South America

Cristo el Salvador y la revolución judía

0

Vineyard of The Saker, 7 de Febrero de 2018
Traducción: Renzo Caspi

Escrito en abril de 1921 por Su Eminencia Metropolitana Anthony (Khrapovitsky) de Kiev y Galicia (1863-1936)

Introducción de The Saker:

Hoy publico otro artículo escrito por un obispo cristiano ortodoxo, esta vez uno de los más destacados, aunque a veces controvertidos, del siglo XX. Si el artículo anterior que publiqué fue escrito por un obispo ortodoxo justo después del final de la Segunda Guerra Mundial, éste está escrito justo después de la toma de poder por los bolcheviques en Rusia. Téngase en cuenta, como el propio Putin mencionó recientemente, que el régimen bolchevique estaba compuesto por un porcentaje que oscila entre el 80% y el 85% de judíos, por tanto en 1921 este tema estaba claramente en la mente de todos los rusos. Es interesante observar que, al igual que el obispo Nathaniel en 1949, Metropolitan Anthony ve las raíces de la “cuestión judía” en términos puramente espirituales, incluso cuando tienen una dimensión política clara. Se podría decir que no es sorprendente escuchar a los Obispos emitir debates espirituales, a lo que yo respondería que ha pasado un largo tiempo desde que los obispos hacían debates espirituales, al menos en nuestra sociedad post-cristiana. Creo que sin importar si uno está de acuerdo o no con los argumentos presentados, son cruciales para ilustrar un punto fundamental: Desde una perspectiva verdaderamente cristiana, no puede haber ningún debate basado en conceptos como raza o etnia. – estas son categorías mundanas seculares que no tienen lugar en una cosmovisión verdaderamente cristiana.

Cristo el salvador y la revolución judía

I.

Es bien sabido que los relatos del Evangelio de la vida terrenal del Señor Jesús son casi idénticos en los primeros tres Evangelios, pero que difieren en el contenido del cuarto; no en el sentido de que el primero contradiga al segundo, sino en el sentido de que el apóstol Juan relata dichos y eventos que se pasan en silencio en los primeros tres evangelios, mientras que no menciona la mayoría de esos eventos relatados en el primero tres evangelios, pero no solo no hay contradicciones entre los tres primeros y el último, pero el atento examinador de los Evangelios nota fácilmente que San Juan presume que su lector está familiarizado con los relatos de Mateo: Mark y Luke los complementa, o proporciona comentarios elucidantes para su propia cuenta de los pocos eventos que él y los otros evangelistas describen, como, por ejemplo, la entrada del Señor a Jerusalén, la Cena Mística, la visita de Pedro a la tumba del Señor, y otros. En general, hay que decir que, comenzando con la descripción de la entrada a Jerusalén y la traición de Judas, los relatos de los cuatro evangelios se mezclan más que en la descripción de los eventos anteriores. Pero entonces, de las acciones milagrosas realizadas por Cristo anteriormente, solo una – el milagro de la alimentación de los cinco mil con cinco panes y la caminata del Salvador sobre el agua – Está registrado por los cuatro evangelistas. Es precisamente este evento el que nos proporciona la clave para abrir el tema planteado en el título, y que, además, nos aclara la relación entre el Evangelio según Juan y los tres primeros Evangelios.

De hecho, en los primeros tres evangelios, el milagro de la caminata de Cristo sobre el agua es el único milagro realizado, por así decirlo, sin un propósito definido. Uno siente algo no dicho, algo deliberadamente no hablado. Esto se sugiere al lector de los Evangelios, especialmente en vista de una expresión que proviene de la pluma de Mateo y Marcos:

“Y en seguida [después de la alimentación milagrosa de la gente], Jesús obligó a sus discípulos a subirse a un bote y al otro lado …” (Mt. 14: 22; Marcos 6: 45).

¿Por qué la prisa y la urgencia? No hay mención; Tampoco hay ninguna mención por parte de los tres evangelistas de la impresión producida en la gente por la alimentación milagrosa, aunque al relatar otros eventos milagrosos, por ejemplo, los sordomudos. así como el levantamiento del hijo de la viuda de Naín de entre los muertos, y otros – Los tres primeros evangelistas continuamente hacen referencia a esto. En este caso, solo Juan es quien habla de la impresión que causó el milagro en aquellos que lo presenciaron, y de sus palabras queda claro que este milagro, más que todo el resto, movió a la gente a arrebatar y confiar en el Salvador, aunque, como veremos, no por mucho tiempo.

Pero, ¿en qué consiste la explicación de Juan sobre el milagro de caminar sobre el agua? Es muy corto – dos palabras en total- pero por eso es fácil entender por qué ocurrió el milagro, la urgencia urgente de Jesucristo de enviar a los discípulos al lago, y por qué los otros evangelistas dejan que todo esto permanezca sin explicación.

“Entonces aquellos hombres, cuando vieron el milagro que hizo Jesús, dijeron: Esto es de verdad que el Profeta que debe venir al mundo. Cuando Jesús, por lo tanto, percibió que lo tomarían por la fuerza para hacerle rey, Luego se fue solo a la montaña ”(Jn. 6: 14-15).

