South America

¿Qué es lo que acaba de ocurrir en Ucrania?

0
[este análisis fue escrito para la Unz Review]

Antes de analizar lo que acaba de ocurrir en Ucrania, debemos recordar la secuencia de acontecimientos que han conducido a la situación actual. Intentaré hacer un breve resumen (saltándome muchos detalles) al estilo de las viñetas:

1.- No sabemos si acaso Ze tenía inicialmente la intención de detener la guerra en el este de Ucrania, pero lo que sí sabemos es que no sólo fracasó en detenerla, sino que en muchos aspectos sus políticas fueron incluso peores que las de Poroshenko. Este podría ser otro caso del conocido fenómeno de que un político supuestamente “pro-paz y felicidad” sea acusado de ser “débil” y, por tanto, de no ser “presidencialista”; entonces este político tiene que demostrar que su “fuerza” es el “patriotismo”, es decir, actuar imprudentemente en el frente exterior. Lo vemos en políticos supuestamente “liberales”, como los demócratas en Estados Unidos y los laboristas en Israel. Históricamente, los “liberales” son los iniciadores más comunes de guerras . Ze mostró su debilidad casi desde el primer día, y los ucronazis aprovecharon inmediatamente esta oportunidad para emprender una campaña masiva de varios niveles para comenzar la guerra contra Rusia. Esto dio lugar a:

2.- Un repudio casi oficial de los Acuerdos de Minsk y de la Fórmula Steinmeier por parte de Kiev, seguido de un fuerte aumento de las declaraciones belicosas y, lo que es más importante, un movimiento de fuerzas a gran escala (incluyendo tanques, artillería pesada, MLRS e incluso misiles balísticos) hacia la línea de contacto. Al mismo tiempo, los políticos ucronazis comenzaron a hacer declaraciones diciendo que a) el ejército ucraniano era capaz y estaba dispuesto a “liberar” toda la tierra ucraniana “ocupada por Rusia”, incluyendo tanto el Donbass como Crimea b) que Rusia iba a atacar a Ucrania de todos modos y c) que el consolidado Occidente tenía que ayudar a Ucrania porque sólo las fuerzas ucranianas estaban impidiendo que las hordas rusas borrachas asiáticas invadieran no sólo Ucrania, sino incluso el resto de Europa. Dado que Ucrania simplemente no tiene institucionalidad, esto plantea la cuestión de la racionalidad de los EE.UU. (y, en menor medida, el Reino Unido) en estos movimientos. Es muy sencillo:

3.- Obligar a Rusia a intervenir abiertamente para proteger a la población del Donbass del inevitable genocidio que los ucronazis habrían llevado a cabo con la población de la RNLD.
¿Qué tan bueno era este plan? Yo diría que era un plan muy sólido que, para los Estados Unidos, significaba una situación en la que todos salían ganando. Así es como debería haber sido:

En primer lugar, las fuerzas ucranianas atacarían la RNLD, probablemente a lo largo de tres ejes: uno entre la ciudad de Gorlovka y Donetsk, otro atacando frontalmente Donetsk propiamente dicho, no para invadir la ciudad, sino para inmovilizar a las fuerzas de la RNLD en protección de su capital, y otro en el sur con el objetivo de alcanzar la frontera rusa. De este modo, los defensores de la RNLD tendrían que defender su capital y, al mismo tiempo, arriesgarse a ser envueltos en dos ejes. Recordemos que la RNLD no tiene profundidad estratégica (Donetsk está prácticamente en la línea del frente) y que los defensores de la RNLD no podrían cambiar espacio por tiempo.

[Nota al margen: He visto a algunos “expertos” decir que, dado que los ucranianos han colocado un gran número de minas, está claro que no van a atacar, ya que perderían tiempo -y posiblemente hombres- tratando de cruzar estos campos minados. En primer lugar, no hay forma de saber si estas minas son reales o falsas (muchas de ellas también tienen un temporizador de todos modos) pero, en segundo lugar, lo más importante es que una fuerza atacante siempre quiere concentrarse en un lugar específico de la línea de contacto, lo que significa que las fuerzas atacantes no sólo tienen que atacar, sino también protegerse de los contraataques enemigos: los campos minados son muy eficaces para proporcionar este tipo de protección. Los movimientos “defensivos” pueden ser, y son, en realidad, parte integrante de cualquier plan ofensivo].

