatius que decía en parte:

Dijo usted que cuando viajaba por el mundo como corresponsal con su bandera americana, se creía y se sentía diferente de todos los demás, una percepción que todos los extranjeros compartían. Pero no era exactamente así. Lo que realmente quería decir usted era “Yo era mejor que ellos, y ellos lo sabían”. Su desesperación no es por haberse hecho trizas, sino por el nostálgico pesar de que esa gente se ha dado cuenta de que no es usted mejor que ellos, sino peor, y que ya no le respetan sino que le desprecian. No quiere tender la mano y “compartir las riquezas de América”. Lo que quiere es replantear los falsos valores utópicos de la superioridad americana en la mente de todas esas personas para que pueda usted volver a viajar por el mundo y decirse a si mismo que es mejor que todos los demás, y volver a ver esa ilusión en sus ojos.

Usted dijo que debían dejar de comportarse como si estuvieran en un estado de guerra permanente, pero su América siempre ha estado en un estado de guerra permanente. Eso es lo que hacen ustedes. Las guerras de agresión son lo que les definen como nación.

No quiere que el mundo piense mal de usted por su cultura de tortura, masacres y guerra, pero no tiene intención de detenerlas.

Siguen destruyendo naciones, derribando gobiernos, fomentando guerras y revoluciones regionales, reduciendo a pequeños países a la pobreza y la miseria, pero quieren ser juzgados sólo por los valores utópicos que predican pero que nunca siguen.

Dice que los americanos “viajando y compartiendo” harán que todo vuelva a estar bien, que ya no serán malinterpretados.

¿Pero por qué cree usted que su EE.UU. es hoy en día la nación más odiada del mundo? No es porque el mundo no les entienda, sino porque sí les entiende. Ustedes son vilipendiados como nación y como pueblo, por esos valores suyos que sólo producen inestabilidad, terror, miseria, pobreza y muerte.

Usted dice que quiere “devolver algo al mundo”. Bueno, tal vez podría empezar devolviendo el país en el que vive a aquellos a los que se lo robaron. Tal vez podrían devolver Panamá a Colombia y Hawai al pueblo hawaiano. Y tal vez Puerto Rico a los puertorriqueños. Tal vez podrían devolver Corea a los coreanos y dejar de impedir la unificación que han querido durante los últimos 60 años. Tal vez podrían salir de Taiwán y de Hong Kong. Tal vez les gustaría devolver la riqueza que saquearon violentamente en unas 100 naciones con la fuerza de su ejército.

Tal vez le gustaría a usted devolver a Chile los cientos de miles de millones de cobre que les robaron. Tal vez le gustaría devolver todo el oro que saquearon en toda América Central y del Sur y el Caribe, cuando invadieron repetidamente esos países, abriendo por la fuerza -y luego vaciando- las cámaras acorazadas de sus bancos centrales. Tal vez le gustaría convencer a Citibank para que devuelva los miles de millones de oro que robó a los ciudadanos chinos que confiaron en ellos. Tal vez le gustaría devolver a Filipinas, Nicaragua y Haití la paz y la felicidad que tenían antes de que ustedes los colonizaran y los destruyeran.

Tal vez le gustaría devolverles a las madres de Irak los 500.000 bebés que mató Madeline Albright.

Dijo usted que quería compartir las riquezas de América con el mundo, pero el tiempo para eso ya pasó. Ya no tienen riquezas para compartir con nadie, y nunca las compartieron ni siquiera cuando las tenían. En cambio, compartieron su artillería de uranio empobrecido con la gente de Irak y de Libia, donde hoy en día nacen fetos que se describen como “bultos de carne no identificables”. Durante una década, compartieron el napalm y el Agente Naranja con el pueblo de Vietnam, donde hoy, cincuenta años después, todavía siguen naciendo decenas de miles de bebés horriblemente deformes.

Su CIA compartió su manual de tortura de 1.000 páginas y su entrenamiento de Escuadrón de la Muerte con docenas de sus dictadores en América Latina. Compartió su marca de democracia con Yugoslavia, convirtiéndola de una federación pacífica a un desorden roto y patético de desesperación, y luego compartió esa misma plantilla con una docena de otras naciones, enorgulleciéndose de sus “revoluciones de color”, dejando nada más que muerte y miseria en cada una de ellas.

Si no le importa, no queremos que compartan nada más con nosotros.

Hemos tenido ya suficiente exposición a la libertad, la democracia y los derechos humanos al estilo americano, para que nos duren durante generaciones.

Y, a decir verdad, nosotros en el mundo nos hemos quedado sin estómago por su alfombra mundial de atrocidades, brutalidad, muerte y miseria, y hemos perdido nuestra tolerancia por su hipocresía.

Todo lo que queremos es que se vayan a casa, que se ocupen de sus malditos asuntos, y que saquen sus sucios y sangrientos dedos empapados de dólares de la mayoría de las naciones del mundo que están explotando. La semilla de maíz a la que se refiere usted se ha ido, pero no se ha comido. Simplemente se pudrió.

QNavy
QNavy is a pool a 3 former Navy Officers, U.S. Navy & French Navy, who served proudly their countries, specialized in conflict analysis as per their respective skills & experience on Special Ops. #NavyVetUnited

07/29/20: President Trump Delivers Remarks Upon Departure

Previous article

Will We Let Them Keep LYING To Us?

Next article

You may also like

Comments

Comments are closed.