Por supuesto, los judíos pospusieron su decisión de proclamar a Cristo un rey hasta la mañana; no habrían permitido que el Salvador saliera de ellos en bote, pero probablemente se sintieron satisfechos de que envió a sus discípulos y se quedó solo con los judíos, esperando que Él sea menos capaz de oponerse a su intención.

¿Por qué los tres evangelistas pasaron por alto el motivo de la milagrosa caminata de Cristo sobre el agua, que, como vemos en Juan, reside en el deseo del Señor de escapar de sus manos siendo proclamados reyes por la fuerza? Guardaron silencio por la misma razón que hicieron con respecto a la resurrección de Lázaro, la subsiguiente sentencia de muerte del Salvador, la furia de la gente que se encendió contra Él cuando permitió que los paganos se burlaran, en Su Persona, el sueño amado de la nación de un rey nacional. El anuncio de Pilato: “¡He aquí a tu rey!” Tuvieron que guardar silencio sobre tales cosas porque todavía existía un reino judío; para una explicación de este aspecto de los acontecimientos de la vida de Cristo habría sido equivalente a una denuncia del levantamiento popular en preparación, del estado de ánimo revolucionario nacional inspirado y alimentado por el Sanedrín y los escribas. Los autores sagrados, discípulos de Cristo, se protegieron sabiamente contra la sospecha de los judíos hostiles de que los traicionarían,  Denunciaría la gran rebelión preparada por los judíos contra la dominación romana y que estalló en vigor en A. D. 67. Actuaron de esta manera al relatar la vida terrenal de Cristo, y más tarde, al registrar sus propias actividades. Cuando el apóstol Pablo, por ejemplo, llegó a Roma, consideraba que era su deber, en su primer encuentro con sus compatriotas, explicar que comparecía ante el tribunal de César. “No es que (él) debiera acusar a [su] gente de (Hechos 28: 19), sino para absolverse.

Tal circunscripción era totalmente innecesaria cuando se escribió el cuarto Evangelio, después de la destrucción de Jerusalén y el reino judío por Vespasiano y Tito. No fue necesario que San Juan pasara por alto esos aspectos de los eventos del Evangelio, cuya descripción podría haber resultado en represalias por parte del gobierno judío, por ejemplo. ¿Quién fue exactamente quién cortó la oreja de Malchus, el servidor del sumo sacerdote, Si bien ninguno de los tres primeros evangelistas decidió nombrar a Simón Pedro como el que había empuñado la espada, los tres se contentaron con la expresión: “Uno de los que estaban con Jesús”, ni siquiera lo llama apóstol o discípulo (solo Juan llama por su nombre al que sacó su espada y al que fue herido por la espada). Por esta misma razón, los sinópticos guardan silencio con respecto a la resurrección de Lázaro, ya que el Sanedrín lo había condenado a muerte como un presunto criminal que, como se sabe de los relatos más antiguos, se vio obligado a huir a Chipre y además, se vio agobiado por el recuerdo de su muerte y resurrección; ya que los judíos que estaban allí en gran número seguían a los cristianos en todas partes e incitaban a los paganos en su contra, y en ocasiones incluso a los que eran la escoria de la sociedad, como también podemos ver en el Libro de los Hechos (14: 1; 17: 5; et al.).

Respecto a Lázaro, su nombre no se menciona en absoluto en los primeros tres Evangelios, a menos que uno cuente la parábola del hombre rico y Lázaro (que sin duda también está relacionado con lo que iba a tener lugar en su resurrección), aunque se menciona a María y Marta; de modo que Juan, al dar cuenta de Lázaro, da a conocer los nombres de sus hermanas, tan conocidos por el lector:

“Ahora bien, cierto hombre estaba enfermo, llamado Lázaro, de Betania, la ciudad de María y su hermana Marta” (Jn. 11: 1).

Juan siente que los lectores de los primeros tres evangelios estaban perplejos en cuanto a cómo la gente podría haber tenido lugar en honor de Cristo por la última entrada del Señor a Jerusalén, cuando los que lo rodeaban esperaban que la capital reaccionara ante Él de una manera completamente diferente, y “se asombraron y, al seguirlo, tuvieron miedo” (Marcos 10: 32); el apóstol Juan, a su vez, confirma que los discípulos de Cristo intentaron disuadir al Salvador de que no se acercara a Jerusalén cuando se preparó para anunciar que iba a resucitar a Lázaro.

“Maestro, los judíos de los últimos tiempos buscaron apedrearte; y vas allí otra vez? “, sin embargo, sin embargo, escucharon el llamado del valiente Thomas: “Vámonos todos, para que podamos morir con Él” (in. 11: 8, 16).