Por supuesto, la gran pregunta era ésta: ¿podrían las fuerzas de la RNLD detener a los ucronazis? Hay quienes piensan que sí, y otros que no. En lugar de sugerir una respuesta, veamos las dos opciones:

Opción 1: las fuerzas de la RNLD detienen con éxito la invasión ucraniana:

Este sería, de lejos, el mejor resultado para Rusia, pero para la RNLD este resultado, aunque mejor que una derrota, probablemente provocaría muchas muertes y destrucción. Sabemos que tanto el ejército ucraniano como las fuerzas de la RNLD han sido profundamente reformados y reestructurados desde 2014. De manera crucial, las fuerzas de la RNLD pasaron de ser milicias autoorganizadas y dispares a una fuerza militar convencional capaz de realizar operaciones de armas combinadas a nivel operativo. ¿Sería esto suficiente para detener a una fuerza ucraniana más grande? Es posible. Pero esto no es en absoluto seguro, no sólo porque la guerra es algo imprevisible para empezar, sino también porque realmente no tenemos forma de saber lo bien que se reformó el ejército ucraniano. Si lo que recibieron fue el mismo tipo de “entrenamiento” que los georgianos en los años previos al 08.08.08, entonces hay buenas razones para dudarlo. Sin embargo, los líderes de la RNLD no se dedicaron a la bravuconería ni a agitar banderas tontamente, sino que se tomaron la amenaza muy en serio, lo que nos indica que no estaban seguros en absoluto de lo que pudiera ocurrir. Ahora veamos la opción 2:

Opción 2: las defensas de la RNLD acaban colapsando en uno o incluso varios lugares:

¿Qué pasa si las fuerzas de la LDNR no logran detener a los ucranianos? En este punto, Rusia no tendría más remedio que intervenir para salvar a la población del Donbass (¡más de medio millón ya tienen pasaporte ruso!). No voy a discutir aquí las opciones que tendría un contraataque de RNLD+Rusia o cuántas tierras ocupadas por los ucranianos podría o debería liberar Rusia (ese no es el tema aquí). Sin embargo en este caso, hay dos cosas absolutamente seguras:

1.- Rusia derrotaría ampliamente cualquier combinación de fuerzas ucranianas.
2.- Los EE.UU. y la OTAN declararían un estado de cuasi guerra con Rusia y crearían algo similar al Muro de Berlín a lo largo de cualquier línea de contacto que resultara de un contraataque ruso.

En este escenario, el mayor perdedor sería, por supuesto, Ucrania. Pero el siguiente perdedor sería Rusia, porque en lugar de “sólo” lidiar con un régimen nazi chiflado en la puerta de al lado, Rusia se enfrentaría ahora a un Occidente consolidado histéricamente paranoico y rusófobo. Al final de esa guerra, Rusia se enfrentaría a algo similar a lo que ocurrió al final de la guerra de Corea: un alto el fuego seguido de décadas de tensiones.

El gran ganador sería EE.UU.: su principal instrumento para la colonización de Europa (la OTAN) encontraría por fin un propósito en la vida (detener a los rusos, por supuesto), el NS2 y otras cooperaciones entre la UE y Rusia se congelarían casi por completo, haciendo que la economía europea no fuera competitiva frente a la de EE.UU., y el MIC de EE.UU. se lo pasaría en grande vendiendo hardware militar muy caro, aunque no muy eficaz, a todos los países europeos. Y esa victoria estratégica de Estados Unidos no le costaría ni un solo soldado. ¿Qué podría no gustarles?

Bueno, para Rusia este sería un resultado muy malo. Sí, Rusia tiene los medios para enfrentarse militarmente a Estados Unidos y a la OTAN, pero política y económicamente, esto perjudicaría los intereses rusos, no de forma crítica, pero sí sustancialmente.

Además, está lo siguiente: Ucrania es un estado fallido completamente desindustrializado, peor que muchos países africanos. Mientras que se han hecho muchos aspavientos tanto dentro de Ucrania como en los medios de comunicación heredados de Occidente, la pandemia de COVID y sus horribles consecuencias dentro de Ucrania se han vuelto imposibles de ocultar o negar, especialmente para el propio pueblo ucraniano. En este momento, toda Ucrania es como un jarrón en una tienda: si lo rompes, eres el dueño y debes arreglarlo. Incluso si excluimos un resultado en el que los tanques rusos se detengan en las fronteras occidentales de Ucrania y tomamos una opción intermedia en la que los rusos se detengan en el río Dniéper, esto tendría enormes consecuencias para los rusos, entre otras:

1.- La línea del frente entre los ucronazis y las fuerzas de la RNLD+Rusia se extendería masivamente haciéndose mucho más larga, aunque cada kilómetro de esa línea de contacto tendría que ser protegido. Esto plantea la pregunta: ¿protegida por quién?
2.- El bando ruso heredaría de repente varias grandes ciudades (Chernigov, Kharkov, Poltava, Dnepropetrovsk, Zaporozhia, Mariupol, Berdiansk, etc.). Los rusos no sólo tendrían que limpiar estas ciudades de los insurgentes ucranianos y de las fuerzas rezagadas, sino que Rusia también tendría que reconstruirlas y alimentar a una población mucho mayor que la actual de la RNLD.
3.- La economía rusa simplemente no puede soportar la carga de lo que actualmente es una Ucrania dirigida por los nazis, que se ha convertido en un enorme agujero negro que absorbe enormes reservas y no deja salir nada (excepto a los ucranianos que emigran). En el mejor de los casos, Rusia está invirtiendo actualmente miles de millones de rublos para reconstruir Crimea (que los nazis siempre odiaron y descuidaron -excepto para construirse mansiones en el Mar Negro-) mientras que apenas mantiene a flote la RNLD.

Fue el Occidente consolidado (EEUU+Reino Unido+UE) quien destruyó Ucrania, y los rusos aprovecharán para hacer responsable a Occidente de arreglar lo que rompió, y eso no sucederá ya que la UE no tiene los medios para hacerlo ahora mismo mientras que EEUU no está directamente amenazado por esta situación y por lo tanto no tiene razones para intervenir más allá de asegurarse de que el régimen de Kiev siga a) rabiosamente antirruso y b) totalmente bajo el control de EEUU.

Por lo tanto, ni la opción 1 ni la 2 serán deseables para Rusia. Así que Putin creó la opción 3.

La opción 3 de Putin:

En respuesta a la aparentemente imparable escalada hacia la guerra fue algo que nadie en Occidente esperaba: Putin utilizó el pretexto de los ejercicios militares programados regularmente para aumentar rápida y dramáticamente las capacidades rusas cerca de Ucrania: Rusia trasladó dos ejércitos (el 58 y el 41) y tres divisiones aerotransportadas (la 7ª, la 76ª y la 98ª) hacia las regiones occidentales de Rusia (incluida Crimea). Los rusos también trasladaron casi toda su Flotilla del Caspio al Mar Negro. Más buques de guerra rusos entraron en el Mar Negro a través del Bósforo. A continuación, los seis submarinos diesel-eléctricos avanzados del tipo 636.3 (posiblemente los más silenciosos del planeta, a velocidad de crucero normal producen menos ruido que el entorno, verdaderos agujeros negros acústicos) salieron a patrullar. Por último, Rusia desplegó sus sistemas de misiles de defensa costera Bal y Bastion, convirtiendo todo el Mar Negro en un campo de tiro al blanco ruso). Y, lo que es más importante, Rusia hizo todo eso muy públicamente, a plena luz del día, anunciando oficialmente sus movimientos militares y sin molestarse en ningún tipo de camuflaje o engaño.