Y de repente, en lugar de la persecución esperada. – ¡Un saludo triunfal con ramas de palmera! La perplejidad de quien ha leído los primeros tres evangelios se disipa al leer el cuarto, de donde se entera que el saludo fue precedido por la resurrección de Lázaro de los muertos, lo que llevó a muchos judíos a creer en Cristo (Jn. 11: 15); y el evangelista le confirma precisamente esta conexión entre los eventos: “Por esta causa la gente también lo conoció; porque oyeron que había hecho este milagro “(Jn. 12: 18). De los otros evangelistas, solo Lucas da un indicio del ímpetu especial que tuvieron las personas creyentes para glorificar al Salvador que llega: “Toda la multitud de los discípulos comenzó a regocijarse y alabar a Dios en voz alta por todas las obras poderosas que habían visto, diciendo: Bendito sea el Rey que viene en el nombre del Señor” (Lc. 19: 37-38). ). Por las razones ya indicadas, Lucas no pudo explicar que no fueron tanto los milagros de Cristo en general lo que debe entenderse en este pasaje. como el levantamiento de entre los muertos de uno que había estado cuatro días en la tumba, que había tenido lugar poco tiempo antes. Renan, quien rechaza este evento, no pudo explicar en su libro ni el evento de la entrada triunfal ni la sentencia que pasó sobre el Salvador inmediatamente después.

Por lo tanto, el silencio de algunos de los evangelistas con respecto a lo que el cuarto deja claro depende de la revolución judía que estaba llegando a su madurez en el tiempo del Salvador, y que fue dirigida por el Sanedrín. De los episodios del Evangelio antes citados, otra verdad, no destacada por la ciencia bíblica, también se aclara. – que la revolución judía entró en contacto extremadamente estrecho con la vida terrenal de Cristo Salvador y, en general, definió por sí misma (por supuesto, con el permiso particular de Dios) muchos de los eventos del Evangelio; más adelante veremos que fue la razón principal para despertar el odio del pueblo contra Cristo, lo que lo llevó a ser crucificado.

¿Tenemos algún otro dato histórico que el levantamiento de los judíos, que estalló en llamas con una fuerza tan terrible en el año 67, había madurado mucho antes y con el tiempo estalló crónicamente durante todo el primer siglo de nuestra cronología? Por supuesto que tenemos No vamos a explayarnos sobre el temperamento rebelde y amante de la libertad extrema del pueblo judío a lo largo de toda su historia, que comenzó con la era del Rey David (II Reyes [Samuel], capítulos 15-18, 20) y llegó a la El mayor grado de tensión en la era de los hermanos Macabeos: Solo diremos que el más ardiente amigo del pueblo, el profeta Jeremías, dedicó casi una cuarta parte de su extenso libro a instar a sus compatriotas a que no se levanten contra el poder invencible del rey de Babilonia. sin embargo, fue incapaz de asegurar el objetivo de sus advertencias, incluso cuando Jerusalén y su templo ya habían sido destruidos, casi todas las personas fueron llevadas al cautiverio, y solo quedaba una pequeña banda de gente común que, sin embargo, con un coraje sin sentido, se lanzó contra los representantes del régimen militar babilónico y condenó a todo el resto de la gente a la muerte y su país a la devastación absoluta. Los judíos de la época de la vida terrenal de Cristo también tenían un temperamento similar. Al ser imposible, bajo el régimen romano siempre vigilante, organizar rebeliones en las ciudades, sus líderes llevaron a sus seguidores al desierto; sin embargo, incluso estos intentos fueron, por supuesto, sofocado por el poder militar de los romanos. Aquí están las palabras de Gamaliel, miembro del Sanedrín, pronunciadas poco después de la ascensión del Señor: “Pero antes de estos días se levantó Teudas, que se jactaba de ser alguien, a quien se unieron varios hombres, unos cuatrocientos; quién fue asesinado, y todos, tantos como le obedecían, fueron dispersados ​​y destruidos. Después de este hombre, Judas de Galilea se levantó en los días de la inscripción y se llevó a muchas personas después de él; también pereció, y todos, aun los que le obedecían, fueron dispersados ​​”(Hechos 5: 36-37). Probablemente fueron ellos los que el Señor mencionó, llamándolos “ladrones y ladrones” (Jn. 10: 8).

Empresas similares de parte de los rebeldes continuaron durante el tiempo de la predicación del apóstol. Cuando el apóstol Pablo fue arrestado en Jerusalén, el capitán jefe le preguntó: “¿No eres tú ese egipcio, que antes de estos días, enloqueciste, y llevaste al desierto a cuatro mil hombres que eran asesinos?” (Hechos 21: 38). Sabemos por el Evangelio que el fatídico “Barrabás ,. . . por una cierta sedición hecha en la ciudad, y por asesinato, fue encarcelada “(Lc. 23: 1819), y, por supuesto, por este mismo hecho, atrajo a su lado la simpatía de la gente expresada en una forma tan insistente ante Pilato y acalorada por los sumos sacerdotes y los miembros del Sanedrín (Marcos 5: 11).

Así, habiendo tomado nota del estado de ánimo revolucionario de los judíos que fue apoyado por el Sanedrín, no solo comprenderemos con total claridad los eventos que rodearon la alimentación milagrosa de los cinco mil con cinco panes, pero también entenderemos el significado fatídico que estos eventos tuvieron en la vida terrenal de Cristo Salvador. “Entonces aquellos hombres, cuando vieron el milagro que hizo Jesús, dijeron: Esto es una verdad que el Profeta que debería venir al mundo “, y decidieron” venir y tomarlo por la fuerza, para hacerlo rey “(Jn. 6: 14-15).