Para los ignorantes de las realidades militares esto parecía que Rusia estaba “amenazando a Ucrania”. Esto es una absoluta tontería. Todo lo que Rusia tiene que hacer para amenazar a Ucrania es recordar a los ucranianos que las armas rusas de largo alcance son suficientes para aniquilar a los militares ucranianos y que Rusia puede utilizar estas armas de separación sin mover ninguna fuerza. No, el verdadero objetivo de estos movimientos militares rusos no era Ucrania, sino el propio Occidente, especialmente cualquier fuerza occidental lo suficientemente estúpida como para decidir entrar en la guerra y ayudar militarmente a Ucrania. ¿Por qué? Una vez más, ofreceré mi punto de vista sobre cómo podría haber evolucionado esta situación:

En primer lugar, si los ucranianos atacaran a la RNLD, las fuerzas de la ERD asumirían el golpe inicial e intentarían contener el avance ucraniano.
Los rusos declararían una zona de exclusión aérea sobre la zona de operaciones y golpearían a las fuerzas ucranianas en avance con su formidable potencia de fuego. El resultado no presenta dudas.
Si los países de la OTAN+UE decidieran intervenir, por ejemplo enviando varios batallones polacos a Ucrania. Las fuerzas de EE.UU. y el Reino Unido realizarían operaciones aéreas de reconocimiento volando cerca de la línea de contacto (o incluso sobre ella) y enviando fuerzas especiales. Tras unos cuantos avisos (o no), los rusos decidirían derribar uno de estos aviones de inteligencia o drones. Occidente decidiría “mostrar su solidaridad” lanzando ciberataques contra Rusia, imponiendo aún más sanciones y enviando aún más fuerzas aéreas a la Ucrania occidental.
En este punto, EE.UU.+OTAN+UE y Rusia estarían al borde de una gran guerra. Pero aquí se encuentra lo crucial: al mover dos ejércitos y tres divisiones aerotransportadas (¡una fuerza enorme, mucho más grande y más capaz que cualquier combo de fuerzas de la OTAN!) tan rápidamente Rusia, demostró a la OTAN que puede lograr rápidamente una enorme ventaja numérica en cualquier lugar donde alguna fuerza de la OTAN decidiera atacar. A la inversa, ninguna nación de la OTAN tiene la capacidad de concentrar sus fuerzas convencionales tan rápidamente y en cualquier punto de la línea del frente.

Nota al margen: comparar el tamaño de las fuerzas es una forma de “contar frijoles” y no sirve de nada. Realmente no importa mucho el tamaño de una fuerza, lo que importa es la proporción de fuerzas a lo largo de los sectores clave de la FEBA o del frente (suponiendo que haya un “frente”, que a veces no existe realmente) y en un momento determinado.

Además, hay que tener en cuenta que, a diferencia de la mayoría de las fuerzas aerotransportadas occidentales, las fuerzas aerotransportadas rusas están totalmente mecanizadas, incluso tienen algunos tanques, muchos vehículos blindados, su propia artillería y una capacidad de movimiento muy rápida (¿recuerdas a los Rusbat en Bosnia yendo a Pristina casi de la noche a la mañana?) Las fuerzas aerotransportadas occidentales son fuerzas de ataque diseñadas para imponer la hegemonía imperial occidental en todo el mundo, por lo que tienen que ser mucho más ligeras. Los rusos no tienen necesidad de enviar fuerzas aerotransportadas al otro lado de la frontera, las necesitan para defender a Rusia y estar desplegadas a menos de unos 1000 km de las principales fuerzas rusas. Por lo tanto, Rusia “sacrificó” la movilidad estratégica de sus fuerzas aerotransportadas para darles una movilidad táctica y operativa y una potencia de fuego que las fuerzas aerotransportadas occidentales no pueden ni soñar. Entonces, ¿qué podrían hacer estas tres divisiones en el contexto de un ataque ucraniano?