Ahora es bastante comprensible por qué este milagro, y no otro, produjo tal reacción en el pueblo revolucionario. Ellos encontraron en Cristo lo que era más necesario tener, pero lo que era más difícil de obtener para una rebelión: una fuente de pan lista. En ese momento no era posible equiparse con cañones y trenes blindados: el resultado fue decidido por la fuerza vital de la gente y por el frío acero; pero acumular provisiones bajo la observación atenta de los romanos era imposible en los lugares desiertos, donde, como hemos visto en el Libro de los Hechos, los insurgentes concentraron sus fuerzas. En el tiempo de Moisés, en el desierto, el maná fue enviado desde el cielo directamente sobre Israel, que se había levantado contra Egipto; y ahora este nuevo Profeta pudo hacer lo mismo que Dios había hecho en la antigüedad. Sin embargo, lo que se necesitaba era la fuerza para obligarlo a colocarse a la cabeza del levantamiento popular. El Señor escapó de sus manos de una manera tal que ninguna de las personas era capaz de prever: Se alejó sobre el agua, como en tierra firme. Así, el propósito de este milagro se vuelve bastante claro.

Naturalmente, la partida secreta de Cristo no fue del todo agradable para los judíos. El apóstol Juan dedica varios capítulos de su Evangelio a sus conversaciones posteriores con Cristo, en las que le recuerdan el pan celestial en el tiempo de Moisés y exigen que el milagro continúe. Por supuesto, no podían hablar directamente de la rebelión que deseaban, pero cuando el Señor comenzó a desplegar Su enseñanza con respecto a otro pan, el pan espiritual, y luego con respecto al Pan del Nuevo Pacto, el Pan eucarístico que es Su pura pureza. Cuerpo; cuando prometió a los judíos que creían en Él una libertad moral en lugar de una libertad política y hablaba del escaso valor de este último, el éxtasis del pueblo, que había sido provocado por el milagro de los cinco panes, se convirtió gradualmente en gruñidos y, posteriormente, estos intercambios, se reanudaron en Jerusalén, concluya con la gente que toma piedras para matar al Uno que deseaba proclamar rey, pero poco antes. Lee el Evangelio según Juan, y verás que la negativa del Salvador a esta elección y los discursos que la siguieron, que no simpatizaron con el levantamiento, constituyen el punto de inflexión en la actitud de los judíos hacia Cristo Salvador. Es a partir de esto que comenzó la enemistad de la gente; y aunque fue vencido por la resurrección de Lázaro, esto no fue por mucho tiempo. Pero volvamos a la cuenta del Evangelio.

La gente buscó a Jesús donde los había alimentado con los cinco panes, e incapaces de encontrarlo, perplejos se embarcaron en botes que habían llegado recientemente de la otra orilla y, para su sorpresa, lo encontraron en Capernaum, a lo que no le fue posible haber ido antes, ya que desde la noche no había dejado un solo bote. “Rabí, ¿cuándo vienes aquí?” (Jn. 6:25).

El Señor no respondió a su pregunta, pero los reprendió: “Me buscáis, no porque visteis milagros, sino porque comisteis de los panes y os llenasteis. No trabajes por la comida que perece, sino por la comida que dura hasta la vida eterna, que el Hijo del hombre te dará ”(Jn. 6: 27-27). Esto no es una reprimenda debido a la gula: el día anterior a la gente, arrastrada escuchando las palabras de Dios, incluso olvidó su pan de cada día, siguiendo a Jesús al desierto. No, el Señor estaba disgustado porque todavía tenían en mente lo que es terrenal, temporal – un levantamiento contra los romanos, preparativos militares, etc., que sin embargo terminaría en muerte, al igual que el paso triunfal de sus antepasados ​​a través del desierto. “Tus padres comieron el maná en el desierto, y están muertos. Este es el pan que baja del cielo, para que un hombre coma de él, y no muera ”(Jn. 6: 49-50). Antes de que se pronunciaran estas palabras, los judíos aún no habían perdido toda esperanza de persuadir a Cristo para que se convirtiera para ellos en otro Moisés, un líder, y le preguntaron: “¿Qué haremos para que podamos hacer las obras de Dios?” (Jn. 6: 28), refiriéndose al liderazgo milagroso de Moisés; y agregaron: “¡Señor, danos siempre este pan!” (V. 38), porque entonces el éxito del levantamiento estaría asegurado. Pero las palabras subsiguientes de Cristo sobre el pan espiritual y la vida eterna desencantaron a los judíos exaltados, y muchos incluso de sus discípulos perdieron su fe en Él (v. 64), “Desde entonces, muchos de sus discípulos regresaron y ya no caminaron con él” (v. 66). Es evidente que el corazón de Judas también se apartó de Cristo en este momento, y Él dijo: “¿No te he elegido doce, y uno de vosotros es un demonio?” (Vv. 71-72). El significado decisivo de este evento se demuestra también en el siguiente verso, que los comentaristas no le prestan la atención necesaria. “Después de estas cosas, Jesús caminó en Galilea: porque Él no andaría en Judea porque los judíos trataron de matarlo ”(Jn. 7: 1). “Después de estas cosas”, es decir, después del discurso que tuvo lugar en Capernaum en Galilea. Es obvio que se hizo un informe sobre esto a los cuarteles generales de los rebeldes, es decir, el Sanedrín, tal como se hizo luego sobre la resurrección de Lázaro (Jn. 11: 46); y allí decidieron separarse del nuevo Profeta que convocaba a la gente a un modo de vida diferente, tal como se habían separado de Juan el Bautista (Mt. 17: 12; Marcos 9: 13), quienes, cuando la gente preguntó: ¿Qué debemos hacer? Respondió con instrucciones de carácter puramente moral y no apoyó sus aspiraciones chauvinistas (Lucas 3: 7-8, 11).