Bueno, harían aquello para lo que están diseñadas en su mayoría, desplegarse tras las líneas enemigas, destruir (o mantener) objetivos estratégicos (como puentes, centrales eléctricas, bases de misiles, etc.) mantener algún lugar estratégico o presentar una amenaza desde la retaguardia a los ucranianos. Pero eso pasa por alto la gran reforma que han sufrido las fuerzas AB rusas. También son fuerzas de gran movilidad y alta disponibilidad que, por ejemplo, podrían desplegarse para proteger a la fuerza rusa de mantenimiento de la paz en Transnistria (un movimiento así también estaría protegido por las capacidades de fuego de largo alcance tanto de la Flota del Mar Negro como de las Fuerzas Aeroespaciales rusas). También podrían desplegarse unidades AB rusas en la retaguardia ucraniana para crear el caos e interrumpir las líneas de suministro ucranianas. Por último, cualquier fuerza polaca que amenazara con intervenir podría ser rápidamente atacada y destruida. De nuevo, eso enfurecería a los políticos occidentales, y es en este momento cuando los rusos podrían mover sus ejércitos a través de la frontera para demostrar que cualquier combinación de fuerzas occidentales sería aniquilada. Esto dejaría a Occidente sólo dos opciones: replegarse u optar por lo nuclear. Y no parece que Occidente quiera recurrir a la energía nuclear, por lo que la única opción viable sería retirarse. Hasta ahora (las cosas podrían cambiar en el futuro, ¿quién sabe lo loca que puede actuar la OTAN?)

Por último, Putin se dirigió directamente a Occidente en su discurso ante la Asamblea Federal cuando dijo

El sentido y el objetivo de la política de Rusia en el ámbito internacional -sólo diré unas palabras al respecto para concluir mi discurso- es garantizar la paz y la seguridad para el bienestar de nuestros ciudadanos, para el desarrollo estable de nuestro país. Ciertamente, Rusia tiene sus propios intereses que defendemos y seguiremos defendiendo en el marco del derecho internacional, como todos los demás Estados. Y si alguien se niega a entender esta obviedad o no quiere dialogar y opta por un tono egoísta y arrogante con nosotros, Rusia siempre encontrará la manera de defender su postura.
Al mismo tiempo, por desgracia, todo el mundo parece estar acostumbrado a la práctica de las sanciones económicas ilegales por motivos políticos y a los intentos brutales de ciertos actores de imponer su voluntad a otros por la fuerza. Pero hoy en día, esta práctica está degenerando en algo aún más peligroso: me refiero a la recientemente expuesta injerencia directa en Bielorrusia en un intento de orquestar un golpe de Estado y asesinar al Presidente de ese país. Al mismo tiempo, es típico que ni siquiera esas acciones flagrantes hayan sido condenadas por el llamado Occidente colectivo. Nadie parece darse cuenta. Todo el mundo finge que no pasa nada.
Pero escuchen, pueden pensar lo que quieran de, por ejemplo, el presidente ucraniano [Viktor] Yanukóvich o [Nicolás] Maduro en Venezuela. Repito, te pueden gustar o disgustar, incluso Yanukóvich, que estuvo a punto de ser asesinado, también, y sacado del poder mediante un golpe de estado armado. Puedes tener tu propia opinión sobre la política del presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko. Pero la práctica de dar golpes de Estado y planificar asesinatos políticos, incluidos los de altos funcionarios, bueno, esto va demasiado lejos. Esto va más allá de cualquier límite.
Basta con mencionar la admisión hecha por los participantes detenidos en la conspiración sobre un asedio planeado de Minsk, incluyendo planes para bloquear la infraestructura de la ciudad y las comunicaciones, ¡y un cierre completo de todo el sistema de energía en la capital de Bielorrusia! Esto significa realmente que estaban preparando un ciberataque masivo. ¿Qué otra cosa podría ser? No se puede hacer todo con un solo interruptor.
Está claro que hay una razón por la que nuestros colegas occidentales han estado rechazando obstinadamente las numerosas propuestas de Rusia para establecer un diálogo internacional sobre información y ciberseguridad. Hemos presentado estas propuestas muchas veces. Ellos evitan incluso discutir este asunto.
¿Y si hubiera habido un intento real de golpe de Estado en Bielorrusia? Después de todo, este era el objetivo final. ¿Cuántas personas habrían resultado heridas? ¿Qué habría sido de Bielorrusia? Nadie está pensando en esto.
Al igual que nadie pensaba en el futuro de Ucrania durante el golpe de Estado en ese país.
Mientras tanto, los movimientos inamistosos hacia Rusia también han continuado sin cesar. Algunos países han adoptado una rutina indecorosa en la que se meten con Rusia por cualquier motivo, la mayoría de las veces, sin motivo alguno. Es una especie de nuevo deporte de quién grita más fuerte.
En este sentido, nos comportamos de forma extremadamente contenida, incluso diría que modesta, y lo digo sin ironía. A menudo, preferimos no responder en absoluto, no sólo a los movimientos poco amistosos, sino incluso a las groserías. Queremos mantener buenas relaciones con todos los que participan en el diálogo internacional. Pero vemos lo que ocurre en la vida real. Como he dicho, de vez en cuando se meten con Rusia, sin razón alguna. Y, por supuesto, todo tipo de tabaquis mezquinos corren alrededor de ellos como Tabaqui corría alrededor de Shere Khan – todo es como en el libro de Kipling – aullando con el fin de hacer feliz a su soberano. Kipling era un gran escritor.
Realmente queremos mantener buenas relaciones con todos los que se dedican a la comunicación internacional, incluidos, por cierto, aquellos con los que no nos hemos llevado bien últimamente, por decirlo suavemente. No queremos quemar puentes. Pero si alguien confunde nuestras buenas intenciones con indiferencia o debilidad y pretende quemar o incluso volar esos puentes, debe saber que la respuesta de Rusia será asimétrica, rápida y dura.
Aquellos que estén detrás de provocaciones que amenacen los intereses fundamentales de nuestra seguridad se arrepentirán de lo que han hecho como no se han arrepentido de nada en mucho tiempo.