Hasta qué punto la enemistad clerical, e incluso popular, dirigida contra el Salvador comenzó a asumir un carácter activo, es claramente evidente a partir de las acciones y palabras posteriores de Cristo. Cuando sus hermanos lo llamaron a la fiesta de los tabernáculos que se acercaba, les habló del odio del mundo por Él y no fue abiertamente a Jerusalén, pero en secreto, por así decirlo (Jn. 7: 7, 10); sin embargo, cuando llegó y excitó el reverente asombro de la gente por su enseñanza, sin vacilación, y aparentemente sin causa inmediata, dijo: “¿Por qué vas a matarme?” (Jn. 7: 19). Estas palabras fueron tan inesperadas que “la gente respondió y dijo: Tú tienes un demonio; ¿Quién va a matarte? ”(v. 20). Sin embargo, como en confirmación de las palabras de Cristo, muy pronto “buscaron llevárselo”, primero en medio de la gente (v. 30), y luego por los siervos de los fariseos enviados deliberadamente (v. 32); pero nadie puso una mano sobre él (v. 30). La última expresión (Jn. 8:20) tiene un significado más importante de lo que parece a primera vista. En otro artículo (“El beso de Judas”) dejamos claro, usando las palabras del Pentateuco, que estaba prohibido por la ley de Dios,  por el cual se gobernó la nación judía, para condenar a cualquier persona sin informantes responsables que, al hacer una acusación contra un hombre por algo, Tuvo que poner las manos sobre su cabeza y, después de la sentencia de muerte, se le exigió que fuera el primero en lanzarle piedras (Lev. 24:14; Deut. 17: 4-7). Nadie se comprometió a hacerle esto al Salvador, ya que la ley castigaba severamente la acusación falsa: sometía al informante a la suerte que preparaba para su víctima (Deut. 19:19). Lea la historia de Susana y los dos ancianos (adjunto al Libro de Daniel), el relato de la mujer sorprendida en adulterio (Jn. 8), la condena del Arcediano Esteban y, finalmente, la prueba del mismo Señor Jesucristo y del Apóstol Pablo por el Sanedrín, y verá que no era fácil para los enemigos de la justicia eludir esta sabia ley.

¿Qué esperaban lograr los enemigos de Cristo al intentar arrestarlo, entonces? Por supuesto, no pudieron presentar acusaciones contra Él por no querer participar en un levantamiento; por lo tanto, aparentemente volvieron a una vieja – La sanidad de Cristo de un paralítico en el día de reposo, aunque esta curación, que se realizó en Jerusalén, precedió la alimentación milagrosa de los cinco mil en Galilea, donde el Señor fue en ese momento, partiendo de la capital sin obstáculos, habiendo lanzado una diatriba contra los judíos porque murmuraron contra la curación. Y si después de su regreso de Galilea, el Salvador se vio obligado nuevamente a justificar una curación en el día de reposo, fue, por supuesto, porque ese hecho, como uno no se realizó ante testigos, probablemente fue interpretado por Sus enemigos mentirosos como una cura ordinaria y podría servir a personas sin escrúpulos como un objeto de acusación de violar el descanso sabático, que, según la ley de Dios dada a través de Moisés, era punible con la muerte (Núm. 1:33). El Salvador siempre refutó triunfalmente los intentos de acusarlo de violar el sábado, cuando realizó sanaciones en ese día y avergonzó a sus acusadores mientras la gente aprobaba Sus palabras (Lc. 13:17; cf. también 14: 4-6). En el presente caso, cuando quedó claro que Jesucristo no simpatizaba con el levantamiento planeado, la malicia del Sanedrín y los fanáticos revolucionarios de Jerusalén alcanzaron tal grado que, incapaces de ocultar la verdadera razón de su amargura, volvieron a plantear el caso de la curación del paralítico; pero el Señor entendió bien dónde estaba la razón real de su enemistad y, por lo tanto, habiendo hablado dos veces más acerca de la legalidad de la curación del sufrimiento en sábado (Jn. 7: 22-24), y habiendo vencido este nuevo intento por parte de los fariseos de acusarlo de violar la ley en el caso de la mujer adulterada, en el segundo día después de su llegada a Jerusalén, dirigió nuevamente su discurso hacia la gente de Judea que tenía sed de libertad política y les habló de esa libertad espiritual superior que trajo a la tierra con su enseñanza. En ese día, como en el día anterior, la gente vaciló entre la creencia y la amargura del corazón (Jn. 7: 31, 8:30). El sincero discurso del Salvador, su firme profesión de su obediencia al Padre que lo envió: todo esto derramó la santa fe en los corazones de los que lo escuchaban, sin embargo, no pudieron arrebatar sus corazones de su preciado sueño de un levantamiento contra los romanos bajo la dirección del esperado Mesías, del exterminio de todos sus enemigos y la subyugación del mundo entero a sí mismos,  basando tales esperanzas en una interpretación errónea del séptimo capítulo del Libro de Daniel y otras profecías. Tal y solo tal comprensión del estado de ánimo actual de aquellos que escucharon a Cristo nos deja en claro la pertinencia y consistencia de las palabras de consuelo que el Señor extendió a los que creyeron en él. Sus palabras fueron estas: “Si continuáis en mi palabra, ciertamente sois mis discípulos; y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres ”(Jn. 8:32).