Putin amenaza muy raramente, pero cuando lo hace, la gente le escucha porque entienden que sus advertencias nunca son en vano y que cuando promete algo tiene los medios para materializar su amenaza (en este caso, 2 Ejércitos de Armas Combinadas y 3 Divisiones Aerotransportadas, todo ello respaldado por armas rusas de largo alcance e hipersónicas y, si todo lo demás falla, por la tríada nuclear más moderna y robusta del planeta). En cuanto a lo que sería una “línea roja” rusa, Putin decidió dejar deliberadamente este punto en la ambigüedad diciendo únicamente que “sólo tengo que dejar claro que tenemos suficiente paciencia, responsabilidad, profesionalidad, confianza en nosotros mismos y certeza en nuestra causa, así como sentido común, a la hora de tomar una decisión de cualquier tipo. Pero espero que a nadie se le ocurra cruzar la “línea roja” con respecto a Rusia. Nosotros mismos determinaremos en cada caso concreto dónde se trazará“. El objetivo de esta ambigüedad estratégica es dejar a Occidente adivinando cuándo es seguro hacer un movimiento y cuándo no. Esto simplemente maximiza el efecto disuasorio del resto de su discurso.

Y, hoy, los rusos han “aclarado” que el estrecho de Kerch no está cerrado al tráfico, ni siquiera al ucraniano. “Todo” lo que hizo Rusia fue declarar algunas zonas de exclusión con fines de ejercicios militares, pero el tráfico bajo el puente de Crimea sigue abierto. Así es. ¿Y cuánto tardará Rusia en volver a cerrar (de verdad) ese estrecho? Minutos. Esta amenaza tácita es principalmente una amenaza para los ucranianos, mostrándoles lo fácil que sería para Rusia cortar sus líneas de comunicación si amenazan a Rusia.