Antes, no se había hablado en absoluto de libertad: El Señor aquí responde a los pensamientos y deseos secretos de aquellos que lo escuchaban. Pero esta respuesta no agradó a la multitud. “Ellos le respondieron: Somos la simiente de Abraham, y nunca estuvimos en esclavitud con ningún hombre. ¿Cómo dices tú que serás libre? ”(Jn. 8:33). ¿Fue esta respuesta una provocación con el objetivo de obligar al Salvador a mencionar el yugo romano, como lo fue más tarde la cuestión de la moneda y la calumnia de Cristo ante Pilato al afirmar que Él se llamó a sí mismo rey y ordenó que no se le diera tributo al César? Lucas 23: 2), cuando amenazaron a Pilato con denuncia ante César (Jn. 19:12), ¿O es lo que tenemos aquí simplemente un odio extremo al yugo romano, que la gente se negó a reconocer como un hecho? Es posible que fueran todas estas cosas. Legalmente, la nación judía, como la mayoría de las naciones absorbidas por el Imperio Romano, poseía una autonomía que el gobierno romano trató de reducir (Jn. 11:48). pero que la teocracia revolucionaria judía se esforzó por expandir (Jn. 18: 30-31); bajo tales condiciones, el estado de ánimo de las masas de la gente se volvió dicotómico: entre ellos el pueblo lamenta su esclavitud, pero si alguien del exterior les señala su subyugación, comienzan a hablar altivamente de su autonomía y su igualdad con las personas que los sostienen en la sumisión. En tal temperamento dicotómico es la sinceridad que está ausente, En primer lugar, y en esto, parece, está la razón por la que el Señor,  Casi sin previo aviso, comenzó a denunciar a aquellos con quienes hablaba por falsedad satánica, llamándolos hijos del diablo mentiroso y mentirosos (Jn. 8: 55). nuevamente (cf. 6: 49-50) prometiendo bendita inmortalidad a aquellos que creen en Él, en lugar de un reino terrenal (Jn. 8: 51). Luego el discurso terminó con el enfriamiento de la gente hacia el Salvador; pero ahora, cuando quedó claro que no valoraba la libertad política de ninguna manera ni de todas las cosas buenas de la vida transitoria del hombre y las naciones en general, Sus interlocutores, doblemente exasperados y más por sus reproches directos contra ellos, recogieron piedras con las cuales bañar al Maestro.

En este discurso, hay que decir, la oposición entre la libertad moral cristiana y la libertad política se proclama con particular claridad en los discursos que, En la mayoría de las interpretaciones, se siguen entendiendo mal; pero son más que comprensibles en nuestra explicación del sentido de este discurso. Mira estas palabras: “Un esclavo [como lo fueron los judíos] no permanece para siempre en una casa; El hijo permanece para siempre. Por lo tanto, si el hijo te libera, serás verdaderamente liberado ”(Jn. 8: 3536). La verdadera libertad, en el contrapeso imaginario, es una libertad moral, cristiana, en la que el cristiano permanece eternamente; y la gente, conservándola, permanecerá eternamente en la casa del Padre celestial con Su Hijo, es decir, en la Iglesia con Cristo, e incluso aquí en la Tierra Prometida, de la cual los esclavos del pecado, a pesar de que son la semilla de Abraham (Jn. 8: 37) pueden ser conducidos y reemplazados por otra nación o naciones, como sucedió de hecho de acuerdo con otra predicción del Salvador (Mt. 21:43; Lc. 19: 43-44) y, además, en el momento en que esperaban establecer un reino judío libre en el tiempo de Vespasiano y Titus [Nota del editor: es decir, el general romano y el segundo al mando que, en el año 70, Aplastó la primera revuelta judía, en la que murieron cerca de dos millones de judíos y se destruyó Jerusalén y el Templo]. Es comprensible que advertencias similares despertaran el odio de los revolucionarios chovinistas. Sin embargo, la curación del hombre nacido ciego, lo que siguió después de esto, nuevamente provocó fe en Él, y aunque las conversaciones posteriores de Cristo una vez más resultaron en que los judíos intentaron arrojar piedras contra él, el número de creyentes aumentó (Jn. 10:21, 42) y la disputa entre los que buscaron el reino celestial y los que buscaron uno terrenal se intensificó entre la gente e incluso entre los fariseos (Jn. 7:12, 9:16 , 10:19).

II.

El milagro de la resurrección de Lázaro intensificó la división, así como el temor del Sanedrín por la solidaridad revolucionaria de la nación que hasta ahora estaba sometida a ellos; y había motivo para su miedo. Mientras el Señor, desaprobando las esperanzas terrenales de Israel, había prometido a los creyentes la vida eterna solo oralmente. Su mensaje fue incapaz de cautivar a muchos. – al contrario, alejó a muchos de Él, porque era una promesa incapaz de cumplirse (Jn. 6: 58-60; 8:52).

Pero el asombroso milagro de la resurrección de los muertos de un hombre en la tumba cuatro días confirmó con tanta claridad las promesas de vida eterna de Cristo a aquellos que creyeron en Él, y pudimos satisfacerlos con la fe de Cristo hasta tal punto, que no solo se llenaron con esa fe, como lo testifica Juan (Jn. 11:45) pero incluso preparó un saludo triunfal para Él en Jerusalén, mientras que los apóstoles trataron de persuadirlo de que no fuera a Jerusalén, pero finalmente escucharon las palabras de Tomás: “Vámonos también, para que muramos con él” (Jn. 11: 16). Sin embargo, el rapto de la gente fue la razón de la sentencia de muerte pronunciada sobre el Salvador en el Sanedrín.

Desafortunadamente, los comentaristas generalmente entienden esta oración en un sentido completamente en desacuerdo con su significado real. “Entonces muchos de los judíos que vinieron a María y vieron las cosas que Jesús hizo, creyeron en él. Pero algunos de ellos fueron a los fariseos y les contaron lo que Jesús había hecho. Luego reunieron a los principales sacerdotes y fariseos un concilio, y dijeron: ¿Qué hacemos? Porque este hombre hace muchos milagros. Si lo dejamos así solo, todos los hombres creerán en él; y los romanos vendrán y se llevarán nuestro lugar y nuestra nación ”(Jn. 11: 45-48).

Los comentaristas miopes encuentran aquí el temor del Sanedrín a los romanos en el sentido de que más tarde podrían tomar el movimiento religioso cristiano naciente como una revuelta y podrían esclavizar a Judea por completo a sí mismos. Pero los romanos no eran tan estúpidos. Por el contrario, en la persona de Pilato intentaron salvar a Cristo de la enemistad de los judíos, sabiendo que “por envidia le habían entregado” (Mt. 27:18). “¿Soy un judío?” Pilato le preguntó a Cristo en respuesta a su pregunta; “Tu nación y los principales sacerdotes te entregaron. ¿Qué has hecho? ”(Jn. 18:35). No era que el Sanedrín, al imponer una sentencia de muerte al Salvador, reaccionara ante el temor de que los romanos consideraran a los cristianos revolucionarios; por el contrario, temían que, bajo la influencia del Salvador, la gente se enfriara completamente hacia la dirección revolucionaria apoyada por el Sanedrín, dejara de mostrar oposición a las usurpaciones romanas, y que los romanos, sin impedimentos, abolieran la autonomía judía y civilización, algo que Antíoco Epifanes no había logrado, Gracias a la revuelta de los macabeos. Esta es la razón por la que los enemigos de Cristo, aunque no dudaban lo más mínimo de la autenticidad del milagro realizado sobre Lázaro y el resto de los milagros de Cristo, y estaban listos para reconocer su inocencia, estuvieron de acuerdo con el veredicto fatal de Caifás y “de ese día en adelante Concilio juntos para darle muerte ”(Jn. 11: 53). Fueron ellos los que se alarmaron por la creciente creencia en Cristo. “Pero los principales sacerdotes consultaron que también podrían matar a Lázaro, porque, por su razón, muchos de los judíos se fueron y creyeron en Jesús” (Jn. 12: 10-11), y cuando la entrada triunfal del Señor en Jerusalén tuvo lugar, “Los fariseos … dijeron entre sí, ¿Perciben cómo no prevalece nada? ¡He aquí, el mundo se ha ido tras Él! ”(V. 19). ¿En qué fue que prevalecieron nada? Obviamente, en sus intentos por detener el honor mostrado al Salvador entrante (Lucas 19: 39) y en la preparación de un levantamiento popular. Además, la entrada triunfal del Señor en Jerusalén no solo causó ansiedad a los romanos, a pesar de que “toda la ciudad fue conmovida” (Mt. 21: 10), pero por su propia naturaleza era completamente antirrevolucionario, pacífico, como la personificación de una autoridad puramente espiritual, que es ajena no solo a la violencia y al armamento. pero también a todo tipo de lujos, en cumplimiento de las palabras del profeta Zacarías: “Alégrate mucho, oh hija; proclamalo en voz alta, oh hija de Jerusalem; He aquí, el Rey viene a ti, justo, y un Salvador; Él es manso y montado sobre un asno, y un potro joven. Y destruirá los carros de Efraín, y el caballo de Jerusalén, y el arco de la guerra será completamente destruido; y habrá abundancia y paz de las naciones. . . ”(Zech. 9: 9-10). Esta profecía, tan claramente cumplida en la entrada real del Señor en Jerusalén (Mt. 21: 5; Jn. 12:15), fue bastante extraña para el espíritu militante y revolucionario, como lo fue el mismo evento anunciado. y es totalmente comprensible que los enemigos de Cristo, quienes estaban haciendo planes para una revuelta armada contra los romanos, sintieron que el terreno estaba a punto de ser cortado por debajo de ellos y decidieron, pase lo que pase, destruir al Salvador, aunque esto no sería tan fácil de acuerdo con las leyes bíblicas, ya que He visto más arriba.