Es verdad, Putin ganó este asalto con bastante elegancia, sin que muriera un solo soldado ruso. Pero el problema es que este innegable éxito ruso realmente no resuelve nada. Todas las causas que llevaron al régimen ucraniano a llevar a toda la región al borde del abismo siguen presentes. Dentro de Ucrania nada ha cambiado y, si acaso, las cosas son aún peores: censura total de los canales de televisión de la oposición, persecuciones políticas (incluyendo torturas y secuestros), la misma retórica belicista. La economía está en ruinas y los ucranianos emigran por millones (tanto a Rusia como a la UE), los escuadrones de la muerte nazis siguen gozando de total impunidad y, por supuesto, la catástrofe total del COVID (Occidente da a los ucranianos armas letales para que las usen contra los rusos, pero ninguna vacuna, y ¡mucha más gente está muriendo de COVID en Ucrania que en el frente! Estos son los “valores” “europeos” y “occidentales” en acción…)

Sin duda, parece que una combinación de las reservas europeas y el riesgo de que los miembros de la élite gobernante en Kiev sean eliminados físicamente por los ataques rusos, posiblemente combinado con la comprensión por parte de la Administración “Biden” de que un estallido total en Ucrania tensaría las relaciones entre Estados Unidos y Europa (habrá mucha culpa para repartir a todos lados) dio lugar a la actual desescalada percibida.

Lamentablemente, y a pesar de la actual tregua, una guerra de cualquier tipo entre Rusia y Ucrania aun sigue siendo probablemente inevitable. En este momento, el grueso de las fuerzas rusas está regresando a sus zonas normales de despliegue, y probablemente algunas se queden. También podemos estar seguros de que los rusos harán una importante revisión posterior a la acción para averiguar qué salió mal y qué debe cambiarse. Como resultado, la próxima vez, los rusos moverán sus fuerzas aún más rápido.

Pero, ¿qué pasa con Estados Unidos, sus apoderados de la OTAN y el régimen ucraniano?

Estados Unidos sigue tratando de retomar el control de una situación internacional que claramente se le ha ido de las manos al aspirante a hegemón mundial. Y lo que es más importante, la situación interna de EE.UU. es realmente crítica con muchas crisis muy graves que se producen simultáneamente. Sí, también hay mucha fachada en los medios de comunicación estadounidenses, pero la mayoría de la gente ve y sabe lo que realmente está pasando. Lo que significa que EEUU es tan débil como inestable. Por último, a juzgar por las escasas capacidades intelectuales de los responsables de la toma de decisiones en EE.UU., siempre deberíamos esperar algo tonto o incluso peligroso, o ambas cosas, de esta Administración por y para los Woke-freaks (especialmente desde que la “diversidad” ha sustituido por completo a la “competencia”).

La OTAN y la UE están en un aprieto. Mientras algunos países se vuelven “totalmente locos” (la República Checa y los habituales 3B+PU) otros intentan desesperadamente mantener las cosas unidas (Alemania). En cuanto al régimen de Kiev, se aferra a duras penas al poder y no le quedan más opciones que redoblar la apuesta una y otra vez. Lo más importante es que la junta de Kiev seguirá culpando a Rusia de absolutamente todo y de cualquier cosa (aproximadamente el 99% de lo que hace la clase política ucraniana hoy en día es odiar a Rusia y amenazar con derrotarla militarmente).

Nada de eso puede calificarse de “paz” en ningún sentido significativo de la palabra (la gente muere todos los días, casi todos ellos civiles). Lo peor de todo es que las mismas causas sólo pueden conducir a los mismos resultados, y es muy poco lo que se puede hacer para cambiar esto. Por lo tanto, en el mejor de los casos, lo que estamos viendo es sólo un indulto. Pero mientras una banda de matones neonazis siga ostentando el poder en Kiev, la guerra será casi inevitable. La verdadera paz sólo llegará cuando los ucronazis estén muertos, o encarcelados, o de vuelta en Canadá. Hasta entonces no habrá paz, sino grados de guerra.

El Saker

QNavy
QNavy is a pool a 3 former Navy Officers, U.S. Navy & French Navy, who served proudly their countries, specialized in conflict analysis as per their respective skills & experience on Special Ops. #NavyVetUnited

Russia: Northern Fleet starts removing oldest ballistic missile subs

Previous article

Joint Session of Congress “Virtual Box” with First Lady Jill Biden

Next article

You may also like

Comments

Comments are closed.