De acuerdo con el sentido literal de la ley, que señalamos, era esencial que dos o tres testigos pusieran sus manos sobre la cabeza del acusado y declararan definitivamente de qué era lo que lo acusaban. Antes de este día, nadie había resuelto hacerlo, a pesar de los intentos de los fariseos y del sanedrín por encontrarlos. Además, la gran mayoría de la gente estaba del lado de Cristo. Enfurecidos por la parábola de Cristo de los perversos enredaderas, los sacerdotes y los ancianos “trataron de agarrarlo, pero temían a la gente” (Mc. 12:12), más aún cuando en el momento de las disputas de Cristo con los fariseos. “La gente común lo escuchó con alegría” (v. 37) Todo esto ocurrió después de la entrada del Señor en Jerusalén. Por lo tanto, es evidente que el cambio en el estado de ánimo de la gente que se reveló en presencia de Pilato no se desarrolló durante un período de cinco días, como suele afirmarse en los sermones, sino en un período de tiempo mucho más corto. Justo como lo veremos pronto, pero ahora recordemos que incluso el miércoles de la Semana de la Pasión los enemigos de Cristo “temían” a las personas que estaban bien dispuestas hacia Él, porque ese día Judas “prometió y buscó oportunidad de traicionarlo ante ellos en ausencia de la multitud ”(Lc. 22: 2-6). Sin embargo, con esta declaración del traidor, la única dificultad para arrestar al Salvador fue finalmente eliminada: un testigo había sido encontrado. Es comprensible que “se alegraron y acordaron darle dinero” (v. 5). En consecuencia, su razón para necesitar al traidor no fue en absoluto para que le indicara dónde estaba Jesús solo con sus discípulos: Habría sido más fácil para ellos localizar a doce hombres en la ciudad a través de sus propios sirvientes; pero según la ley bíblica, no tenían derecho a asediar a Cristo sin un acusador, y según la ley romana no podían ejecutarlo a menos que el procurador lo aprobara. y consecuentemente sin un arresto preliminar. Judas hizo lo que prometió, aunque no exactamente: decidió no poner su mano sobre la cabeza del Maestro, pero reemplazó este gesto ritual por un beso, diciéndole a los guardias y a los fariseos: “A quien yo bese, ese mismo es Él; tómalo, y llévalo a salvo “(Mar. 14: 4). Por eso el Señor dijo: “Judas, ¿traicionas al Hijo del Hombre con un beso?” (Lucas 22:48). Este beso no era una indicación de cuál del grupo era Jesús, ya que todos o la mayoría de los que estaban con Judas lo conocían; No, su beso fue el gesto ritual necesario para la detención del acusado. Pero el gesto ritual no fue exacto, y tal vez es por esta razón que los soldados decidieron no echar mano del Salvador de inmediato. Y Él mismo no los ayudó, arrojándolos al suelo de antemano con el poder de su espíritu.” “A quien buscáis”. . “Jesús de Nazaret”. “Yo soy El”. “Entonces, la banda y el capitán y los oficiales de los judíos tomaron a Jesús y lo ataron” (Jn. 18: 4-12).

El Señor fue llevado ante el sumo sacerdote para ser juzgado en la noche, en violación de la ley, pero el informante, atormentado por su conciencia, se escondió y poco después se ahorcó. Nuevamente hubo dificultades: ¿cómo podría uno conducir un juicio sin los testigos que habían traicionado al acusado ante el tribunal? La ley de Dios dice: “Morirá en el testimonio de dos o tres testigos; un hombre condenado a muerte no será condenado a muerte por un solo testigo. Y la mano de los testigos estará sobre él hasta la muerte, y la mano de la gente al final ”(Deut. 17: 6-7). Por otra parte, hay una condición: “Preguntarás y preguntarás, y buscarás diligentemente” (Deut. 13:14).  Los enemigos de Cristo sabían que incluso entonces la gente estaba de su lado, y comprendieron que tendrían que asumir una tremenda responsabilidad por este hecho terrible, y por lo tanto tenían doble miedo de violar el requisito de la ley. El Libro de los Hechos refuerza nuestra convicción de que los principales sacerdotes y los fariseos “temían a la gente, para que no fueran apedreados” (Hechos 5:26). y reprocharon a los discípulos de Cristo, diciendo: “¡Vosotros… queréis traer la sangre de este Hombre sobre nosotros!” (v. 28).

Foto: Cortesía de thoughtsintrusive

QNavy
QNavy is a pool a 3 former Navy Officers, U.S. Navy & French Navy, who served proudly their countries, specialized in conflict analysis as per their respective skills & experience on Special Ops. #NavyVetUnited

Quantum Financial System ousts the Fraudulent Monetary System

Previous article

Kyrgyzstan prime minister resigns amid election protests

Next article

You may also like

Comments

Comments are closed.